Infografías

Yvy Maraey

Este ejercicio especular autobiográfico, que se direcciona hacia sí mismo, en Yvy Maraey será más arriesgado, pues Juan Carlos Valdivia, además de dirigir la cinta, es el protagonista.

Yvy Maraey. Producción: Daniel Quenallata

Yvy Maraey. Producción: Daniel Quenallata

La Razón (Edición Impresa) / Sergio Zapata / La Paz

00:00 / 27 de octubre de 2013

La cuarta película de Juan Carlos Valdivia supone el retorno de uno de los cineastas más prolíficos de la escena nacional. Esta cinta es la consolidación de un estilo fílmico que se plasmó en Zona Sur (2009), donde realizaba una radiografía social de una clase social. Este ejercicio especular autobiográfico, que se direcciona hacia sí mismo, en Yvy Maraey será más arriesgado, pues Juan Carlos Valdivia, además de dirigir la cinta, es el protagonista. Éste es un gesto en demasía honesto, pero no en un rol estrictamente ficcional: Valdivia representa a un cineasta, Andrés, que a partir de los filmes de Erland Nordenskiöld, realizados a principios del siglo XX, quiere buscar la “tierra sin mal” en el Chaco boliviano, lugar donde los originarios, con “taparrabos”, viven distantes de la tradición occidental. Si bien Zona Sur supuso una epístola de una clase en repliegue, Yvy Maraey supone, por su parte, la constatación de esta retirada. Sin embargo, en Zona Sur asistíamos a una propuesta estética sólida y eficiente en tanto que las formas adoptadas por Valdivia tenían correspondencia directa con el contenido.

En el preciosismo diáfano de Ivy Maraey se disuelve la idea que gobierna el guión, la identidad y las relaciones interculturales, que además desplaza una de las vetas más ricas de la cinta, la crisis creativa del protagonista, el mismo Juan Carlos Valdivia.

El problema de la identidad y las relaciones interculturales se escurre por todo el filme favoreciendo a la inmediata reflexión sobre la otredad. Sin embargo, la forma fílmica que emplea Valdivia plantea un clima unitario: la cámara que envuelve a los protagonistas y nunca fragmenta el plano, lo que hace que siempre estemos frente a situaciones de igualdad, horizontales, donde se privilegia el espacio fílmico antes que las relaciones.

La cinta se exhibe actualmente en la Cinemateca Boliviana (c. Óscar Soria 100), Multicine  (Av. Arce) y MegaCenter (Irpavi).

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia