La Gaceta Jurídica

Controles y Soat

A partir de un control eficaz, sólo quedará pendiente el trabajo formativo de la conciencia y de la mentalidad de los conductores para que estos siniestros no continúen ocurriendo y las estadísticas no sean mayores.

La Razón (Edición Impresa)

00:00 / 03 de enero de 2014

Una de las tragedias que no tiene grandes avances para encontrar una solución es la de los hechos de tránsito con muertos y heridos, los cuales se repiten constantemente en las carreteras del país y en las calles de las ciudades. Si las estadísticas no son suficientes para llamar la atención, quizás sirvan los datos de los dos últimos días de 2013, porque el 30 de diciembre dos accidentes en la ciudad de La Paz y uno en el camino La Paz-Caranavi dejaron 11 fallecidos y 28 heridos.

Mientras que, al día siguiente, un minibús se estrelló en la autopista La Paz-El alto contra un tráiler, dejando el saldo de diez personas fallecidas.

Como complemento de esta situación se tiene las declaraciones recientes del ministro de Gobierno, Carlos Romero, quien afirmó que en los balances realizados sobre este tipo de sucesos se ha comprobado que, por lo menos, el 80 por ciento son producto de fallas humanas, es decir, atribuibles a los choferes, quienes conducen con mucha imprudencia, rebasando a otros vehículos con la invasión de carriles, con velocidades no permitidas o generando otro tipo de acciones en lugares peligrosos, además de otros actos de negligencia.

Lo que aquí está claro es que los conductores de servicio público están acostumbrados a no respetar las normas de tránsito o tráfico vehicular, a no tener sus vehículos en buen estado y a presionar si se intenta controles para que este abuso termine.

Por otra parte, no existen controles adecuados ni sanciones efectivas para esta situación, debido a que en las actividades que se realizan para aplicar la normativa tercia la corrupción y el tráfico de influencias, de esta forma los controles mecánicos no tienen la efectividad que debieran para identificar fallas en los sistemas mecánico, eléctrico y de dirección de los vehículos de servicio público, lo que mantiene a la población bajo amenaza permanente de perder la vida o quedar herida si se moviliza con estos servicios.

Si bien los hechos que tienen responsabilidad humana no pueden ser llamados accidentes, debido a que son previsibles mediante varios métodos, es de considerar como positivo el control que se efectuará para que todo el parque automotor adquiera el Seguro Obligatorio Contra Accidentes de Tránsito (soat), lo que palia en alguna medida las consecuencias de los hechos de tránsito, pero también es destacable lo que plantea el Ministerio de Gobierno a través de su titular con la instalación de sistemas de ubicación o GPS para detectar a los vehículos que infringen las normas de velocidad.

Por otra parte, se constituye en una táctica muy adecuada y moderna la que ya ha anunciado el Gobierno Municipal de La Paz, de que en esta jurisdicción se instala un centro computarizado y electrónico de revisión de vehículos, que servirá para diagnosticar el estado general de los motorizados de manera automática y digital, lo cual no dejará paso a las modalidades actuales que permiten la venta de rosetas sin que exista inspección técnica, pues, al parecer, se prevé la inclusión de estos distintivos mediante un sistema también computarizado.

A partir de un control eficaz, sólo quedará pendiente el trabajo formativo de la conciencia y de la mentalidad de los conductores para que estos siniestros no continúen ocurriendo y las estadísticas no sean mayores.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia