La Gaceta Jurídica

Aspectos del “día del peatón”

Bolivia se caracteriza por su parque automotor mantenido de manera negligente, lo que también debería ser objeto de una legislación apropiada, pues la que existe aún no garantiza el cambio de la situación. De manera anual, instancias policiales realizan la “inspección técnica vehicular”...

Editorial

00:00 / 09 de septiembre de 2014

El Día Nacional del Peatón y del Ciclista, establecido por la Ley 150 de 11 de julio de 2011,  ha sido cumplido este 2014 por cuarto año consecutivo con el objetivo de posibilitar a la Madre Tierra un descanso de la contaminación que provocan los vehículos motorizados de toda índole, que en gran porcentaje funcionan en condiciones no completamente adecuadas, debido principalmente a que los conductores y/o propietarios no tienen la costumbre de hacer mantenimiento permanente que, además de evitar la polución, ayudaría a la seguridad de tránsito en las calles y carreteras.

En términos generales, la medida es un importante paso a favor del medio ambiente y ha demostrado resultados destacables, por ejemplo, el año pasado, según la Dirección de Gestión Ambiental del Gobierno Autónomo Municipal de La Paz, se detectó que la emisión atmosférica con el monóxido de carbono y con el dióxido de nitrógeno decreció en 84 y 71 por ciento, respectivamente, en el Día del Peatón celebrado el 1 de septiembre de 2013. Asimismo, de la experiencia de la gestión 2014 se tiene como datos preliminares de la misma instancia que el pasado domingo se logró una reducción de más del 64,8 por ciento en la emisión de dióxido de carbono y que la contaminación acústica bajó considerablemente en diferentes puntos de la urbe en comparación con los índices de días anteriores.

Es indudable que la reducción de contaminación en las apenas nueve horas de prohibición para la circulación de motorizados es considerable, además que se convierte en un pequeño respiro para la naturaleza y, como consecuencia positiva, para la salud humana. De igual forma, la iniciativa se convierte en una oportunidad para la práctica de actividades como el ciclismo, la caminata y otras que no se puede efectuar en otros momentos en las ciudades nuestras, plagadas de conductores inconscientes y que ignoran el respeto a los peatones y a las normas de tránsito.

Causa indignación que en ciudades tan pequeñas como las nacionales, incluso las del eje central, se pueda constatar tanto desorden, indolencia e irresponsabilidad de conductores particulares y de servicio público. Si bien la contaminación se redujo en esas horas que lisonjean a los peatones, las autoridades beberían hacer énfasis en el cumplimiento de la Ley 1333 de Medio Ambiente y promover la protección ambiental a partir del control de los motorizados para reducir emisiones por más tiempo.

Acotando a esta situación que justificó la promulgación de esa norma, se debe tomar en cuenta que Bolivia se caracteriza por su parque automotor mantenido de manera negligente, lo que también debería ser objeto de una legislación apropiada, pues la que existe aún no garantiza el cambio de la situación. De manera anual, instancias policiales realizan la “inspección técnica vehicular”, que más que un buen control se ha convertido en un negociado de rosetas.

Habida cuenta de ello, un esfuerzo notable, pero que no termina de concretarse, es el iniciado por la Alcaldía de La Paz que tiene en ciernes un sistema de control computarizado de vehículos, lo que llevará a otro aporte para que la contaminación no siga afectando a nuestro entorno y la seguridad sea mayor. Controlando de manera eficaz que los vehículos sean menos contaminantes se aportará más a lo que logran las horas denominadas “el día del peatón”.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia