La Gaceta Jurídica

Clases de Estado por las formas de gobierno

El Estado social se ocupa de proteger a los individuos ante las consecuencias sociales del desempleo y de la incapacidad laboral, la jubilación y la enfermedad, todo ello en la medida en que lo estime posible y oportuno.

El balance de la justicia

El balance de la justicia FOTO: infoderechopenal.es

La Razón (Edición Impresa) / Jorge Machicado*

00:00 / 27 de enero de 2016

Las clases de Estado, según las formas de gobierno, son  Estado de bienestar, Estado constitucional, Estado social de derecho, Estado democrático de derecho, Estado con monarquía constitucional y Estado de derecho.

Estado de bienestar (Welfare State, ‘Estado Benefactor’, ‘Estado social’). Es un concepto surgido en la segunda mitad del siglo xx y parte de la premisa de que el gobierno de un Estado debe ejecutar determinadas políticas sociales que garanticen y aseguren el ‘bienestar’ de los ciudadanos en determinados marcos como el de la sanidad, la educación y, en general, todo el espectro posible de seguridad social.

El Estado social se ocupa de proteger a los individuos ante las consecuencias sociales del desempleo y de la incapacidad laboral, la jubilación y la enfermedad, todo ello en la medida en que lo estime posible y oportuno.

Del principio de Estado social emanan las obligaciones, no solo del Estado frente a los individuos, sino también del individuo con la sociedad representada por el Estado. Esto supone para el Estado obligaciones como las de ayuda y protección social y para el individuo el comportamiento social y el pago de las cuotas sociales para la seguridad social (institución compuesta de normas jurídicas, instrumentos y financiamiento estatal regulados por un ordenamiento jurídico para la protección de la salud física, psíquica, social y económica del capital humano, desde que nace hasta que muere, sea extranjero o nacional).

Estado constitucional. De acuerdo con la opinión de Linares Quintana, Estado Constitucional es aquel que se caracteriza por garantizar la libertad como finalidad suprema y última del Estado; por limitar y fiscalizar el poder estatal por medio de su división en razón de la materia y, a veces, del territorio; por la juridicidad o imperio del Derecho; por la soberanía popular o gobierno de la mayoría con la colaboración y fiscalización de la minoría y respetando los derechos de ésta.

Estado social de derecho. Es la organización política de la vida social que tiene la finalidad suprema y última del Estado en el desarrollo económico y social de los individuos.

Estado democrático de derecho. Es la organización política de la vida social que tiene la finalidad suprema y última del Estado en la equidad social a través de distribución de la riqueza de manera equitativa.

Estado de monarquía constitucional. Es la organización política de la vida social que garantiza la libertad como finalidad suprema y última del Estado guiado por un monarca que reina pero no gobierna, sino que, a lo sumo, actúa como poder moderador entre el Gobierno y el Parlamento.

¿Qué es el Estado de derecho?

Es la organización política de la vida social sujeta a procedimientos regulados por ley en el cual los actos del Estado están limitados estrictamente por un marco jurídico supremo guiados por el principio de legalidad y el respeto absoluto de los derechos fundamentales.

AntecedentesAntes de 1800 el concepto de autoridad era de carácter absoluto, es decir que tenía el pleno poder de hacer y decidir lo que le convenía, en Roma se debía “legitus solutos”, ‘legislar solo’.

La aparición del Estado de derecho puede ubicarse en la teoría aristotélica sobre la constitución mixta (1); en el pensamiento de Marco Tulio Cicerón sobre la moderación, la razón práctica y la vocación republicana, y en Tomás de Aquino en cuanto a la mesura del Gobierno y su sujeción a la ética y derecho debido.

Se puede distinguir tres momentos fundamentales en su formulación hasta alcanzar el sentido que tiene en la actualidad.

En el primer momento, se luchó para que el Estado, personificado en el monarca y en las instituciones en que se fundamenta (burocracia, ejército y aristocracia), se sometiera en el ejercicio del poder a formas jurídicas bien establecidas, reglas generales dadas con el consentimiento de la representación de la sociedad (en el Parlamento), discutidas y públicas.

En esta primera acepción ya supuso el reconocimiento de los derechos fundamentales de los ciudadanos: libertad civil, igualdad jurídica, independencia del Poder Judicial y garantía de la propiedad.

En 1832, Robert von Mohl en “La ciencia política según los principios básicos del Estado de derecho” hace referencia a un Estado donde la autoridad encargada de imponer la ley también se somete a ella, o sea al imperio de la ley; es decir que la autoridad dejó de ser las personas y pasó a ser la ley, el imperio del Derecho.

En un segundo momento, el Estado de derecho implicó también la extensión del control judicial a la actividad administrativa. A finales del siglo XIX se produjo un fuerte debate en torno a esta cuestión, que cristalizó con el desarrollo de la administración contencioso-administrativa, encaminada a romper la impunidad del Estado ante sus propias acciones.

El tercer momento se inició después de la I Guerra Mundial. El concepto de Estado de derecho pasó a incluir la legitimación democrática del poder del Estado, que también tiene que estar sometido a norma jurídica.

La idea del sometimiento del poder a la juridicidad la hacen Federico Julio Stahl (1802-1861) que defiende el sentido formal del Estado de derecho ideal siguiendo las propuestas hegelianas. Lorenz von Stein (1815-1890) dice que el Estado debe estar por sobre, por encima de los intereses de todas las clases o sectores sociales.

Rudolf Gneist hace un giro más a la idea del Estado de derecho. Este Estado no es tal solo por el hecho del sometimiento del poder al Derecho, sino “el hecho de que la juricidad (sic) que le es consubstancial”. Es decir, la reorganización de la gestión puede justificar el Estado de derecho.

La idea de la autolimitación del poder estatal es iniciada por Jorge Jellinek (1851-1911), así dice que desde el punto de vista jurídico el Estado es una corporación o sujeto de derechos y obligaciones.

Concepto

El Estado de derecho es la organización política de la vida social sujeta a procedimientos regulados por ley, en el cual los actos del Estado están limitados estrictamente por un marco jurídico supremo (la Constitución Política del Estado (cpe)) guiados por el principio de legalidad y el respeto absoluto de los derechos fundamentales.

Es el imperio de la ley. El comportamiento estatal no puede ser discrecional. Los actos del Estado están sometidos a la cpe, marco que no debe rebasar. Además, esos actos deben estar guiados, siempre, por el principio de legalidad, ya sea el formal o el sustancial.

*El principio de legalidad es un axioma de valoración de lo justo por una sociedad en virtud del cual no se puede aplicar una sanción si no está escrita previamente en una ley cierta (Machicado. J, Principio De Legalidad, Apuntes Jurídicos™, 2009, http://bit.ly/11MwT6k).

El principio de legalidad substancial es un axioma extrajurídico de defensa social en virtud de la cual se sanciona con una pena o se somete a una medida de seguridad cualquier acción u omisión o estado peligroso de una persona que vaya contra la sociedad o el Estado (Machicado. J, Principio De Legalidad Sustancial, Apuntes Jurídicos™, 2009, http://goo.gl/PS4Mi).

Un axioma (del griego “axioma”, ‘lo que parece justo’) es “lo que es digno de ser estimado, creído o valorado” (Ferrater Mora, José, Diccionario De Filosofía Abreviado, Buenos Aires, Argentina, Sudamericana, 6a, 1977, página 46).

Los derechos fundamentales son derechos humanos reconocidos en las partes dogmáticas de las constituciones de los Estados para afirmar las garantías de las personas individuales y colectivas consideradas indispensables frente al poder del Estado y para limitar materialmente el derecho de castigo (imperium) del Estado (Machicado. J, Los Derechos Fundamentales, Apuntes Jurídicos™, 2009, http://goo.gl/P2Dy4).

Los derechos humanos son aquellos que el ser humano posee por el mero hecho de serlo. Los derechos humanos se diferencian de los derechos fundamentales por lo siguiente: aquellos aún no están reconocidos por las constituciones, están solo en declaraciones, a diferencia que los derechos fundamentales que ya están reconocidos en los textos constitucionales.

No configura un Estado de derecho aquel en el cual el Órgano Judicial no sea independiente de los demás órganos del poder público o, al contrario, aquel en el cual los jueces soberbios desprecien la letra de la ley o quieran erigirse en legisladores.

Tampoco es Estado de derecho aquel en el cual el Órgano Legislativo juega a derribar gobiernos o torna estéril toda gestión pública del Órgano Ejecutivo ni aquel donde el Órgano Ejecutivo legisla y juzga a la par para satisfacer una posición personal o partidista, dispuesta a perpetuarse mientras sean efectivos y eficaces los medios represivos o la sumisión del pueblo.

Definición

En la definición de Estado de derecho existen profundas divergencias.

Para algunos autores, todo Estado es de derecho, puesto que se rige por normas jurídicas, cualquiera que sea su procedencia o la autoridad de que dimanen, con tal que tenga la posibilidad de hacer cumplir sus determinaciones dentro del orden interno. En consecuencia, el concepto sería aplicable lo mismo a un gobierno democrático y constitucional que a uno autocrático y tiránico.

Sin embargo, la mejor doctrina es absolutamente contraria a esa tesis, por entender que el Derecho no puede estar representado por la voluntad de una persona o de una minoría que se impone a una mayoría y, en ese sentido, solo es Derecho la norma emanada de la soberanía popular en uso de su poder constituyente. De ahí que Estado de derecho equivalga a Estado constitucional (2) con el contenido dado a esa idea.

El Estado de derecho es aquel en que los órganos del poder público (Ejecutivo, Legislativo, Judicial y Electoral) son interdependientes y coordinados y representan al gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo.

Los órganos del poder público nacen del pueblo en forma más o menos directa. Actúan, pues, en su nombre, bajo el imperio de las normas constitucionales. El Gobierno es la colaboración y concurrencia de esos órganos identificados a través de la norma jurídica.

Por eso, para Sánchez Viamonte el Estado de Derecho es toda organización política de la sociedad que reposa sobre normas fundamentales cuyo imperio se impone y sobrepasa toda voluntad. Lo que caracteriza al Estado de derecho es el imperio inexcusable de un determinado orden jurídico.

Características

Imperio de la ley. Tanto gobernantes y gobernados deben inexcusablemente respetar la ley.

División del poder público. Este mecanismo garantiza el uso indiscriminado del poder, además, permite establecer sistemas de fiscalización y control entre los mismos.

Derechos fundamentales. En un Estado de derecho se reconoce un conjunto de derechos fundamentales y deberes de los ciudadanos. Actualmente, se aboga para que no haya tal reconocimiento sino que, para que considere un Estado de derecho debe existir el respeto absoluto a los derechos humanos.

Sistema de responsabilidades. Para considerarse un Estado de derecho debe existir un sistema de responsabilidades para los servidores públicos, así demandar los errores de los administradores.

Control jurisdiccional de la legislación. Para que exista un Estado de derecho debe haber un ente, independiente de los órganos del poder público, que controle la posibilidad de vulneración de Constitución política.

El Órgano judicial debe respetar estrictamente el debido proceso. El debido proceso penal es el conjunto de etapas formales secuenciadas e imprescindibles realizadas dentro un proceso penal por los sujetos procesales (3) cumpliendo los requisitos prescritos en la Constitución con el objetivo de que: los derechos subjetivos de la parte denunciada, acusada, imputada, procesada y, eventualmente, sentenciada no corran el riesgo de ser desconocidos; y también obtener de los órganos judiciales un proceso justo, pronto y transparente (Machicado, Jorge, “El Debido Proceso penal”, Apuntes Jurídicos™, 2010, http://goo.gl/Op3Vs).

Crítica de Kelsen

“Todo Estado es por sí mismo un Estado de derecho y, por lo tanto, el concepto de Estado de derecho es un pleonasmo (reiteración) para construir un Estado, ya que un Estado está fundado necesariamente sobre el Derecho; puesto que Estado no puede ser otra cosa que un ordenamiento jurídico”.

Notas

1. Aristóteles estudia la mejor forma de garantizar la estabilidad de la ciudad. Plantea una forma de gobierno mixto que garantice “el término medio”. Este justo medio vendría a ser una forma de “constitución mixta” donde prevalezca la voluntad de la mayoría (Politeya) pero donde las funciones de gobierno sean ejercidas por los más capacitados (aristocracia). La “constitución mixta” era la conciliación entre la democracia y aristocracia (La Política, 1298a-1301a).

2. Estado constitucional. De acuerdo con la opinión de Linares Quintana, Estado Constitucional es aquel que se caracteriza por garantizar la libertad como finalidad suprema y última del Estado; por limitar y fiscalizar el poder estatal por medio de su división en razón de la materia y, a veces, del territorio; por la juridicidad o imperio del Derecho; por la soberanía popular o gobierno de la mayoría con la colaboración y fiscalización de la minoría y respetando los derechos de ésta.

3. Sujetos procesales. Personas capaces legalmente para poder participar en una relación procesal de un proceso, ya sea como parte esencial o accesoria. Es decir, son sujetos procesales: las partes (fiscal e imputado), el juez, los auxiliares, los peritos, los interventores (Quisbert, E., “Sujetos y Partes procesales”, Apuntes Juridicos™, 2009, http://goo.gl/PIBYp).

*    Es abogado e investigador.

Tomado de: jorgemachicado.blogspot.com

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia