La Gaceta Jurídica

  • La Gaceta Jurídica

Asamblea Legislativa Departamental

…no existe un debate profundo sobre el rol y los retos de las autonomías departamentales y, en el caso de las leyes departamentales aprobadas hasta la fecha, son resultado de la falta de comprensión del rol vital de las autonomías en la nueva configuración del poder político en Bolivia.

La Gaceta Jurídica / Henry A. Pinto Dávalos

00:00 / 10 de enero de 2012

El Presidente de la Asamblea Legislativa Departamental de Cochabamba, Freddy Illanes, informó que durante la gestión 2011, se sancionó 55 leyes departamentales, de las cuales el 70 por ciento, aproximadamente, responde a temas administrativos como la reformulación de presupuestos, el cambio de partidas o ítems, solo por citar algunos ejemplos; hecho que si bien constituye un primer avance en la consolidación de los gobiernos autónomos departamentales, empero, el trabajo del legislativo departamental resta un mucho del óptimo deseable.

Justamente por ello, el mismo presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Evo Morales (La Razón, 28/12/11, A5), afirmó que hasta la fecha presente, “los asambleístas departamentales han sido (solo) un gasto para el gobierno departamental”

En efecto, un primer elemento que nos debe llamar la atención sobre las leyes aprobadas, radica no tanto en su cantidad –que de hecho puede ser destacable–, sino, principalmente, en dos factores que considero vitales en el devenir de este trabajo: por un lado, en la necesidad de reorientar el rol de la asamblea legislativa departamental, asignándole mayor debate y una mayor profundidad en los temas que se debaten y sancionan, puesto que, hasta la fecha, da la impresión de que los asambleístas departamentales solo se han dedicado a “canalizar” la gestión del Gobernador, convirtiéndose en una especie de apéndice de aquel, cuando en los hechos, las asambleas legislativas departamentales deberían estar debatiendo leyes vitales para el desarrollo y el bienestar de la región, sin enfrascarse en temas burocráticos que dicen poco de su labor e importancia.

Por otro lado, considero vital apuntar que el segundo elemento que constituye un reto pendiente de la actual gestión legislativa departamental radica en la necesidad de publicar, difundir y socializar, de modo transparente, accesible y económico, todas las leyes departamentales que se vienen aprobando, puesto que, si bien en el caso de Cochabamba, se han aprobado 55 leyes, sin embargo, ellas son de desconocimiento absoluto de la mayoría de la población que en muchos casos, recién se está dando por enterada de la existencia de un órgano legislativo departamental con más de medio centenar de leyes aprobadas, hecho que exige asumir decisiones internas al interior de este órgano deliberativo y evitar que, con el tiempo, pierda el rol protagónico que debe tener dentro el nuevo sistema autonómico y se consolide como solo un gasto innecesario para el erario nacional.

Esta situación, sin embargo, no constituye un hecho aislado ni tampoco excepcional, puesto en que sus pares de otras latitudes, por ejemplo las asambleas de Santa Cruz, Beni o La Paz, sucede exactamente lo mismo: no existe un debate profundo sobre el rol y los retos de las autonomías departamentales y, en el caso de las leyes departamentales aprobadas hasta la fecha, son resultado de la falta de comprensión del rol vital de las autonomías en la nueva configuración del poder político en Bolivia, debiendo reencauzarse esta orientación “burocrática” hacia una verdadera vocación legislativa, capaz de promover el debate, la identidad y el desarrollo regional, de modo tal que las asambleas legislativas sean el epicentro de  la construcción de la cosa pública, en este caso, departamental.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia