La Gaceta Jurídica

  • La Gaceta Jurídica
  • CNS

CNS y desafiliación

La Caja necesita de edificios y elementos para funcionar bien, pero también requiere de personal que sea eficiente y formado con sensibilidad y capacidad de empatía. Sin estos requisitos cualquier modernización, remodelación o instalación será inservible.

Editorial

00:00 / 24 de octubre de 2014

Con el proceso de desafiliación de sus trabajadores hasta hoy asegurados en la Caja Nacional de Salud (cns), el Ministerio de Salud es la tercera cartera de Estado que se encuentra en este trámite. Primero fue el Ministerio de Economía y Finanzas Públicas que “desafilió” de la aseguradora a sus empleados en 2011, luego de cumplir gestiones para ello en el Instituto Nacional de Seguros de Salud (Inases). Posteriormente, en agosto de este año hizo su solicitud con la misma intención el Ministerio de Medio Ambiente y Agua, cuyo propósito es todavía analizado por Inases.

Según datos de esta entidad proporcionados al matutino La Razón, la Alcaldía de Cochabamba también se encuentra en este procedimiento, mientras que, por lo menos, otras 60 instituciones han demandado su cesación como beneficiarios de la cns. El principal argumento para la determinación de esas entidades es el mal servicio que se presta en el organismo asegurador, lo que también se conoce públicamente de boca de asegurados y aseguradas en todo el país.

De acuerdo a la publicación, este acontecimiento no ha preocupado mucho en lo económico en el ente de atención de salud, pues el gerente de Servicios, Freddy Vilaseca, habría declarado que la salida de estos beneficiarios no repercute en los ingresos, pero que se trata de una acción que llama a la reflexión al interior de la cns, por lo que su reestructuración deberá avanzar.

En este sentido, tomando en cuenta que uno de los fines y funciones esenciales del Estado (artículo 9.5) es “garantizar el acceso de las personas a la educación, a la salud y al trabajo”, es importante que se analice más seriamente lo que ocurre en la Caja, debido a que su forma de atención no solo se debe a la insuficiencia de infraestructura, la falta de equipos y la carencia de suministros y medicamentos, sino que se trata también de la falta de consideración y el bajo nivel de formación en relaciones humanas de su personal en todos los niveles y reparticiones.

Si las condiciones físicas y materiales de la institución fueran adecuadas, no serviría de nada si los médicos continúan perdiendo tiempo sin atender a sus pacientes a la hora determinada, tampoco serviría si las enfermeras siguen con su charla mientras las personas hacen fila o que otros funcionarios tengan escritorios vacíos mientras que algunos no dan abasto con la asistencia de asegurados. La cns necesita de edificios y elementos para funcionar bien, pero también requiere de personal que sea eficiente y formado con sensibilidad y capacidad de empatía. Sin estos requisitos cualquier modernización, remodelación o instalación será inservible.

Por otra parte, es cierto que la determinación de algunas instituciones para cambiar de seguro de salud es una lección para la entidad criticada, pero este tipo de solución debe ser aplicada con ciertas políticas estatales para que las otras entidades que vayan a cobijar a los trabajadores no colapsen o queden reducidas en sus capacidades, pues si bien varias de éstas tienen un servicio adecuado, sus posibilidades pueden quedar agotadas si no se toma previsiones para su fortalecimiento y desarrollo; además, es fundamental que se proyecte la creación de otras entidades menos centralizadas como lo es la cns.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia