Francisco en Bolivia

‘El Papa alienta a Evo en su política inclusiva’

Alicia Barrios. Es una de las mejores amigas de Jorge Mario Bergoglio antes de convertirse en el papa Francisco, una de las periodistas que más conoce al Santo Padre. Escribió el libro Mi amigo, el padre Jorge, que se convirtió en un best seller tras la asunción del Pontífice. La Razón la entrevistó en su radio, en Buenos Aires, y pudo conocer más sobre el primer Obispo de Roma latinoamericano: su aprecio por Evo Morales, su relación con la dictadura argentina y su visión del peronismo.

Alicia Barrios

Alicia Barrios Foto: Lilia Camacho

La Razón (Edición Impresa) / Lilia Camacho / Buenos Aires

00:00 / 04 de julio de 2015

Alicia Barrios es periodista y trabaja en Crónica, uno de los periódicos más populares de Argentina. Además es parte de la sección multimedia del periódico y divide su tiempo entre la conducción de un programa radial online y la dirección de radio Papa Francisco, creada por el Sindicato Obrero de Marinos Unidos. 

En el ámbito periodístico, Alicia es también una de las fuentes más confiables y requeridas a la hora de hablar de Francisco. Es su amiga y una de las cronistas invitadas para la cobertura de los viajes papales. En esa posición le ha tocado desmentir algunas cosas que se decían del Santo Padre, a aclarar por los medios, versiones que después son ratificadas en forma oficial desde el Vaticano.

La Razón l a visitó en los estudios de la radio Papa Francisco para conversar sobre su relación con el Obispo de Roma y la expectativa de la visita a Bolivia.

Alicia despliega su voz en el micrófono, a su lado está una de las locutoras más prestigiosas de la locución argentina, Estela Montes. Ambas miran la luz roja que indica que están al aire y arman un relato radial que lleva al oyente hasta Formosa y dan cuenta de cómo están esperando al Sucesor de Pedro para su visita a Paraguay. Formosa es zona fronteriza con el país guaraní. Luego, llega el corte y su productora se acerca para pasarle las novedades. Alicia escucha, pero parece hablar con la mirada a través de sus ojos verdes, que se iluminan cuando pide que no le interrumpan porque dará una entrevista sobre su amigo Jorge. Mientras se alista, cuenta que tiene un recuerdo encantador de La Paz. Trabajaba para un programa de televisión y tenía que ir a la sede de gobierno de Bolivia, ella presentía que estaba embarazada de su primera hija.

Llegó al aeropuerto y le comentó al médico, y éste le recetó que tome mate de coca. Cuando ya estaba en el hotel, el galeno le confirmó que estaba embarazada. “Fue emocionante, pero me hacía daño la altura y tuve que andar con mi tubo de oxígeno y tomando mate de coca todo el tiempo”. Pero no es por miedo a la altura que no viaja a Bolivia, sino por sus compromisos laborales.

Sin embargo, sí irá en el vuelo papal a Ecuador, Paraguay, Cuba, Estados Unidos y Roma.

— ¿Cómo conoció a Jorge Mario Bergoglio y cómo es tenerlo de mejor amigo?

— Yo tenía un programa de radio muy escuchado e invité a la gente a pasar la Nochebuena en la catedral, pasábamos la misa y nos íbamos a nuestras casas. Fueron 14 años que compartí todas las Nochebuenas con Jorge. Recuerdo que habían dos mujeres bolivianas que también compartían con nosotros, Dora y Eugenia; habían ido porque eran oyentes de mi programa y luego se hicieron habitúes. Para mí fue muy fuerte acompañarlo en esa instancia de elección del papado. Le acompañe al cónclave porque iba en su condición de Cardenal.

Febrero siempre fue un mes que pasábamos mucho tiempo juntos, porque es mi cumpleaños y él siempre se iba a Roma, porque había un consistorio u otras actividades. Y en 2013 no se fue, yo le hacía todas las notas. Me llamó el día de mi cumpleaños, el 11 de febrero, me regaló una medalla de San José. Ese día cuando me levanté, abrí la tapa del diario y vi la renuncia de Benedicto XVI, entendí por qué no se había ido a Roma, pero no le dije nada.

Fuimos a la misa en la gruta de la iglesia de Lourdes en Flores, había mucha gente en la calle, no había periodistas, solo estaba yo, no le dieron importancia y él estaba en un momento especial. La gente lo amaba.

— ¿Es cierto que durante la misa una mujer pidió a gritos que Dios lo haga Papa?

— Sí, una mujer le gritó: “¡Que Dios y la Virgen te hagan Papa, Bergoglio!” Y la gente empezó a gritar: “Papa, Papa, Papa”. Y el cura Raúl Laurencena me miró y me comentó: “Mira Alicia, él no va a ser Papa, pero la gente quiere que sea él”. 

Cuando terminó de oficiar la misa, yo fui a abrazarlo —evoca el recuerdo y sus ojos le brillan— y le manifesté lo mismo: “Que Dios y la Virgen te hagan Papa”, mi marido estaba sacando fotos y también fue a abrazarlo. Y él me dijo: “Nos vamos a Roma”, yo respondí: “Bueno”. Coordinamos las fechas, pero él viajó antes, se fue el 25. Es decir, el primer cardenal que viajó fue él, ahí empecé a intuir algo. Yo fui el 3 de marzo, le acompañé hasta la última instancia del cónclave. Lo vi un día antes y después   ya era el Papa.

— ¿Dónde estaba cuando dijeron Habemus Papam?

— Estaba en la sala de periodistas del Vaticano, ni bien dieron la noticia empecé a gritar como una loca. Imagínate, fue muy fuerte todo, me quedé hasta el final por mi trabajo; ya fui como 14 veces a verlo.

— Algunos medios de Argentina enfatizaron los supuestos vínculos de Francisco con la dictadura y otros hicieron foco en una mala relación con la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. ¿Es verdad?

— Dos cosas esenciales, primero una de sus mejores amigas era Alicia Olivera, que ya falleció. Era una mujer emblemática de la lucha por los derechos humanos.

Ella contó que fue Jorge quien le protegió durante la dictadura. Incluso hay un libro titulado La lista de Bergoglio, donde se cuenta cómo ayudó a gente en esas épocas nefastas del país. Hubo mucha gente que salió a desmentir y a hablar bien de Jorge. Es una canallada lo que quisieron hacer.

Con respecto a la presidenta Fernández, él me la presentó en 2013. Cuando estaba en la residencia de Santa Martha, en Roma, nos dijeron que nos acercáramos a saludarla y así lo hicimos. Fue un momento mágico, porque ella me tocó la cara en gesto de cariño y él nos abrazó a las dos. Ella es una mujer de mucha fe, ambos sienten empatía y tienen un trato cordial, no hay una mala relación.

— En Argentina, ni bien se supo de la visita de la Presidenta al Vaticano, se dijo que nunca le otorgó audiencias mientras fue Cardenal y ahora que era Papa lo iba a buscar. ¿Cuál es la realidad?

— Pregúntenle a Evo (Morales) si el Cardenal de Bolivia le pide audiencias. Eso no existe, el Papa que es el Obispo de Roma, no le pide una audiencia al Presidente de Italia. Yo estuve 14 años acompañándolo como Cardenal y te puedo asegurar que nunca en mi vida vi un sitio en el mundo que desde lugar eclesiástico le pidan audiencias al Presidente.

Pero también te diré una cosa, había un debate de ideas entre el fallecido Néstor Kirchner y Bergoglio. Pero Jorge sabía que si él levantaba el teléfono, inmediatamente Kirchner lo recibía, de testigo estaba el secretario legal y técnico de la Presidencia de la nación, Carlos Alberto Zannini, que es un abogado y político argentino (actualmente es candidato a vicepresidente por el Frente para la Victoria). Se construyó, en torno de esto, una cosa muy grande que no es verdad.

— Desde algunos sectores políticos argentinos se dice que se tiene un Santo Padre peronista, ¿es esto cierto?

— Esa pregunta es la única que no puedo contestar, porque soy su amiga y no me corresponde responder sobre eso. Lo que sí te puedo decir es que él es un militante de la doctrina social de la iglesia, y que, sin duda, el peronismo tiene mucho que ver con eso.

— La problemática de los talleres textiles informales y la trata de personas son dificultades dentro de la comunidad boliviana. ¿El Papa ha acompañado los pedidos de justicia para las víctimas de hechos delictivos?

— Pero claro que sí, llegó a oficiar en los lugares donde se producían los hechos. Les brindó un gran apoyo a los de la Fundación La Alameda, que eran perseguidos por denunciar esos delitos, las misas que daban eran conmovedoras. El Santo Padre tiene un gran compromiso con esa temática.

— ¿Alguna vez vio enojado al Pontífice y qué cosas lo enojan?

— Conmigo no se enoja, pero sí lo vi enojado en muchas ocasiones. A veces la gente piensa que está cansado; sin embargo está enojado y fastidiado. Lo acompañé en su viaje por Turquía, que tiene 70 millones de habitantes y 35 millones de pobres. Pero la mansión que tiene el Presidente de Turquía es escandalosa por la ostentación del lujo. Ahí lo vi molesto.

— ¿El Sucesor de Pedro le comentó sobre sus expectativas de su visita a Bolivia?

— Te puedo contar lo que me dijo. Todo empezó cuando le pregunté si tenía esperanzas en Europa y él me respondió que no. Pero agregó que en Latinoamérica, sí. Él tiene una gran expectativa con ir a Bolivia, le tiene un gran cariño a Evo (Morales), aparte lo manifiesta cada vez que puede.

— ¿Qué supone que hablará con Evo Morales?

— Ah, eso sí que no te lo puedo decir, no lo sé. Pero sí estoy segura de que hay dos puntos de los cuales va a hablar. Sobre inclusión social y va a alentar a Evo por sus políticas inclusivas.

— ¿Alguna vez acompañó a su amigo Jorge a visitar los barrios donde ejercía su apostolado?

— Sí, varias veces en Semana Santa iba a lavarles los pies a los chicos adictos a la Villa 1-11-14. Íbamos a la iglesia de la Candelaria, de Flores, y veíamos esas bodas entre mujeres bolivianas y hombres coreanos. Ahora, Francisco me cuenta que eso no se da en Europa y que esas uniones para él representan una esperanza, porque ya la gente prefiere no enamorarse libremente ni tener hijos.

— ¿Cómo surge la radio Papa Francisco?

— Yo trabajé en Radio 10 (es una de las emisoras más escuchadas en Argentina) durante muchos años y en Crónica, donde sigo actualmente. Omar Suárez es el máximo dirigente de todos los trabajadores marítimos unidos. En cuanto se conoció la asunción del papa Francisco, registró el nombre para su radio.

En el encuentro que sostuvo en el Vaticano, le comentó que la radio del sindicato se llama radio Papa Francisco, y el Pontífice le dijo: “Te vas a fundir con ese nombre”. Cuando él retornó a Buenos Aires, me buscó y el momento que me mostró la radio me enamoré y acepté la dirección. Armé una programación con gente que a mí como oyente y a Jorge nos gustaría escuchar, es decir una radio que no sea confesional, sino con contenido cultural y de voces variadas. Ahora estamos a punto de lanzar el canal de televisión Papa Francisco, que ya está saliendo por YouTube.

— ¿Qué se cuenta en el libro ‘Mi amigo, el padre Jorge’?

— Se habla de la amistad de más de 14 años de la periodista con el Pontífice. Se muestra otra faceta de Jorge Mario Bergoglio y lo retrata en  29 capítulos. Habla de la amistad, de las peregrinaciones compartidas y de las devociones aprehendidas, habla de un hombre cálido, sencillo y con buen sentido del humor.

Alicia vuelve a su rutina habitual después de conversar con La Razón, durante la entrevista recibe una llamada de los productores de la CNN Internacional y de otras productoras periodísticas internacionales.

Además de dirigir la radio y conducir sus programas, se ocupa de encaminar algunas ayudas a gente que lo necesita. Al momento de despedirse, usa la frase que desde hace 14 años repite con su amigo Jorge, ahora el papa Francisco: “Hasta que nos volvamos a encontrar, que Dios te bendiga y te tenga en la palma de la mano”.

Perfil

Nombre: Alicia Barrios

Profesión: Periodista

Cargo: Directora de la radio Papa Francisco y parte del equipo multimedia del diario Crónica, de Argentina

Periodista

Comenzó en el diario Noticias y fue periodista de las revistas Gente, Siete Días, Playboy y Satiricón. Es autora de los libros ‘Querido’ y ‘Bendita tú eres’. Entre sus entrevistas figuran las de Fidel Castro y el papa Juan Pablo II. También escribió ‘Mi amigo, el padre Jorge’, sobre su amistad con Jorge Mario Bergoglio, antes de ser papa.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia