La Gaceta Jurídica

Alalay y la ley sin aplicar

…los negligentes de hoy acusan a los de antes con un juicio y justifican la reducción de los recursos, mientras que los de antes critican el procedimiento actual con la desfachatez de no haber hecho lo que debían en varios años.

La Razón (Edición Impresa)

00:00 / 20 de marzo de 2016

El problema del medio ambiente en el país es por demás álgido en muchos aspectos, entre los principales el tratamiento de los desechos sólidos y patógenos, la deforestación con fines extractivistas, las malas costumbres de la ciudadanía, la actividad minera (en especial de los cooperativistas, que de verdad provoca grandes daños) y la atención a las masas de agua como ríos, lagos y lagunas.

Precisamente, en este último punto se enmarca lo que ocurre hace mucho tiempo con la laguna Alalay de la ciudad de Cochabamba, otrora un ecosistema importante para la vida de flora y fauna de la región y centro de atracción natural, pero que hace varios decenios ha entrado en un proceso de degradación de magnitudes impresionantes. La dimensión de la catástrofe es tan grande de recientemente murieron miles de peces por la falta de oxígeno en el líquido elemento, lo cual también afecta a la cadena trófica de aves y plantas.

Lo peor del caso es que, como sucede con otros aspectos, ni siquiera una ley ha podido poner en marcha acciones de salvamento y recuperación de la laguna, lo cual demuestra que la existencia de muchas normas no sirve de nada si estas no son aplicadas. Para el tema en cuestión, el gobierno nacional emitió el 24 de septiembre de 2007 la Ley Nº 3745 que tiene por objeto (artículo 1) “generar el marco jurídico para la toma de acciones de las principales instituciones involucradas en el desarrollo y medio ambiente que permitan la Recuperación, Mejoramiento y Preservación de la Laguna Alalay del Departamento de Cochabamba”.

Este canon también establece (artículo 2) la creación del “Comité de Recuperación, Mejoramiento y Preservación de la Laguna Alalay”, conformado por varias instancias nacionales y locales (entre ellas la Gobernación, la Alcaldía y la universidad valluna) con las responsabilidades de elaborar y aprobar un plan inmediato y a largo plazo para la recuperación, mejoramiento y preservación de la laguna Alalay; aprobar las políticas de manejo de la laguna y de su entorno, regular el uso de la masa de agua, denunciar cualquier violación a las normas de la Ley de Medio Ambiente y la propia ley, entre otras.

Sin embargo, acercándonos a los 9 años de dictada la medida y a pesar de la existencia de recursos, no se ha trabajado de manera responsable en el tema y la inoperancia de los responsables de antes y de ahora ha permitido que el problema continúe o, quizás, empeore. En este triste episodio, los negligentes de hoy acusan a los de antes con un juicio y justifican la reducción de los recursos, mientras que los de antes critican el procedimiento actual con la desfachatez de no haber hecho lo que debían en varios años.

En resumen, mientras se degrada mucho más el ecosistema de la laguna, las partes no atinan a, por lo menos, acelerar la burocracia para poner en práctica sus responsabilidades construidas por ley y permanecen en un necio jaloneo político. Ojalá que los responsables sean procesados, pero, al mismo tiempo, que se atienda con celeridad el desequilibrio de la naturaleza.

Esta situación ha demostrado que no hacen falta tantas normas, pues si se aplicará las leyes marco, por ejemplo, en este particular la Ley de Protección a la Madre Tierra, la vida tendría otro destino y dejaría de depender de lo político.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia