La Gaceta Jurídica

Bolivia en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU

Apunte legal

Alan E. Vargas Lima

00:00 / 04 de noviembre de 2014

Recientemente se ha difundido la noticia de que la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (onu) ha elegido a Bolivia (con 144 votos) para formar parte del Consejo de Derechos Humanos de este organismo internacional, junto a El Salvador y Paraguay y en reemplazo de Chile, Costa Rica y Perú, que ya cumplieron su mandato de tres años.

En su oportunidad, la Cancillería del Estado Plurinacional, a través de un comunicado, señaló que en “una jornada histórica” Bolivia fue designada integrante del Consejo, lo que significaría que más de dos terceras partes de los miembros de las Naciones Unidas apoyaron a Bolivia.

La elección de Bolivia “significa un reconocimiento internacional del compromiso del país con los derechos humanos a partir de la constitucionalización de los mismos y el trabajo activo para incluirlos en todos los ámbitos internacionales y regionales”, según señala el Ministerio de Relaciones Exteriores en su comunicado.

Claro que esto pareciera magnificar en demasía esta elección, cuando en el país todavía existen muchos casos de violaciones de derechos humanos pendientes de resolver, principalmente por la falta de colaboración en las investigaciones por parte de quienes, en ese momento, se encontraban en situación de autoridad. Sin embargo, me parece importante indagar un poco acerca de la naturaleza de esta instancia internacional.

Se debe considerar que el Consejo de Derechos Humanos (1) de la Organización de las Naciones Unidas es un organismo creado el 15 de marzo de 2006, en votación de la Asamblea General con voto en contra de Estados Unidos, Israel, Palaos y las Islas Marshall y la abstención de Bielorrusia, Irán y Venezuela.

Este organismo sustituye a la Comisión de Derechos Humanos, “ya que éste, muy a menudo, fue criticado por incluir miembros que ni siquiera podían defender a sus propios pueblos contra violaciones de los derechos humanos de sus propios gobiernos” (2).

En otras palabras, el Consejo de Derechos Humanos es el principal órgano de las Naciones Unidas en la promoción y protección de los derechos fundamentales. La Asamblea General lo creó en esa fecha para reemplazar a la Comisión de Derechos Humanos, establecida 60 años antes, y continuar su labor.

El Consejo, básicamente, proporciona orientación sobre políticas, examina los problemas que surgen en el ámbito de los derechos humanos, elabora nuevas normas internacionales y vela por su cumplimiento en todo el mundo. Asimismo, puede evaluar la situación de los derechos humanos en cualquier lugar del mundo y estudiar los datos presentados por los Estados, las ong y otras fuentes.

Los Estados elegidos deben aplicar las normas más estrictas sobre la promoción y protección de los derechos humanos y cooperar plenamente con el Consejo, debiendo, además, someterse al procedimiento de Examen Periódico Universal  (epu) (3) durante su mandato, lo que garantiza que ellos mismos respetan las normas que deben hacer cumplir.

En consecuencia, la Asamblea, por mayoría de dos tercios de los miembros presentes y votantes, puede suspender los derechos inherentes a formar parte del Consejo de todo miembro que cometa violaciones graves y sistemáticas de los derechos humanos.

El Consejo puede ser convocado en todo momento para examinar las crisis relacionadas con los derechos humanos, celebrando como mínimo tres periodos de sesiones al año con duración de al menos diez semanas y, asimismo, celebrar una sesión extraordinaria en cualquier momento, si lo solicita uno de sus miembro con el apoyo de un tercio de ellos mismos).

El Consejo asume varios mandatos de la antigua Comisión, en especial las funciones y atribuciones del régimen de procedimientos especiales y de los grupos de trabajo temáticos, de la Subcomisión de la Promoción y Protección de los Derechos Humanos y el mecanismo formal de denuncia.

Los Estados y las ong exponen al Consejo sus puntos de vista sobre las situaciones que consideran preocupantes y los gobiernos correspondientes ejercen, a menudo, su derecho de respuesta. El Consejo puede designar a grupos de investigación o a expertos, organizar visitas sobre el terreno, ponerse en contacto con los gobiernos correspondientes, proponer su colaboración y condenar las violaciones.

Si considera que la gravedad de la situación lo justifica, el Consejo puede ordenar que se inicie una investigación de la cual se encargaría un grupo de expertos independientes (grupo de trabajo) o un especialista (relator especial). El Consejo se basa en las conclusiones de los expertos y se dirige al gobierno correspondiente para instarle a realizar cambios (4).

Entonces, definitivamente es muy seria la responsabilidad asumida por el país en el Consejo de Derechos Humanos, como una de las instancias internacionales más reconocidas para la promoción y vigencia de los derechos humanos en el mundo, lo que obliga a cada uno de sus miembros, y en especial a Bolivia, a asumir acciones concretas y efectivas para dar ejemplo de su vocación de respeto a los derechos, no con discursos, sino con acciones inmediatas encaminadas a superar definitivamente la situación de impunidad en que se encuentran los casos de violaciones de derechos humanos, a través de su reparación efectiva.

Notas

1. El Consejo está formado por 47 Estados elegidos por mayoría absoluta en la Asamblea General. Los asientos se distribuyen entre los grupos regionales de las Naciones Unidas como sigue: 13 por África, 13 por Asia, 8 por América Latina y el Caribe, 7 por Europa occidental y otros grupos y 6 por Europa oriental. Permanecen en sus funciones por tres años, pudiendo ser reelectos hasta por dos periodos consecutivos. Estos podrán ser suspendidos, una vez electos, si cometen abusos sistemáticos a los derechos humanos. El Consejo se reunirá periódicamente durante todo el año.

2. Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Consejo_de_Derechos_Humanos_de_las_Naciones_Unidas. Esta deficiencia no parece haberse superado dado que en Bolivia --a pesar de que forma parte del Consejo--, ciertamente existen muchos casos de violaciones de derechos humanos que hasta ahora se mantienen en la impunidad, comenzando por la represión a miembros de pueblos indígenas del Tipnis, en la localidad de Chaparina, cuyas investigaciones aún no han identificado a los directos responsables de ordenar dicha represión ilegítima frente a una marcha pacífica; además de los casos Terrorismo (por intento de separatismo) y El Porvenir (matanza de al menos 13 campesinos en Pando).

3. El Examen Periódico Universal (EPU), creado mediante la resolución 60/251 de la Asamblea General de Naciones Unidas, es un proceso único que incluye un examen de los récords de derechos humanos de los 193 Estados miembros de Naciones Unidas, una vez cada cuatro años. Es un proceso dirigido por los Estados, con el auspicio del Consejo de Derechos Humanos, que brinda la oportunidad a cada país de declarar qué acciones han tomado para mejorar la situación de los derechos humanos en sus países, así como cumplir con sus obligaciones en esta materia. El EPU está diseñado para asegurar un tratamiento igualitario a cada nación para evaluar la situación de los derechos humanos. (Fuente: http://www.cinu.mx/temas/derechos-humanos/bq-el-consejo-sera-responsable/).

4. Fuente: http://www.un.org/es/rights/overview/hrcouncil.shtml

Es abogado maestrante en Derecho Constitucional (UMSA) y responsable del blog jurídico Tren Fugitivo Boliviano: http://alanvargas4784.blogspot.com

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia