Francisco en Bolivia

El Pontífice es condecorado con el Cóndor de los Andes

La gente esperó en vano la presencia de Francisco en el balcón del Palacio

El momento en el cual el presidente Evo Morales hace entrega de la distinción.

El momento en el cual el presidente Evo Morales hace entrega de la distinción.

La Razón (Edición Impresa) / Jorge Quispe / La Paz

03:41 / 09 de julio de 2015

Mientras el presidente Evo Morales confería al papa Francisco el Cóndor de los Andes en el Palacio de Gobierno y miles pedían afuera que salga al balcón para que los salude, cosa que al final no se dio, algunos como Omar Oruño, un niño discapacitado, dijo que jamás olvidará en su vida este miércoles 8 de julio. Tras arribar al Palacio Quemado y reunirse por espacio de 25 minutos con Morales, Jorge Bergoglio fue condecorado con el Cóndor de los Andes, máxima distinción que otorga el Estado boliviano, y con la insignia Luis Espinal.

Pero ahí no acabaron los regalos, porque el Sucesor de Pedro recibió además una imagen de la Virgen del Socavón hecha con granos de quinua real, que horas antes había anunciado el gobernador del departamento de Oruro, Víctor Hugo Vásquez.

Tampoco faltó el Libro del Mar sobre los fundamentos históricos y legales de la demanda marítima contra Chile y el texto biográfico Mi vida, de Orinoca al Palacio Quemado, que le fueron entregados al papa Francisco por el Primer Mandatario. Mientras, Bergoglio le obsequió a Morales los libros La Encíclica Verde y La Alegría del Evangelio, además de una reproducción del mosaico “Salus Populi Romani”, una imagen de la Virgen con el niño en brazos.

El acto en el Palacio duró cerca de media hora y mientras el aroma a incienso por parte de los amautas andinos flotaba en el aire de la plaza Murillo, el público pedía con más fuerza que el Papa salga al balcón. Unas dos horas antes de las 19.00, un micrófono había sido puesto en ese sector, pero después fue retirado.

Los gritos no cesaban: “Que salga Francisco, que salga al balcón” se escuchaba con insistencia. Según mostraron las imágenes de televisión, se lo ve a Domenico Giani, jefe de seguridad personal del Santo Padre, hablar con el vicepresidente Álvaro García Linera y hacer unos ademanes señalando su reloj. Tras salir del Palacio Quemado, García —que ya tenía un semblante serio— intenta hablar con Giani, pero éste lo ignora.

Nada más salir de la Casa de Gobierno, a las 19.57, el Papa avanzó lentamente hacia la Catedral y, al subir las siete escalinatas, antes de entrar a la iglesia, se dio la vuelta y saludó a la multitud provocando un gran alborozo en la gente que desafiaba el intenso frío.

Tras dar su segundo discurso en la Catedral, que duró 20 minutos, Jorge Bergoglio salió junto al presidente Morales y, antes de abordar un vehículo que lo esperaba para llevarlo hasta el aeropuerto de El Alto, saludó a un niño.Postrado en una silla de ruedas Omar, de diez años, se convirtió ayer quizás en el niño boliviano más feliz del mundo, porque el Obispo de Roma se acercó a él y lo bendijo, mientras la gente se arremolinó para ver el saludo.

“Fue lo más lindo, nunca olvidaré este día”, alcanzó a decir el pequeño. Juan, uno de sus familiares, con el que llegó hasta la plaza Murillo, refrendó que este miércoles 8 de julio jamás será olvidado por su familia. “Omarcito tiene 95% de discapacidad desde que nació, pero ahora no se va a cambiar por nadie, porque el papa Francisco lo bendijo”, agregó mientras Omar sonreía y agradecía con una bandera boliviana en la mano el gesto del Santo Padre.

A unos metros de él, Natalia Gonzales, de 13 años, una adolescente con discapacidad mental, lloraba de emoción. “Nos miró y mi hija se puso feliz y sigue llorando de emoción”, contó su madre Catalina Machaca, de 48 años, que llegó a la plaza Murillo junto a su esposo Polonio Gonzales, que sufre de discapacidad mental, pero que tampoco quiso perderse la visita del Obispo de Roma.

El coche del Papa ya había partido a El Alto y la orureña Carmen Ruiz Miranda, de 37 años, envolvía las imágenes de la Virgen del Socavón y el tata Santiago que trajo desde su ciudad. “No los pudo bendecir, pero igual me voy feliz a Oruro, porque la Virgen y el Tata lo han visto”, exclamó. A su lado, Sandra Román Silvestre, de 42 años, que llegó también de la capital folklórica, dijo que retornará feliz a Oruro. “Vinimos en representación del hogar Gota de Leche y después de esta experiencia, llevaremos la bendición a los 40 niños que asisten al hogar”.

Pero quienes se robaron más de un aplauso fueron los niños de la escuela de música Susuki de Sucre que, armados de violines, violonchelos, violas, guitarras, bombos y flautas cantaron al Papa el huayño llamado Wiphalita, de Luzmila Carpio y que habla de cómo un niño va recorriendo descalzo los cerros para llegar a su escuelita.

Los artistas estaban ataviados con la vestimenta de Tarabuco y su directora Carina Carrillo, una cruceña de 39 años, que vive seis años en la Capital, compartió un secreto. “Hace 27 años, yo era niña, vivía en Santa Cruz, no tenía televisión y mientras iba a mi escuela el papamóvil de Juan Pablo II pasó cerca de mí y eso me cambió la vida”. Años más tarde, Carrillo se casó, pero no podía concebir hijos y cuando estaba trabajando en España, le rezó a la Virgen de Montserrat, patrona de Cataluña, y le prometió que si le daba un hijo o hija, el mismo llevaría su nombre. El milagro se dio, nació una niña hace diez años y se llama Montserrat y ayer tocaba la flauta junto a los otros niños que llegaron desde Sucre para ver al Papa.

Señala que Bolivia transita por un ‘momento histórico’

Miguel Lazcano

En su segundo discurso pronunciado ayer en la ciudad de La Paz, el papa Francisco dijo que “Bolivia transita un momento histórico” que le permite promover la integración y la unidad tanto en el ámbito de la política, lo cultural como en lo religioso.

“En esta tierra donde la explotación, la avaricia y múltiples egoísmos y perspectivas sectarias han dado sombra a su historia, hoy puede ser el tiempo de la integración; hay que caminar en ese camino”, añadió el Pontífice en un mensaje pronunciado en la Catedral Metropolitana Nuestra Señora de La Paz. A su juicio, Bolivia puede crear hoy nuevas síntesis culturales, en base a la integración y la multiforme armonía que atrae la consolidación de la “patria grande”.

“¡Qué hermosos son los países que superan la desconfianza enfermiza e integran a los diferentes y que hacen de esa integración un nuevo factor de desarrollo! ¡Qué lindo cuando están llenos de espacios que conectan, relacionan y favorecen el reconocimiento del otro!”, afirmó.

“Que Bolivia, esta tierra inocente y hermosa, siga progresando cada vez más, para que sea esa patria feliz donde el hombre vive bien de la dicha y de la paz, y que la Virgen santa los cuide, y el Señor los bendiga abundantemente”, subrayó el Santo Padre, al declararse “maravillado por la arquitectura paceña”. Para finalizar, pidió a la sociedad boliviana que “por favor, no se olviden de rezar por mí”.

BELLEZA. Nada más llegar al Aeropuerto Internacional de El Alto, Francisco ya había elogiado la belleza de Bolivia y los esfuerzos que han realizado sus gobernantes para incluir a todas las minorías en las diferentes áreas. Destacó, por ejemplo, el hecho de que el país cuente “con una Constitución que reconoce los derechos de los individuos, de las minorías, del medioambiente, y con unas instituciones sensibles a estas realidades”.  También se declaró “alegre” por haber llegado a una nación “que se dice a sí misma pacifista, y que promueve la cultura de la paz y el derecho a la paz”, además de “los actores sociales en las cuestiones que interesan a todos”.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia