Editorial

Narcosecuestros

Este tipo de delitos no solo puede crecer en número, sino también llegar a naturalizarse.

La Razón (Edición Impresa)

23:13 / 09 de enero de 2019

Varias veces se ha lamentado en este mismo espacio la proliferación de delitos relacionados con el tráfico de sustancias controladas; así como la aparente imposibilidad de hacer un verdadero frente a prácticas que son importadas de países donde las organizaciones criminales medran no solo de sus ilícitos negocios sino, sobre todo, de la imposición del miedo al resto de la sociedad.

Es el caso de los narcosecuestros, macabra práctica que según la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (FELCN) ha sido adaptada de México; la cual consiste en que cuando un traficante entrega un alijo de droga a una persona y ésta luego no paga su valor, es secuestrada hasta que la “deuda” sea completada. Asimismo es frecuente que cuando el pago no se completa, la persona secuestrada o sus familiares terminan siendo asesinados.

Solo en los últimos seis meses se han registrado al menos cuatro casos en Bolivia: dos en Santa Cruz, uno en Challapata (Oruro) y el cuarto en La Paz. Según las autoridades, en los cuatro casos los secuestradores exigían el pago de deudas ligadas al narcotráfico. Los montos demandados oscilaban desde los $us 50.000 hasta $us 700.000. Un quinto secuestro, producido los primeros días de 2019, se frustró por la intervención de la Policía, que logró rescatar a la víctima.

El Viceministro de Defensa Social reconoce que hay preocupación por los casos conocidos, pero también anunció que se está modificando “el método de trabajo  de la Unidad de Inteligencia”, y que se hará “un trabajo diferenciado para investigar los secuestros relacionados con el narcotráfico como ocurre en otros países de América”. A su vez, el Ministro de Gobierno señaló que “se intensificarán los trabajos para evitar estos hechos que llegaron al país”.

Parte del trabajo, anunciaron las autoridades, será poner al Centro Regional de Inteligencia Antinarcóticos (Cerian) —conformado por la comunidad de Inteligencia de Bolivia, Argentina, Brasil, Chile, Paraguay y Perú, y que tiene sede en Santa Cruz de la Sierra—, a investigar los narcosecuestros que puedan producirse en la región. Según el Ministro de Gobierno, el Cerian tiene el objetivo de conjugar acciones locales y globales para obtener resultados más efectivos, puesto que el crimen funciona a través de organizaciones transnacionales.

Se trata, pues, de un fenómeno todavía nuevo en el país que debe ser abordado con prontitud y la máxima rigurosidad, ya que este tipo de delitos no solo puede crecer en número, sino también llegar a naturalizarse, en la medida en que se repitan con mayor frecuencia y terminen por hacer que la población sienta que se trata de algo inevitable. El efecto ulterior será una creciente sensación de inseguridad para la sociedad, estado ideal para quienes medran de los delitos y fomentan la pasividad motivada en el miedo.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia