La Gaceta Jurídica

Carretera e infracciones

…queda la necesidad de una efectiva combinación entre controles adecuados y trabajo formativo para alcanzar el raciocinio, además de acciones como una limitación de velocidad máxima mediante recursos mecánicos, es decir que los vehículos sean ajustados en talleres para no superar la aceleración permitida.

Editorial

00:00 / 10 de febrero de 2015

El sistema carretero en Bolivia es aún bastante deficiente, pese a los trabajos de mejora ejecutados en los últimos 20 años, por lo que la construcción de la doble vía La Paz-Oruro, realizada sobre la antigua carretera, es un gran aporte a la interconexión, más aún cuando ha sido efectuada sobre una ruta que ya existía y que necesitaba mejoras como otras del territorio, sin que por esto se deba desarrollar proyectos de este tipo a través de áreas protegidas o ecosistemas sensibles.

De hecho, contar con una carretera de las características de la nueva en el sector altiplánico que una la sede de gobierno con la capital del folklore alivia en gran medida el flujo vehicular en ambas direcciones, debido fundamentalmente a que éstas ya no estarán limitadas a un solo carril. Otro de los argumentos en este sentido es el referido a que disminuirán los hechos de tránsito, por lo menos, en lo que se atribuía a la invasión de franja en sentido contrario.

Asimismo, también hay otras ventajas por este trabajo, por ejemplo, el ahorro de tiempo en el recorrido y la comodidad en materia de señalización y espacios de estacionamiento para emergencias o descanso. Sin embargo, queda la expectativa sobre el comportamiento humano como limitante para que esta abro sea de verdad una de las mejores de los últimos años, pues de nada servirá si continúan existiendo los problemas.

En otras palabras, la vía debe ser mantenida de manera adecuada por las instituciones correspondientes, es decir, el Estado a través de la Administradora Boliviana de Carreteras (abc), para que la carpeta asfáltica no sufra daños y la señalización se mantenga en condiciones de utilidad y visibilidad. Sin embargo, a esto se suma el imprescindible acatamiento de las leyes por parte de los usuarios de la carretera y el control de esta necesidad a cargo de los organismos pertinentes, la Patrulla Caminera in situ y Tránsito en las terminales y trancas.

Este último punto es el fundamental debido a la ausencia de sensibilidad y consideración por parte de los conductores, en especial de los de servicio público, en este caso buses interdepartamentales e interprovinciales, quienes rebasan las velocidades permitidas de manera imprudente y hasta delictiva, si se considera la amenaza en que convierten a sus motorizados.

No otra cosa demuestran los hechos registrados luego de la inauguración de la carretera, por lo que ya no puede calificarse como “accidente” a este tipo de casos. De esta forma, sin conciencia ciudadana, de nada servirán las más modernas carreteras o las más anchas carpetas de asfalto, pues es de suponer que en una vía más amplia los conductores irreflexivos provocarán otras tragedias con la conducción en zigzag o rebasando a otros vehículos de formas no permitidas, entre otras infracciones.

Lo que queda es la necesidad de una buena y efectiva combinación entre controles adecuados y trabajo formativo para que el raciocinio se apodere de las mentes, además de acciones como una limitación de velocidad máxima mediante recursos mecánicos, es decir que los vehículos sean ajustados en talleres para no superar la aceleración permitida. Por otra parte, el estado técnico de estas unidades debe ser verificado por las autoridades y atendido por los dueños y conductores permanentemente.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia