Mía

El amor tiene tres fases

El amor y sus dinámicas no son tan azarosos ni impredecibles. Conocer cómo funciona ayudará a tomar conciencia de qué fase estás atravesando con tu ser amado y a enfocarte en el objetivo deseado.

El enamoramiento

El enamoramiento Foto: Internet

La Razón (Edición Impresa) / Paula Jordán

00:00 / 18 de febrero de 2019

El afamado psicólogo estadounidense John Gottman dirige el instituto de su mismo nombre que se dedica a investigar científicamente las relaciones interpersonales. Fruto de sus hallazgos en el Laboratorio del amor, escribió el libro Principia amoris: La nueva ciencia del amor, donde explica sus tres etapas.

El enamoramiento es solamente la primera. Se trata de una etapa de descarga de dopamina que hace “adicto” a la otra persona. Sobre su duración, algunos expertos afirman que es de apenas ocho meses, pero otros como el genetista David Bueno aseguran que esta fase dura como máximo cuatro años.

Según Gottman, la segunda etapa es la del fomento de la confianza. La tristeza y frustración aparecen. El ser de cual uno se enamoró ya no es tan perfecto. Es común sentirse decepcionado y parece que todo podría acabar acá, sobre todo si como pareja la forma de comunicarse asume un carácter predominantemente negativo.

La tercera etapa del amor es la de la consolidación. En ésta, el compromiso ocupa un rol central, así como la forma cotidiana de enfocar la relación: priorizando el agradecimiento o la queja.

Como ves, después de todo, el amor y sus dinámicas no son tan azarosos ni impredecibles. Conocer cómo funciona ayudará a tomar conciencia de qué fase estás atravesando con tu ser amado y a enfocarte en el objetivo deseado.

Fase 1

Enamoramiento

Estar enamorado es similar a permanecer drogado. Lo dice la ciencia, pues sucede que se activan regiones del cerebro asociadas con la gratificación. También podría llamarse la etapa de ¡ignora las banderas rojas! Esta fase viene acompañada de síntomas físicos como sofocos, temblores y palpitaciones. Entre los emocionales están la excitación, la obsesión, la fantasía y el miedo al rechazo del ser amado. Pero, por suerte para el cuerpo que está lleno de las llamadas hormonas del placer, no dura para siempre.

Fase 2

Fomento de la confianza.

Según Gottman, las grandes preguntas de esta etapa son: ¿Estarás allí para mí? ¿Puedo confiar en ti? ¿Puedo contar contigo para que me apoyes? Así se crea la base de un apego seguro o inseguro. El psicoterapeuta Jed Diamond, citado por la revista Aleteia, la denomina “desilusión”: pequeñas cosas empiezan a molestarnos, nos sentimos menos amados y cuidados, presos, somos más irritables y nos sentimos heridos. El amor se ve interrumpido por la frustración, la exasperación, la decepción, la tristeza y la furia, acota Gottman. Para que la pareja pueda sobrevivir, es importante que las discusiones mantengan una proporción de cinco puntos positivos frente a uno negativo, dice el investigador, quien elaboró el siguiente modelo comunicativo que “ayuda a los socios a conectarse entre sí”: conciencia del dolor de la pareja, tolerancia para tomar en cuenta que hay siempre dos puntos de vista válidos en cualquier emoción negativa, ver la necesidad de un socio, entender a tu pareja, escuchar de forma no defensiva y empatía.

Fase 3

Construcompromiso y lealtad

Entonces llega el momento en el que tú eliges si quieres ser una pareja que se cuida mutuamente y fomenta la gratitud por lo que tienen, o la pareja que nutre el resentimiento por lo que creen que falta. Esta tercera fase consiste en “hacer que un amor más profundo dure toda la vida, o fomentar lentamente una traición”, dice Gottman.

Con datos de: www.gottman.com y es.aleteia.org

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
22 23 24 25 26 27 28
29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia