La Gaceta Jurídica

  • La Gaceta Jurídica

Bloqueo del transporte

Las soluciones deben ser urgentes y los mismos choferes tendrán que racionalizar la situación y arrimarse a un esquema nuevo esbozado en la nueva Ley de Transportes, consensuada con los mismos dirigentes, habida cuenta de que la función policial se ha diluido en la inefectividad y cohecho…

La Gaceta Jurídica

00:00 / 17 de enero de 2012

Estos días el Municipio de La Paz se encuentra amenazado por uno de los sectores más reacios a las transformaciones que exigen las ciudades, se trata de los transportistas, quienes, lejos de aportar a mejorar el servicio y las condiciones de su labor, han decidido intimar al gobierno municipal en protesta y oposición a las intenciones de creación de la Autoridad Municipal de Transporte y Tránsito (amtt), que estaría facultada para el control de las prestaciones de transporte y la sanción a los conductores.

Los choferes consideran que estas atribuciones son un abuso pues las consideran sanciones paralelas a las que imparte el Organismo Operativo de Tránsito (oot) y exigen que este mecanismo sea levantado para que todo quede como estaba. En este sentido, se debe considerar que el problema del transporte, como extensión visible de la comprensión de los agremiados, es materia pendiente en el país, pues las modalidades existentes para el traslado de pasajeros y carga se encuentran en uno de los niveles más bajos de calidad. Así, es criticable que los responsables de esto, autoridades nacionales y municipales y transportistas, no alcancen acuerdos para revertir la situación.

Pero, ¿qué está en el fondo del tema?, primero, es menester ponderar las pocas, pero significativas ocasiones en las que los representantes ediles o estatales han intentado cambiar la mentalidad y mejorar el tráfico, urbano y carretero con educación, señalización y hasta sanciones. Segundo, estos empeños han tropezado con reticencias y falta de voluntad de peatones, pasajeros y choferes, quienes han decidido seguir viviendo en la incomodidad, desorden, ruido y abusos. Los peatones lo hacen por la desidia que significa obedecer las señales de tránsito y las normas, mientras que los pasajeros (que son los mismos sujetos) lo hacen por encontrarse presos de la voluntad y caprichos de los transportistas. Tercero, estos últimos viven al modo competitivo irracional, pretendiendo que su actitud asegura ingresos, lo que implica desconocer reglas básicas del transporte, señalización vial, semáforos y todo tipo de respeto.

Con otros factores, se podrá encontrar que los vehículos se han convertido en peligrosos artefactos sueltos por las calles y caminos, debido a que tampoco existe observancia por determinaciones y consejos para practicar revisiones regulares, mantenimiento mecánico periódico y limpieza esencial. Todo esto se ha convertido en un conjunto de elementos que parecen justificarse en el precio de los pasajes, que nunca han resultado suficientes para los dirigentes del transporte, pese a que son equivalentes al servicio.

Con muestreos de diferente índole y procedencia, es fácil saber que la población no tiene el menor aprecio por el servicio del transporte, pero lo aguanta como un mal necesario, pues se encuentra atrapada por la necesidad. Al mismo tiempo, es de temer la organización existente en el gremio, la cual se traduce en acciones hasta violentas y represalia contra los usuarios en cualquier momento.

Las soluciones deben ser urgentes y los mismos choferes tendrán que racionalizar la situación y arrimarse a un esquema nuevo esbozado en la nueva Ley de Transportes, consensuada con los mismos dirigentes, habida cuenta de que la función policial se ha diluido en la inefectividad y cohecho, por lo que las amtt puede ser un mecanismo adecuado en el país.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia