La Gaceta Jurídica

Aplicaciones y comunicación

…aunque en ciertos países algunas aplicaciones fueron bloqueadas hasta ilegalmente por la falta de normativa, en el nuestro se descarta la posibilidad de regulaciones y parece ser una nueva forma de mayor y mejor acceso a la comunicación…

Editorial

00:00 / 10 de abril de 2015

En menos de 25 años, las condiciones, facilidades y mecanismos de intercomunicación han variado notablemente en el mundo, exigiendo que los derechos para la libertad de expresión y comunicación sean actualizados de manera sobreentendida y, en pocos casos, de manera documentada, pues en prácticamente todos los países del orbe aún se discute esta situación. De este modo, con el propósito de generar normativa, expertos en muchas naciones se encuentran estudiando las circunstancias generadas por las nuevas tecnologías de la información y la comunicación conocidas con el acrónimo de tic.

De este modo se trabaja en aspectos como la piratería informática, el terrorismo virtual, las formas adecuadas de utilizar las tic, los delitos informáticos, las potencialidades para la enseñanza y montones de otros conceptos que se pueda construir a partir de la utilización de las computadoras, la telefonía en sistemas smartphone o teléfonos inteligentes, las tabletas y la red de internet como elemento básico para la interacción de estas herramientas.

En este avasallador torrente de sistemas de comunicación e interacción a cualquier distancia se han asentado las aplicaciones para sistemas digitales móviles, en especial en los teléfonos inteligentes, aparatos que pueden ser utilizados de múltiples maneras, además del entretenimiento, la comunicación y el almacenamiento y obtención de datos. Las aplicaciones son programas que se puede descargar mediante internet, en muchas ocasiones de forma gratuita, para ser utilizados en esa diversidad de ámbitos.

Es precisamente en esta modalidad del tipo aplicación que el mercado internacional ha desarrollado programas para facilitar la comunicación interpersonal y el intercambio de datos, de esta forma se encuentran en vigencia sistemas como Viber, Skype y, tal vez el más difundido últimamente, WhatsApp, que son una especie de reemplazo de las líneas telefónicas para celular, pero que necesitan de una conexión a internet para funcionar.

Debido al éxito de esta última aplicación ha surgido una especie de preocupación sobre si se trata de un sistema que perjudica a las empresas telefónicas como una competencia desleal, sin embargo, las aclaraciones han sido más o menos desde una posición tranquila de estas compañías cuando se había especulado que la Autoridad de Regulación y Fiscalización de Telecomunicaciones y Transportes (att) debía regular este tipo de comunicación que emula una telefonía celular a costos mucho menores. En todo caso, las compañías telefónicas continúan percibiendo ingresos, aunque estos sean por la venta de internet a los usuarios.

Por otra parte, aunque en ciertos países algunas aplicaciones fueron bloqueadas hasta ilegalmente por la falta de normativa, en el nuestro se descarta la posibilidad de regulaciones y parece ser una nueva forma de mayor y mejor acceso a la comunicación, de este modo, la Empresa Nacional de Telecomunicaciones (Entel) se encuentra promoviendo un sistema tipo aplicación llamado VOZip, similar a esos de procedencia extranjera que, además de las llamadas a celular, permite salidas a teléfonos fijos e internacionales y ofrece la garantía de estar registrado en la att. Este desafío para ampliar la comunicación es saludable y es una forma de abaratar el ejercicio de este derecho humano de primera generación.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia