Editorial

Energía solar

El uso de energías limpias pasa más por una voluntad política antes que por limitaciones tecnológicas.

La Razón (Edición Impresa) / Energía solar

00:53 / 14 de septiembre de 2018

El sábado anterior, el Gobierno inauguró en Uyuni la planta solar fotovoltaica más grande del país, capaz de generar 60 megavatios por hora, capacidad suficiente para cubrir el 50% de la demanda eléctrica de Potosí. Se trata sin duda de una excelente iniciativa, que debiera ser la norma en las políticas energéticas, tal como ya está ocurriendo en otros países que han decidido apostar por las energías renovables.

Uruguay es un buen ejemplo de aquello. Actualmente el 90% de su electricidad viene de recursos propios como el viento, el sol, la lluvia o la quema de desechos de los cultivos agrícolas. Y según estimaciones del Gobierno charrúa, las energías verdes alcanzarán pronto el 60% de la matriz energética local, cuando el promedio mundial no supera el 17%. Para lograr este cambio, Uruguay hizo de las energías limpias una política de Estado en 2010, y en los últimos años ha invertido cerca de $us 2.500 millones en parques eólicos.

En Europa, Alemania ya obtiene el 53% de su electricidad de fuentes renovables, según cifras de Eurostat de 2016. Y varios países más pequeños como Noruega e Islandia ya han alcanzado el 100% de electricidad limpia. Bajo la misma línea, en un abierto desafío a las políticas negacionistas del cambio climático que se han impuesto en la Casa Blanca, el estado de California, la primera economía de EEUU y que sería la quinta a nivel mundial si fuese independiente, se ha propuesto, por ley, garantizar que el 100% de la energía que consume provenga de fuentes renovables hasta el 2045. Además, hasta el 2030 las compañías eléctricas deberán obtener el 60% de su energía de fuentes limpias.

Tomando en cuenta el avance de la tecnología, los especialistas coinciden en que no se trata de una meta demasiado ambiciosa. Por caso, el año pasado el Banco Mundial puso a disposición de propios y extraños, sin costo alguno, la aplicación Global Solar Atlas. Herramienta que, según explican sus promotores, permite identificar sitios potenciales para la generación de energía solar en prácticamente cualquier parte del mundo, con solo pulsar un botón. De igual manera, días atrás la revista Nature Energy publicó un reportaje en el que científicos de la Universidad inglesa de Cambridge dan a conocer una nueva manera de convertir la luz solar en energía a partir de un sistema basado en la fotosíntesis de las plantas, la cual podría ser mucho más eficiente que la tecnología utilizada actualmente en los paneles solares.

Como se puede observar, la utilización masiva de energías limpias hoy en día pasa más por una voluntad política y gubernamental antes que por limitaciones físicas y/o tecnológicas. Por ejemplo, en lugar de subvencionar los combustibles fósiles, como ocurre actualmente en el país, se debería invertir en el desarrollo de más plantas solares como la de Uyuni, cuya energía, además de ser renovable y abundante, reduce la emisión de gases de efecto invernadero y la polución; condiciones esenciales para garantizar la soberanía energética de las naciones y a la vez combatir el calentamiento global.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia