La Gaceta Jurídica

La Asamblea cumple siempre la excepción

Realidades jurídicas

Gabriel Peláez G.

00:00 / 07 de febrero de 2014

El pasado 22 de enero no ha sido solamente un día feriado añadido a los muchos que existen en este país. Respecto del contenido de la nueva Constitución Política del Estado (cpe) nos interesa destacar, al menos, dos elementos.

Uno, el referido a la inauguración de labores anuales de la Asamblea Legislativa Plurinacional y, el otro, que tiene que ver con la presentación del discurso-informe de las labores del último año por parte del Presidente del Estado.

Y es que ambos hechos se encuentran normados en ese texto constitucional y a él deben, obviamente, regirse.

En relación a la primera temática que hemos apuntado, el artículo 155 de la cpe afirma: “La Asamblea Legislativa Plurinacional inaugurará sus sesiones EL 6 DE AGOSTO EN LA CAPITAL DE BOLIVIA, SALVO CONVOCATORIA EXPRESA DE SU PRESIDENTA O PRESIDENTE”.

El artículo 6 de la misma cpe señala en forma expresa que “Sucre es la Capital de Bolivia”.

La Asamblea Legislativa Plurina- cional ha dejado de reunirse, así sea para inaugurar sus sesiones, en la ciudad de Sucre. Todas sus sesiones se realizan en la ciudad de La Paz.

El artículo que hemos citado evidentemente no cierra la posibilidad de que eso ocurra, al decir salvo convocatoria “expresa” (para que se reúna en otra parte que no sea Sucre. En los hechos, la Asamblea da por sentado que se ve a reunir en La Paz y ni siquiera se toma el trabajo de establecer este detalle en forma expresa, o sea, mediante la pertinente Resolución.

La conclusión, por lo tanto, es que la Asamblea acaba permanentemente por cumplir la excepción y jamás la regla constitucional.

El artículo 46 (II) de la Constitución abrogada, recogiendo un esquema todavía anterior, establecía el mismo esquema. Sólo se añadía que si a juicio del Poder Ejecutivo “conviniese que el Congreso no se reúna en la Capital de la República podrá expedir la Convocatoria señalando otro lugar”.

En los hechos, siempre se consideró que no era “conveniente” que el Congreso, actual Asamblea Legislativa, se reuniese en Sucre, sino en La Paz, convirtiendo este detalle en repetitivo y, por tanto, “normal”.

Preguntamos, entonces, ¿para qué mantener una práctica que nunca se cumple?, ¿por qué engañarnos y engañar a los ciudadanos?

Sin embargo, planteamos la interrogante de ¿cuál es la postura de las autoridades de Chuquisaca? Porque a la hora en que este tema aparece todos los años, sólo se advierte un total silencio, incluyendo a sus asambleístas nacionales, desde luego. Para todos ellos el tema no existe.

En cuanto al otro detalle, el discurso-informe del Presidente del Estado Plurinacional, comenzamos indicando que aquel hecho está considerado como una de las atribuciones del Primer Mandatario.

En efecto, el artículo 172 de la cpe en su inciso 12 apunta: “Presentar anualmente a la Asamblea Legislativa Plurinacional el INFORME ESCRITO ACERCA DEL CURSO Y ESTADO DE LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA, durante la gestión anual, acompañado de las memorias ministeriales”.

Habrá que dejar en claro dos detalles: los incisos 10 y 11 del mismo artículo citado de la cpe se refieren en forma separada a la presentación, por una parte, del Plan de Desarrollo Económico y Social y, por otra, del Proyecto del Presupuesto General del Estado para la siguiente gestión, en ese caso, dentro de las “treinta primeras sesiones de la Asamblea”.

Lo apuntamos porque en el texto del último discurso-informe del Presidente de Estado, en variados casos, ha resultado bastante difícil separar una cosa de la otra, o sea, en definitiva, hablar sólo de discurso-informe del último año de gestión. Recordamos que este comenzó con la presentación de “recortes periodísticos” de años pasados para reformar la crítica a gobiernos y gobernantes pasados. Este es un tema, por supuesto, ajeno al “informe” de labores.

Como acabamos de ver, la Constitución y ningún texto legal reglamentario de la misma (que en este caso ni siquiera existe) hacen alguna referencia a detalles como el tiempo mínimo y/o máximo del jefe de Estado para cumplir su objetivo-obligación. Por lo tanto, aquí no hay márgenes y las opciones sobran. 

Las casi cinco horas del último informe presidencial a muchos nos han parecido excesivas. No porque –lo reiteramos– se hubiese rebasado algún límite que existe, sino porque pensamos que en este campo, como en otros similares, tiene que haber detalles razonables de cumplimiento.

El presidente señalaba que, si se trata de informar en detalle de la gestión presidencial de un año, él requeriría, al menos, del doble de tiempo. Pudiera ser que así fuese, pero ni es lógico ni es necesario. El ciudadano en general no es propenso a este tipo de actuaciones a las que pone atención bastante obligado, por sus funciones o por las circunstancias. Pero, después de unas horas, deja de poner atención. No pidamos peras al olmo.

Por otra parte, pensamos que hay otro detalle que desde luego vale para éste y todos los informes que vendrían y casos parecidos. El ciudadano ya sabe, más o menos, el ritmo y al alcance del informe, es decir, pintar un cuadro ideal, mostrarnos una especie de país de la fantasía donde todo es bueno e ideal. La Bolivia de las mil maravillas.

Por eso queremos terminar este trabajo reiterando una reflexión muy atinada que formulara en Radio Panamericana el Rector de la umsa: Me preguntó si, según datos oficiales, cerca de 600 mil bolivianos se han ido del país en los últimos diez años (8 de los cuales correspondieron al actual Gobierno), ¿habrá sido porque el país estaba de maravilla?

Es abogado, ensayista y analista de la constitucionalidad

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia