La Gaceta Jurídica

América Latina, ¿quo vadis?

¿Qué paquete técnico-científico han entregado? ¿Con qué devuelven la contribución de la sociedad al sostenimiento de las universidades públicas? ¿Dónde se cumplen las recomendaciones y conclusiones sobre el Sistema de Ciencia y Tecnología aprobado en el Congreso Nacional de Universidades en Potosí? ¿Nuestras universidades han hecho siquiera el recuento de las especies vivas extinguidas en los últimos diez años o tienen propuesta científica para enfrentar el envenenamiento de nuestros ríos por la explotación minera irracional?

La Gaceta Jurídica / Ramiro Otero Lugones*

00:00 / 08 de enero de 2013

Las declaraciones del vicepresidente de Venezuela, Nicolás Maduro, eran esperadas porque iban a referirse a la salud del presidente Hugo Chávez y al tema institucional, dado que, el 10 de enero, éste debe jurar a la primera magistratura si su salud lo permite. Al respecto ha señalado un estado posoperatorio complejo, que puede entenderse como de espera.

Así, quedó claro lo dicho por Chávez en su discurso antes de viajar a Cuba y ha sido de despedida porque refirmó que el designado para recoger su legado y continuar su obra es el Vicepresidente, por lo que cualquier comentario es una especulación.

La entrevista en La Habana ayuda a entender el ideario y la proyección de su posible gobierno. No sabemos qué sucederá el 10, que no es óbice para examinar lo que piensa el vicepresidente Maduro.

Ser continuador del legado de Hugo Chávez trae a la memoria la doctrina del Príncipe, quien en Roma designa a su sucesor. No es el caso de lo ocurrido en otros lugares del planeta, con dinastías donde el mando es transmitido de padres a hijos, de hermanos a hermanos o de esposo a esposa, sea por disposición de aparatos de poder o elecciones amañadas. En el caso venezolano la herencia es un proyecto.

Ahora sabemos que su inspiración como Socialismo del Siglo xxi viene del derrumbe del socialismo europeo. En la exposición del proyecto y sus objetivos no hay novedad, como el ocaso del bipolarismo y el surgimiento del multipolarismo o la caída del hegemonismo norteamericano, del que aún se mantiene la condición de gendarme internacional, que fue advertido por el ex-presidente Pérez en la década del 80 del siglo pasado.

Tampoco es nuevo el desarrollismo y la prédica del crecimiento económico de la Cepal, dentro de su filosofía de los cambios cuantitativos y la superación del intercambio no equivalente, al igual que el papel del Estado como proveedor de los servicios públicos de salud, educación y vivienda, que fueron programados ya en tiempos de Aguirre Cerda, quien no hablaba de socialismo, sino de frente popular, una alianza de clase.

Sin embargo, su versión de revolución y despliegue continental recuerdan otros proyectos caribeños de convertirse en el centro irradiación revolucionaria mundial, como la tricontinental y, al terminar en fracaso sus intentos dentro del África, se redujeron a irradiación continental.

El proceso venezolano, dentro de la teoría del cambio y al ser impulsado desde arriba por el Estado, es reformismo nato y su formulación lleva a recordar su conexión con los fenómenos reales en América Latina desde los años 60 del siglo xx, del curso del desarrollo capitalista acelerado que no ha variado ni declinado.

La novedad está en que a ese proceso de crecimiento y ante la experiencia fracasada del pseudoreformismo estadounidense de la Alianza del Progreso, ahora se le inyecta la versión de “socialismo”, recogiendo la escuela del populismo con auge en el peronismo, el varguismo y emenerrismo, encandilando a las masas con la demagogia social del fascismo europeo.

También son temas de reconocimiento la caída de las hegemonías y el cambio de los centros de poder y la aparición de otros, conocido como multipolarismo, pero lo que olvida decir la entrevista es la traslación del eje del mundo del Atlántico al Pacífico, como sucedió con el desplazamiento del Mediterráneo por las potencias atlánticas, otro de los rasgos característicos de la modernidad.

Conviene destacar la vocación integradora del chavismo, que tiene un legado reivindicativo, exaltando la personalidad del gran héroe de la independencia nacional, Francisco de Miranda y otros como Bolívar, San Martín y O´Higgins. Neruda no sabía de Francisco de Miranda, porque, de saberlo, su Canto General diría: “Francisco de Miranda padre nuestro que estás en la tierra, en el cielo y el mar”.

Llama la atención la revisión que hace de la Historia. Sostiene el entrevistado que la revolución cubana y la revolución venezolana abren un nuevo curso histórico. Tal afirmación sería verdad incuestionable de no haberse caído el socialismo en la urss (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas).

El xx Congreso del PCUS (Partido Comunista de la Unión Soviética) y nadie después, pudo advertir que la crisis social que agitaba a Estados Unidos en los años 60 no era uno de los fenómenos clásicos del sistema ni simple producto del ciclo económico, porque su trasfondo estatal estaba abriendo otra época que se conoce como revolución técnico-científica o post-modernismo.

Ahora, que ya es tiempo de hacer un ajuste de cuentas histórico, corresponde aclarar que el curso revolucionario de América Latina, expresado en la acción de los partidos que cuestionaban al sistema, se vino abajo con el fracaso de Ñancahuazu cuya derrota cerró el curso revolucionario en América Latina, abriendo el curso reformista, al extremo de que militares como Ovando se postularon como nacional-reformistas y no tiene parecido esa impostura al reformismo castrense de la postcontienda chaqueña, que respondía entonces a la vocación burguesa latinoamericana del reformismo preventivo.

Además, esa revisión de historia olvida la impronta liberadora de Benito Juárez en México, quien fue ejemplo para una revolución real y verdadera en Bolivia, la de 1900, con el desplazamiento de clases en el poder o surgimiento de la minería del estaño y la confiscación de los latifundios en manos del clero.

El 9 de abril de 1952 tuvo su fuente de inspiración en la Revolución Mexicana y la obra transformadora del presidente Cárdenas. No hay apenas concomitancia doctrinal o política, porque entre los inspiradores del 9 de abril hay actores que vivieron el proceso transformador mexicano, como fue Mario Hinojosa.

El ideario transformador que sustenta el vicepresidente Maduro está en el marco del crecimiento económico y la diversificación propios de la revolución industrial, aspectos no atribuibles únicamente a los gobernantes venezolanos, sino a la mentalidad dominante en nuestro continente.

El MNR tuvo que caerse para que pudiera instalarse la fundición de estaño de Vinto. Hay quien piensa que exportar quinua es un gran logro o que se viva de la exportación de crudo o gas.

Un simple paralelo es suficiente para desentrañar el engaño, Corea del Sur en la década del 50 del siglo pasado estaba en el nivel de desarrollo de Bolivia. ¡Ahora dónde está! Ha alcanzado a Japón en la producción electrónica y también en la automovilística.

En cambio, ¿dónde estamos en América Latina? Estamos muy lejos de los desafíos que nos plantea la revolución técnico-científica y no sólo el olvido del vicepresidente Maduro nos toca a arrebato, porque corresponde preguntar a nuestras universidades. ¿qué paquete técnico-científico han entregado? ¿Con qué devuelven la contribución de la sociedad al sostenimiento de las universidades públicas? ¿Dónde se cumplen las recomendaciones y conclusiones sobre el Sistema de Ciencia y Tecnología aprobado en el Congreso Nacional de Universidades en Potosí? ¿Nuestras universidades han hecho siquiera el recuento de las especies vivas extinguidas en los últimos diez años o tienen propuesta científica para enfrentar el envenenamiento de nuestros ríos por la explotación minera irracional? Paquete técnico científico es, por ejemplo, las fórmulas matemáticas de Nash de la Universidad de Harvard que ayudan a descifrar la complejidad de los fenómenos económicos de nuestra época.

En este entendido, América Latina, ¿quo vadis?

*             Es abogado, ex Decano de la Facultad de Derecho de la UMSA.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia