Columnistas

Guerra digital: ¿fin de la tecno-utopía?

Fue a inicios de este año cuando la guerra digital tomó forma y se instaló como un escenario político posible.

La Razón (Edición Impresa) / Verónica Rocha Fuentes

23:51 / 07 de junio de 2018

Fue a inicios de este año cuando la idea que otrora era solamente una suposición, una broma o un imposible tomó finalmente forma, y se instaló como un escenario político posible y real: el de la guerra digital.

Una guerra digital para enfrentar la posverdad que se instaló en el país y dio como resultado lo ocurrido el pasado 21 de febrero de 2016, señalan desde el oficialismo. Guerra digital como parodia del desgaste comunicacional gubernamental, se mofan desde las oposiciones. Pero guerra digital al fin, que no ha dejado de librarse con diversas intensidades desde 2011, a veces de manera manifiesta y otras, no tanto.

¿Acaso no es absolutamente obvio para los y las ciudadanas que, a un ritmo creciente, los contenidos políticos que llegan a nuestras redes sociodigitales se han vuelto exclusivamente basura? Difícil no verlo. Lo que ya no nos resulta obvio y abunda últimamente en la agenda temática son los efectos y escenarios a los que estos contenidos nos llevan: desinformación, posverdad, falsas noticias, periodismo aparente, campaña negra. Y hoy hablar de todo ello vende. Y como gran parte de ello vende sin rigurosidad académica y sin propuestas para su reversión, banaliza. Y esa banalización de los escenarios políticos digitales es perfectamente funcional a todo el contexto señalado anteriormente.

Ante un escenario tan complicado quedan dos pronósticos por hacer, los cuales están de cierta manera en manos de nosotros, los cibernautas electores. La primera opción es empezar a hipotetizar que las elecciones generales de 2019, en tanto campaña electoral, estarán marcadas por la guerra digital, y su resultado dará por ganadores a la desinformación, el fraude y la mentira.

La segunda opción tiene que ver con plantear que la guerra digital no es nueva, y que más bien las elecciones generales venideras constituyen una primera oportunidad para aplicarle a los nuevos escenarios de opinión pública los buenos antídotos que se tienen reservados para las malas prácticas (hoy también digitales) que históricamente han signado las campañas electorales. Estos antitóxicos que desde el periodismo mejoran nuestra calidad informativa son la actualidad, magnitud, pertinencia, relevancia, verificación, interés humano, carácter público, jerarquía y relevancia de la fuente. Se trata de principios periodísticos que en manos de la ciudadanía digital podrían permitir combatir los escenarios de desinformación a los que nos buscarán llevar desde los bandos que encararán la mentada guerra digital.

Aún estamos a tiempo de reflexionar, visibilizar y exigir que las campañas electorales que nos lleguen apuesten por el énfasis programático y la deliberación informada. O dejar, en cambio, sus contenidos y ritmo en manos de las partes interesadas, las cuales esperan que la apuesta sea por la estigmatización del contrincante y la adjetivización desinformada. En suma, falta poco para que sepamos si el venidero proceso electoral quedará en la memoria colectiva del país como el fin de la tecno-utopía democrática.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia