La Gaceta Jurídica

Breve reseña del Derecho laboral

El trabajo del esclavo, que tenía un carácter abiertamente bajo coerción, se aplicaba en gran escala en los latifundios y la producción artesanal.

Foto: wikimedia.org

Foto: wikimedia.org

legislacion1-isoautn.blogspot.com

00:00 / 27 de septiembre de 2015

Modo esclavista de producción

Fue el primer modo de producción basado en la explotación que aparece en la historia; surgió por descomposición del régimen de la comunidad primitiva. El modo esclavista de producción alcanzó su máximo desarrollo en la Grecia antigua y, sobre todo, en la Roma clásica. No todos los pueblos, sin embargo, han pasado por ese modo de producción en su desenvolvimiento histórico.

En el régimen esclavista, las relaciones de producción estaban basadas en la propiedad sobre los medios de producción y sobre los esclavos considerados “instrumentos parlantes” sin derecho alguno y sujetos a explotación cruel. El trabajo del esclavo, que tenía un carácter abiertamente bajo coerción, se aplicaba en gran escala en los latifundios y la producción artesanal.

En esta sociedad, al lado de las clases fundamentales existían campesinos libres, artesanos y mercaderes. Los contingentes de esclavos se nutrían, sobre todo, con las guerras y, parcialmente, con los campesinos y artesanos que se arruinaban. En lo fundamental, la economía presentaba un carácter cerrado, natural, pero aumentó la división del trabajo y el cambio, ello dio origen a la producción mercantil.

La explotación de una importante masa de esclavos creaba el plusproducto, lo cual permitió a la capa alta esclavista liberarse del trabajo físico en la producción material –trabajo que empezó a ser considerado como ocupación indigna de un hombre libre– y a dedicarse al gobierno, a la política, a la ciencia y al arte.

Surgió de este modo la oposición entre el trabajo físico y el trabajo intelectual y nació la oposición entre la ciudad y el campo. El modo esclavista de producción era progresivo en comparación con el régimen de la comunidad primitiva, dado que la esclavitud hacia posible un mayor desarrollo de la producción. Sin embargo, con el tiempo el régimen esclavista se convirtió en un freno para el desarrollo de la sociedad.

Los esclavos no estaban interesados por el resultado de su labor. Bajo la esclavitud se empleaba solo instrumentos primitivos y la productividad del trabajo seguía siendo baja. Se explotaba a los esclavos de manera tan cruel que su vida era corta y las fuentes que permitían completar los efectivos necesarios se agotaron.

El régimen esclavista entró en periodo de crisis. Lo cuarteaban las sublevaciones de esclavos y la lucha de campesinos libres contra los dueños de esclavos. El hundimiento del modo esclavista de producción se aceleró debido a los ataques desde el exterior y su puesto fue ocupado por el modo feudal de producción.

Antecedentes del Derecho laboral durante la Edad Media

Tras la caída del Imperio Romano, esta cultura laboral tan denigrante para el ser humano pasó a ser ocultada y escondida sin acceso al pueblo. Las nuevas generaciones crecieron en un ambiente donde el trabajo, aparte de necesario, comenzó a ser considerado un bien social, una forma de sustento casi única y obligatoria... Lo que todos conocemos hoy en día.

Entre los señores feudales y la Iglesia Católica se repartían todo el trabajo y no me refiero al sudor de su frente, sino con el sudor del de enfrente.

De forma intermedia entre los que cobran y los que trabajan aparecían tímidamente las actividades artesanales. Estos autónomos medievales se movían en la frágil frontera entre ambos bandos, siempre con el miedo a parecer demasiado rico o demasiado pobre y desencajarse del puzle (rompecabezas). En esta situación, es del todo impensable la formación de posibles sindicatos o de algún tipo de Derecho laboral.

Fue al final de la Edad Media cuando surgió, gracias a la Revolución Industrial, una nueva ideología que dijo que la riqueza no se centra exclusivamente en tener o no propiedades de tierra. La Revolución Industrial enseñó que la riqueza no solo se obtiene por nacer en una familia noble, que en cualquier parte hay oportunidades de crecer, que las necesidades humanas pueden ser satisfechas y, gracias a ello, uno puede enriquecerse. Nació el concepto del “consumo”. Todo esto nos resulta demasiado familiar como para no darnos cuenta de que la humanidad comenzaba a entrar en lo que, posteriormente, se denominó Edad Moderna.

Antecedentes del Derecho laboral durante la Edad Moderna

Durante la Edad Moderna nos vamos a hechos históricos como el descubrimiento de América, la fiebre del oro, la inflación, el cohecho, la corrupción...., estos términos, seguro estamos todos de acuerdo, son términos modernos. En ese periodo surgieron las grandes fábricas, grandes mercados y la nueva maquinaria que, a la vez, fomentó nuevos sistemas de producción y nuevas necesidades sociales. Nació la gran competencia.

En 1791 el poder político comenzó a perder fuerza a favor de los trabajadores, en Francia apareció la llamada “Le chatelier” que concede a los trabajadores el derecho a asociarse y a formar corporaciones sin riesgo a ser encarcelados o vejados.

Posteriormente, con el inicio de la Revolución Francesa, la vieja Europa inició un viaje que ya no podría volver atrás, desaparecieron las antiguas leyes de trabajo dejando paso a un fresco aire de liberalismo y comunismo. Y, por fin, allá por 1848, se creó el Manifiesto Comunista con el Derecho del trabajo, que es el antecedente oficial de lo que hoy conocemos como el Derecho laboral moderno.

Evolución histórica del trabajo

El Derecho del trabajo no es muy antiguo, pero el trabajo existe desde que el ser humano ocupó el mundo e, incluso, en la Biblia se habla de él, específicamente en el libro del Génesis, pero como castigo. No era una norma jurídica, sino una manera de disciplinar a nuestros primeros padres por desobediencias a Dios, eso hizo que naciera el trabajo como un castigo y, en realidad, no existía legislación sobre la actividad laboral, no se sabía lo que significaba pacto entre trabajador y empleador.

Roma Clásica

En ella se consideraba que el trabajo no era para las personas, sino para los animales y las cosas, dentro de las cuales se encontraban ciertas categorías de la especie humana que tenían condición de esclavo. El trabajo era en esos tiempos denigrante y despreciativo, la condición de esclavo en Roma se adquiría, por ejemplo, por el hecho de perder una guerra, así el ganador de la misma tenía dos opciones, matar o no al perdedor.

Si lo mataba, allí quedaba todo, pero en el caso que decidiera no hacerlo la persona pasaba a ser de su propiedad; pero, como el hecho de mantenerlo le ocasionaba un costo, esos gastos debían reintegrarse de alguna manera, por ello el perdonado debía trabajar para el perdonador como su esclavo. No existía en Roma el derecho al trabajo en el sentido técnico de la expresión, por lo tanto, no era regulado, no había Derecho del trabajo.

En muchos casos las personas que desarrollaban estas actividades no eran ciudadanos romanos, por eso no eran sujetos a una relación de trabajo, además, ellos no eran retribuidos por prestar esa actividad, solo se le reconocía ciertos honores públicos, de allí viene la idea de lo que conocemos hoy en día como defensor Ad-Litem, con una carta Ad honorem y, lógicamente, la expresión honorario.

Edad Media

Efectivamente comenzó con la caída del Imperio Romano; con la invasión, los monjes católicos romanos escondieron toda la información y los conocimientos, por lo tanto, eran los únicos que tenían acceso a la cultura; hubo una época en que no pasó nada, el hombre se dedico a pasar el tiempo, no progresó la ciencia ni la cultura. Cuando los monjes comenzaron a mostrar la cultura surgió una nueva concepción de trabajo, ya no es considerado como denigrante peyorativo para el esclavo. Surgió una nueva concepción moral de trabajo, llegando a la concepción de la cualidad humana, esto gracias a una expresión salida de los monasterios portugueses “El ocio es el enemigo del alma”.

También existían otras personas que realizaban otras actividades artesanales o profesionales liberales que eran, realmente, el sustento de esos dos entes de poder porque eran definitivamente los que trabajaban; este sector minoritario creó organismos de defensa contra el poder omnipotente de los señores feudales y de la Iglesia.

Así surgieron las corporaciones, agrupaciones que tienen la exclusividad de una actividad laboral lo que hace que los señores feudales les reconozcan su existencia y les den valor. Estas corporaciones, en su estructura jerárquica tenían al maestro y oficiales y ayudantes (asistentes del maestro en el comienzo del oficio o arte que desarrollaban).

El poder de la Iglesia Católica

El maestro no era superior en cuanto al desarrollo de la actividad, pudiéndose comparar con los aprendices; el maestro era un patrono que en sentido etimológico significaba padre del oficio que desarrollaba, pero había concepción de jefe y subordinado, tal como lo conocemos hoy. Al final de la Edad Media hubo un cambio en la concepción económica, se dejó de pensar que el poder económico se demuestra con el atesoramiento de tierra y surgió en Europa una concepción liberal en donde el poder se muestra cuando se detecta bienes e inmuebles (muebles y piedras preciosas), que era lo más sencillo para acceder.

Esto trajo como consecuencia una clase consumista y la necesidad de producir más de un bien,no era rentable producir artesanalmente, así se produjo el hecho socioeconómico llamado Revolución Industrial.

Edad Moderna

El descubrimiento de América dio lugar a la extracción masiva de oro y piedras preciosas de este continente para ser transportados a Europa, lo cual trajo como consecuencia una de las primeras medidas inflacionarias de la historia de la humanidad; surgió una nueva clase social, la burguesía, que obtuvo poder político mediante la corrupción, el atesoramiento de dinero, así cambió la concepción moral del trabajo (que en la Edad Media estaba representada por corporaciones).

Los maestros se cambiaron a patronos y reconocieron a los aprendices como trabajadores, el taller cambió a fábrica y el precio justo al de mercado y con el precio del mercado se consiguió el salario; apareció la necesidad de la producción en serie y las máquinas como medios o formas de producir y a la par la competencia entre productores y los riesgos que debe asumir el patrono.

Edad Contemporánea

Se inició con la Revolución Francesa, 1789, las consecuencias más importante fueron la concesión política, surgió el concepto de Estado organizado; luego apareció la concepción comunista de que los medios de producción deben ser de las personas, no de las que las poseen, sino de las que la hacen producir.

Con el Manifiesto Comunista habían nacido normas propias que no se podían encuadrar en ninguna de las ramas del Derecho, por lo que se hizo necesario crear una rama nueva, el Derecho al Trabajo.

El Derecho del Trabajo en América

Para 1900 la legislación americana se dibujó con mayor avance con respecto a la europea en cuanto se refiere al trabajo y a los empleados. Las leyes europeas estaban dirigidas a la protección del trabajo manual, predominante en las grandes industrias de la época.

La legislación tutelar del trabajo en América se adelantó a los países de Europa al extender sus reglas a los empleados de las empresas particulares. Por ejemplo, Bolivia, por ley de 21-11-1924, reglamentó el trabajo de los empleados de comercio y otras industrias; Brasil y Chile con las leyes de 24-12-25 y 17-10-25, respectivamente. Los códigos de trabajo de Estados de México (Chihuahua, Puebla, Michoacán, Veracruz); Panamá, con su ley de 1914, y Perú, con la de 7-2-24, reglamentaron el Contrato de Trabajo de los empleados de Comercio.

*    Es parte de la Universidad Central de Las Villas. Santa Clara, Cuba.

Tomado de: scielo.org.ve

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia