La Gaceta Jurídica

La Criminalística desde el punto de vista de las biotecnologías

(Parte I)

Foto: taringa.net

Foto: taringa.net

La Gaceta Jurídica / Eduardo Vacirca

00:00 / 09 de octubre de 2012

Una de las acepciones de la palabra “identificar” es “reconocer si una persona es la que se busca”. Es decir, se trata de establecer su individualidad determinando aquellos rasgos o conjunto de cualidades que la distinguen de todos los demás y hacen que sea ella misma.

Doctor Gustavo Adolfo Penacino

A través de los tiempos han venido en auxilio de la Criminalística métodos científicos que, con asombrosa certeza, logran la individualización absoluta y con irrefutable capacidad han podido resolver los casos más oscuros de la amplia galería que propone el Derecho Penal.

Esta silenciosa tarea que llevan a cabo los científicos no sólo sirve para dilucidar o encontrar, mediante comparaciones, posibles delincuentes o esclarecer delitos; sino que ésta y otras técnicas son utilizadas en la investigación forense para la reclamación de la paternidad, y en medicina es usado para determinar la histocompatibilidad, la cual se refiere a la presencia de ciertos genes, con proteínas muy particulares, que pueden ser utilizados en una u otra persona (histocompatibles) para realizar un trasplante o reproducir algún órgano (v. gr. piel) u otra parte ósea específica.

En este trabajo nos encuadraremos en la primera de las acepciones descriptas de esta materia, la que refiere al esclarecimiento de los delitos por medio de estas técnicas.

Diferencia entre la Criminalística y la Criminología

Es necesario definir ambas ciencias, dado que su complemento hace más sencillo el esclarecimiento de las causas penales en juego. Podríamos decir, siguiendo al doctor Alejandro Basile, que la Criminalística es la ciencia de la identificación. Ser idéntico no significa ser igual, pues los entes son idénticos sólo a sí mismos. Parecido no es lo mismo que idéntico.¡

El objeto de la identificación es la transformación de los indicios en pruebas jurídicamente válidas.

Mediante estos conceptos podemos inferir, entonces que la Criminalística es el conjunto de procedimientos aplicables a la investigación y al estudio de un crimen para llegar a su prueba (P.F. Ceccaldi) y que ésta tenga gravitación jurídica implicante y relevante.

En definitiva, la Criminalística es el arte y la ciencia de la investigación criminal mediante la identificación y la determinación de la verdad en la investigación de crímenes o casos.

En otro orden de cosas, la Criminología es, según Francisco Laplaza, una disciplina científica autónoma –no jurídica, sí auxiliar de ésta– que estudia las conductas humanas peligrosas y es a la vez investigadora de sus causas. Su objeto es el “estudio de las conductas peligrosas o disvaliosas”, es más extenso que el de los hechos que la Ley califica como delito; esto es más antropología social, sí podemos decir que coadyuva a la tipificación de los delitos circunscribiéndolos, definiendo sus caracteres morfológicos y científicos.

El área de la investigación es la acción humana injusta o peligrosa, aunque no llegue a configurar delito, mediante la aplicación de procedimientos científicos tendientes a explicar fenómenos biológicos, sociales o mesológicos (medio en que se desarrolla) que la generan.

Como corolario, vemos que ambas ciencias, aunque parecen similares, no lo son; cada una de ellas se ocupa de ciertas áreas bien definidas dentro del campo del delito; mientras que la Criminalística se ocupa del esclarecimiento por medios científicos-técnicos, la Criminología se ocupa del estudio del comportamiento disvalioso o peligroso, sea o no delito.

¿Cómo influyeron las biotecnologías en el campo de la Criminalística?

Dentro del vasto campo de la Criminalística la Biotecnología es una ciencia auxiliar que se encarga de determinar por medios científicos, mediante la obtención de muestras que serán evaluadas para ver si poseen adn, un perfil genético tanto de la víctima como del victimario o generador del delito.

La obtención de este mapa o perfil ha venido a simplificar mucho la labor de los investigadores, mediante estos perfiles que tienen una exactitud de 99,999998 por ciento, casi perfectos, se puede determinar la culpabilidad de un criminal, evitando la argumentación o coartada espuria argüida por los delincuentes; aligerando el proceso de identificación y posterior castigo.

Además, acuden en auxilio las propiedades fenotípicas y genotípicas; estas propiedades orgánicas se encuentran en todos los individuos, sean o no hereditarias, y provienen de la combinación particular de las sustancias grupoespecíficas.

Las sustancias grupoespecíficas son de gran importancia para el criminalista médico-legal, puesto que todas las células, así como los humores (sangre, lágrimas, saliva, esperma, extractos titulares, etc.) pueden evidenciar caracteres genéticos que permitan establecer su fenotipo (grupo y factores sanguíneos) como así también su identidad o huella genética.

Estos genotipos son inmutables y permanentes en cada individuo durante todas las divisiones celulares, desde la concepción hasta la muerte, es decir, es la huella genética que dura toda la vida y es única e irrepetible en cada individuo.

¿Cómo se aborda un caso criminalístico desde la óptica de las biotecnologías?

En primer lugar debemos definir cuál será el rol que cumplirá el científico en la estructura jurídico-penal donde se plantea este dilema; siguiendo al doctor Basile, podemos decir que son peritos médico-legales, médicos con formación legista que están en condiciones de brindar asesoramiento al magistrado sobre determinada rama de la medicina, en este caso genética. Su misión se circunscribe a asesorar, a quien corresponda, durante su participación en calidad de experto.

Cuando llega a su mesa de trabajo el material para analizar, ejecuta, mediante la demostración de procedimientos científicos conocidos, la existencia de hechos materiales conforme a observaciones ordinarias objetivas. Lo realiza mediante el reconocimiento de las pruebas y la aplicación de técnicas comunes para la materia y sólo busca la verdad con estas técnicas objetivas, es decir, relacionar el material obtenido con la fuente que lo produjo, lo que es igual a decir la víctima y el victimario.

El alcance está dado por la responsabilidad, la seriedad, el compromiso y la lealtad que el científico tenga para con su profesión, búsqueda de la justicia y la verdad legal. El perito, como auxiliar técnico del juez, tiene la obligación de actuar con su mejor diligencia y pericia; en caso de no actuar será pasible de las sanciones civiles o penales.

Deberá actuar con ética y deontología, que no es más que lo que debe hacerse objetivamente en busca de la verdad y la justicia, esta materia estudia lo justo y lo conveniente, junto con la ética, que enseña la aplicación de las responsabilidades morales; ambas actúan a través de reglas y leyes obligatorias para el correcto obrar. La bioética

Estas reglas y leyes obligatorias para el correcto obrar se encuentran contenidas en un Código de Ética obligatorio para todos los que profesen el arte y la ciencia de la investigación. Se basa en cuatro principios fundamentales: de autonomía, de beneficio, de no maleficio y de justicia.

Con estos principios existen también las reglas de bioética que son de confidencialidad, de veracidad y del consentimiento informado.

Estos son los pilares sobre los que se funda la bioética para regular la conducta de los científicos y médicos, quienes, muchas veces, con el afán de investigar y perfeccionar entes y/o individuos caen en el abismo faltando a las reglas primarias que regulan su actividad.

En el caso de la bioética que vincula a los estudios y procedimientos científicos y técnicos de experimentación biológica, por ejemplo, en Argentina se encuentra regulada por ley para el funcionamiento de comités independientes de ética para ensayos en farmacología clínica y en el campo de la acción de la bioética en el momento actual y en su aplicación objetiva se refiere.

La bioética consiste en una reflexión sistemática, cuestionada y crítica sobre problemas morales que surgen en el campo de las ciencias biológicas y en la medicina, según las doctoras Florencia Luna y Arleen Salles. ¿Cómo se relacionan la ética y las biotecnologías respecto a la Criminalística?

El científico biotecnólogo debe actuar en concordancia con la Criminalística, ésta le brinda el material de trabajo, las biotecnologías le proporcionan las herramientas que va a utilizar para esclarecer el caso y la ética le da el marco de responsabilidad legal en el cual debe moverse; es decir, más que relacionarse, se complementan conjugando cada una su porción, tienden a que el científico desarrolle su capacidad en busca de la verdad jurídica, con responsabilidad y justicia ética.La identificación forense mediante ADN

Es la técnica por la cual se llega a la identificación de la huella genética del autor o autores, distinta de la víctima. Existen varios tipos de métodos para obtener esta “huella genética”, pero la más utilizada es la técnica denominada Southern Blot, que se realiza mediante la extracción y purificación de adn genómico de la muestra a analizar, a partir de las células nucleadas. Proceso

En este estadio, el adn se “corta” en múltiples fragmentos mediante digestión por encimas específicas como las endonuleasas (encimas de restricción, corte). Los fragmentos de adn, así tratados, se someten a electrólisis en un soporte líquido poroso (gel de agarosa), y se transfieren después a un soporte sólido (membrana de nailon).

Las sondas con adn pueden ser monolocus, que otorgan en cada observación dos bandas por individuo, o multilucus, con acople de minisatélites existentes en diversos locus de diferentes cromosomas y proporcionan en cada observación entre 15 o 20 bandas por persona. La aplicación responde a las condiciones de uso en su conjunto y complementario que exige el máximo de seguridad técnica del método.

Se trata de sondas aisladas y caracterizadas por los laboratorios, que se emplean para revelar las regiones que contienen los segmentos variables.

Hay numerosas sondas, la mayor parte con garantía acreditada, previamente marcadas, con sustancias reactivas, que se ponen en presencia de los fragmentos de adn transferidos sobre la membrana. Estas sondas reconocen en forma específica los fragmentos de adn que les es complementario (proceso de hibridación).

Luego de la eliminación de la sonda que no se fijó, la reacción se revela al poner en contacto la membrana con un filme radiográfico virgen (proceso de autorradiografía) que impresiona el elemento radiactivo.

Los resultados aparecerán bajo la forma de bandas, cada una de las cuales caracteriza un alelo y define una marca genética.

La talla de las bandas se calcula por interpolación de una talla directa, a partir de los fragmentos de adn de la talla conocida (marcador de talla) y analizadas en su oportunidad.

En el ser humano hay alrededor de 3.000 millones de pares de bases nucleótidas en el genoma, distribuidos en forma diferente en los 46 cromosomas de todas las células nucleadas.

El adn está contenido en todas las células nucleadas y su composición es constante cualquiera que sea el tejido examinado, lo cual permite comparar muestras de diverso origen, tales como puede observarse en los espermatozoides o en los glóbulos blancos de la sangre, entre muchos otros.

El adn es el soporte de la herencia biológica y el individuo recibe la mitad de material genético correspondiente al padre (23 cromosomas) y la mitad restante (23 cromosomas) de la madre; ello define una impronta, marca o huella genética.

La aplicación del método y el análisis de las pruebas requieren laboratorios altamente especializados en genética humana que, para la identificación y posterior valor probatorio en juicio, tendrán presentes las etapas de objetivación de los signos que caracterizan al adn, mediante las bandas definitorias de los alelos; y convalidación e interpretación de los resultados, estimando también el riesgo de error. Casos relevantes

En estos ítems comentaremos algunos de los casos más importantes que fueron resueltos o esclarecidos mediante la aplicación de las técnicas de adn, de forma tal que se ha podido obtener por comparación la secuencia de un mapa de la víctima y su relación con algún pariente actual (caso Romanov), como para que puedan ser relacionados e identificados como familia, así, en este caso, el último Zar de Rusia y su familia pudieron tener, casi después de 73 años, un reconocimiento y una sepultura cristiana ortodoxa, según su estirpe noble. Homicida en masa

Es la acción de matar a varios individuos en un mismo acto violento continuado, sin necesariamente contar para hacerlo con un aparato explosivo o la generación de un incendio, sino que debe producirse dentro de la misma escena del crimen, debiendo ésta ser continuada, provocando el aniquilamiento total de las víctimas. Los Romanov (esclarecimiento del multihomicidio por medio del ADN)

En julio de 1918, los Romanov fueron conducidos prisioneros a la ciudad de Ekatreimburgo, en el lado oriental de los montes Urales. Los alojaron en la casa Iptiev, perteneciente a un rico comerciante de la región. Meses después la guerra civil recrudeció y los opositores del gobierno bolchevique se dirigieron directo a Ekatreimburgo. Pero Lenin no estaba dispuesto a permitir que los defensores de la monarquía liberaran a la familia Imperial.

Setenta y tres años después, dos vecinos de Ekaterimburgo, el historiador Alexander Avdonin y el escritor y ex policía Gely Ryabov vieron al costado del camino un montículo que les llamó la atención. Se detuvieron a inspeccionarlo, cavaron un poco y encontraron varios huesos. La duda los excitó.

Estaban a 32 kilómetros de la ciudad y sabían que, de acuerdo con la versión histórica, el último Zar y su familia habían sido enterrados en esa región.

Alertado del descubrimiento, el gobierno ordenó una investigación oficial. La fosa contenía los restos de nueve personas que presentaban orificios de bala y rastros de ataques con armas blancas.

La parte facial de los cráneos estaba completamente destruida. Los expertos estimaron la edad y el sexo de las víctimas. Se trataba de seis adultos (dos mujeres y cuatro varones) y tres niñas. Podía tratarse de los Romanov, pero, ¿cómo estar seguros? Recurrieron a la paleogenética, la ciencia de recuperar adn antiguo. Disparos en la madrugada

Poco después de la medianoche, el Kremlin telegrafió la orden de ejecución. A la una y media los guardias despertaron a los prisioneros. Les dijeron que debían llevarlos al sótano para ponerlos a salvo de los bombardeos que amenazaban la ciudad.

Nicolás, su esposa Alejandra, sus cinco hijos, el médico de la familia y tres sirvientes bajaron al subsuelo ignorando que a pocos metros de la casa un camión aguardaba para transportar sus restos. Era la madrugada del 17 de julio de 1918.

En marzo del año anterior, presionado por la Revolución Bolchevique, Nicolás II había abdicado a favor de su hermano menor, el gran duque Miguel. Pero a Miguel no le interesaba asumir el poder en medio del desorden general que sacudía el país. Su rechazo puso fin al reinado de la dinastía Romanov, que había gobernado Rusia desde 1613.

Cuando llegaron al sótano los hicieron alinearse contra una pared. El que estaba al mando leyó en voz alta la orden de ejecución. A continuación, el pelotón acribilló a los prisioneros y los remato a bayonetazos y golpes de culatas. Luego desnudaron los cuerpos y los subieron al camión que esperaba afuera.

La orden era enterrarlos en las profundidades de una mina cercana, pero el camión se estropeó en el viaje y tuvieron que improvisar. Cavaron una fosa, depositaron en ella los cuerpos y los rociaron con ácido sulfúrico. El informe enviado al Kremlin por el líder del pelotón, Yakov Yurovsky, indica que dos de los cuerpos fueron incinerados fuera de la fosa.

Horas más tarde, un diario local describió que Nicolás había sido ejecutado “sin formalidades burguesas, pero en concordancia con nuestros nuevos principios democráticos”.

Al día siguiente, en Moscú, el Consejo de Comisarios del Pueblo fue oficialmente notificado de la ejecución de Nicolás II. Nadie mencionó al resto de la familia, nadie pidió explicaciones. Inmediatamente después de la notificación, el camarada Lenin, presidente del Consejo, sugirió pasar al primer punto del orden del día.

Trabajo producido para la Cátedra de Regulación Jurídica de las Biotecnologías, Universidad de Buenos Aires, noviembre 30, 2005.

Tomado de: monografías.com

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia