El Financiero

Adenda - ¿Quién gana más o quién pierde menos?

Bolivia y Argentina destacan los beneficios del pacto para sus economías.

Santa Cruz. Sánchez (izq.) y Lopétegui en la cuarta adenda al contrato de gas.

Santa Cruz. Sánchez (izq.) y Lopétegui en la cuarta adenda al contrato de gas. Foto: YPFB

La Razón (Edición Impresa) / Walter Vásquez / La Paz

00:00 / 27 de febrero de 2019

El nuevo esquema de precios y cantidades contractuales establecido entre Argentina y Bolivia es presentado como un logro por sus respectivos gobiernos, aunque genera análisis diferentes sobre el impacto para las economías de ambos países.

El 14 de febrero, Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) e Integración Energética Argentina SA (IEASA) firmaron la cuarta adenda al Contrato de Compra Venta de Gas Natural que suscribieron en octubre de 2006 la República y el hoy Estado Plurinacional.

Se llegó a este parcial desenlace luego de reiterados informes de autoridades argentinas sobre incumplimiento en los envíos de gas a ese mercado por parte de Bolivia desde 2016 —en especial en los meses de invierno— y de declaraciones de representantes nacionales asegurando lo contrario y pidiendo también la cancelación de deudas impagas.

La cuarta adenda determina que en el periodo de “invierno” (compuesto por cinco meses) se deberá entregar al mercado argentino en mayo y septiembre de 2019 como mínimo 16 millones de metros cúbicos día (MMmcd) de gas y al menos 18 MMmcd en junio, julio y agosto.

Estos volúmenes para los meses más fríos del año podrán subir hasta 20,4 MMmcd, una cantidad que al igual que las dos anteriores está por debajo del mínimo contractual de 21,3 MMmcd establecido para todo el periodo invernal de este año en la primera adenda del contrato de comercialización de gas, suscrita en marzo de 2010.

Para los siete meses que componen la época de “verano” (de enero a abril y de octubre a diciembre), el nuevo escenario comercial contempla un mínimo obligatorio de 11 MMmcd, 6,6 MMmcd menos que el nivel más bajo determinado en la primera adenda (17,6 MMmcd).

Una vez sellado este convenio, el Gobierno boliviano, a través del ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, y de los viceministros de esa cartera, se apresuró en realzar las bondades del acuerdo.

Este resultado, destacan, representa un “fuerte incentivo” para las inversiones en el sector hidrocarburífero boliviano y “estabiliza” las nominaciones de la demanda gasífera argentina.

Esto último, a su vez, garantiza en Bolivia una producción sostenida de líquidos asociados a la explotación del energético (para la obtención de gasolina y diésel) y permite planificar de manera más segura la extracción del recurso de los reservorios nacionales, que se ponían en riesgo cada vez que la demanda de Argentina caía de forma abrupta a cifras por debajo del mínimo contractual, lo que ocurrió el año pasado.

NEGOCIACIONES. Pero el logro principal, subrayan, es una mejora “histórica” a los precios de venta del combustible, que aumentarán en 15% durante el verano y cuando las nominaciones superen los 10 MMmcd, mientras que en invierno estarán indexados al Gas Natural Licuado (GNL) más el costo de regasificación.

El año pasado, Bolivia exportó al vecino país un total de 0,19 TCF, pero con nominaciones que oscilaron entre los 10 y 15 MMmcd, cuando lo mínimo contractual para esa gestión era de 17,2 MMmcd para verano y 20,9 MMmcd para invierno.

“Si exportamos 0,2 TCF en esta gestión, con el contrato anterior se tendría $us 1.344 millones, pero con la adenda vamos a recibir 1.829 millones”, es decir, $us 485 millones más, dijo Sánchez sobre las perspectivas para este año.

Argentina, empero, tiene un cálculo diferente. “El contrato entre ambos países por la provisión de gas representará este año un monto de aproximadamente $us 1.200 millones”, de acuerdo con información del Ministerio de Energía y Minas de esa República.

Espere…

NEGOCIACIONES. Analistas, líderes políticos de la oposición y representantes departamentales consideran que la última adenda le da certidumbre a los envíos de gas boliviano al mercado argentino, pero hacen notar que, aunque se hayan mejorado los precios, el país percibirá menores ingresos por la disminución de los volúmenes entregados. 

Pese a las observaciones, el Ministro de Hidrocarburos mantuvo que “esta nueva adenda es histórica y beneficiosa para el país”.

Sin embargo, un análisis efectuado por el exministro de Hidrocarburos Mauricio Medinaceli muestra otro escenario.

Tomando un precio de referencia de $us 6 el millar de BTU (unidad térmica británica), las arcas del Estado Plurinacional dejarán de recibir $us 775 millones de los 958 millones que debían generarse en este y el próximo año por los envíos mínimos del energético al vecino país, si es que no se hubieran reducido los volúmenes contractuales de venta de gas.

El saldo será cubierto por los $us 12 millones que representan un precio 15% más alto para el verano y los $us 171 millones que surgirán de la vinculación del precio al GNL, indica en su blog el hoy consultor internacional.

Ya en noviembre del año pasado, IEASA le notificó a YPFB que requería “la reducción de las cantidades comprometidas en el contrato, debido a la situación actual de la demanda y oferta de gas natural en Argentina, que presenta un desarrollo exponencial de producción (con el shale del megacampo de Vaca Muerta) y la consecuente reducción de precios del mercado argentino de gas”.

El actual trabajo en Vaca Muerta le permite a los argentinos abastecerse del carburante en los meses de calor, pero aún no en la temporada de frío, por lo que para ello necesitan del gas boliviano, eso hasta que se complete el desarrolle del yacimiento, que tiene 308 trillones de pies cúbicos (TCF) de gas no convencional y 16 billones de barriles de crudo y condensado, de acuerdo con medios de prensa de ese país.

“La renegociación del acuerdo de importación de gas desde Bolivia” le permitirá a la Argentina “ahorrar en dos años $us 460 millones” al “recibir menor cantidad en los meses de menor consumo de gas y evitar el pago de las penalidades aceptadas por el gobierno anterior”, sostiene el Ministerio de Energía y Minas de la nación vecina.

El nuevo esquema de precios y cantidades contractuales de ventas de gas estará vigente desde el 1 de marzo hasta el 29 de febrero de 2021. Luego de ese tiempo se aplicarán nuevas condiciones que deberán ser negociadas con antelación.

Al igual que la primera adenda, la cuarta adenda al Contrato de Compra Venta de Gas Natural establece para 2019 y 2020 multas del 3% en caso de imcumplimiento del take or pay, es decir, en caso de que Bolivia o Argentina incumplan con lo mínimo establecido.

El último acuerdo gasífero alzando en Santa Cruz fue también la oportunidad para que ambos países aprueben el Memorándum de Entendimiento de Integración Energética, el cual posibilita a YPFB: participar en proyectos de exportación de GNL en Argentina, invertir en campos petroleros argentinos que se encuentran en etapa de desarrollo, entre los puntos más destacados de los ocho que incluye el documento.

En el encuentro entre representantes de los Ejecutivos de los dos países, el secretario de Energía de Argentina, Gustavo Lopétegui, “ofreció al ministro” de Hidrocarburos de Bolivia, Luis Alberto “Sánchez, un avión Pampa 3  fabricado en FADEA (...) si la oferta de gas de Bolivia a la Argentina se ve sobrecumplida en 45 millones de metros cúbicos durante los cinco meses de mayor demanda (mayo a septiembre)”, según información de la institución que preside Lopétegui.

Las autoridades nacionales aclararon que esta propuesta no está incluida en la adenda.

El Contrato de Compra Venta de Gas Natural suscrito entre ambos países se inició en 2006 con una cantidad inicial de 7,7 MMmcd de gas boliviano entregado al mercado argentino y tiene previsto alcanzar en 2026 un volumen mínimo de 19,4 MMmcd para verano y uno máximo de 27,7 MMmcd para invierno.

Espere…

Producción absoluta de gas natural

La producción total de gas de Bolivia comenzó a bajar en 2014, cuando se llegó a 59,6 MMmcd.

Al momento, Bolivia atiende la demanda de gas de Argentina y Brasil, así como la de su mercado interno, mientras negocia también la venta del energético a Paraguay y Perú, aunque se trata de menores volúmenes a los que requieren los dos anteriores mercados.

El Gobierno prevé que este año el precio del barril de petróleo esté por los $us 50,25, menor a los $us 66 de 2018.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia