La Gaceta Jurídica

Delitos y cifras

La consecución de la seguridad depende de un trabajo educativo y formativo de valores desde la familia y la escuela, para que esto no recaiga únicamente en el carácter punitivo que tienen las layes pese a su enfoque preventivo. De tal modo que este es un trabajo largo en el que debe primar la formación personal en resistencia contra la significación ficticia…

La Gaceta Jurídica

00:00 / 22 de enero de 2013

De acuerdo a un informe de la Policía y los recientes casos de robo con muerte y atracos de diverso grado, la población puede darse cuenta de que la inseguridad ciudadana es todavía un problema de gran tamaño y que permanecerá con esa dimensión por un buen tiempo. Además, pese a la normativa que ha sido aprobada en la gestión 2012, esta dificultad amenazante para cualquier ciudadana o ciudadano de cualquier edad y condición no parece ser encarada con mayor interés por parte de las instancias pertinentes.

Pero, para no endilgar el inconveniente a sólo instituciones como la Policía o el Ministerio Público, se debe considerar que los instrumentos aprobados inciden particularmente en la prevención de delitos y situaciones de riesgo, por lo que es totalmente cierto que la población en general debe coadyuvar a esas entidades para el éxito de la lucha contra el crimen o la seguridad.

Para ponerse en contexto, los datos centrales del informe policial publicado por el matutino La Razón (21-22-13) señalan que los delitos por día “se incrementaron de 117 a 135 entre 2011 y 2012”, el detalle señala que precisamente los de mayor incidencia son los cometidos contra las personas con “robo en domicilios, atracos, hurtos, entre otros”. El total de 14.585 en 2012 representa un incremento aproximado del 17 por ciento con relación a la gestión 2011 que registró 12.420 casos.

El informe continúa señalando que en 2012 fueron denunciados 49.467 delitos en el total de las 10 divisiones de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), es decir 6.589 casos más que en el año anterior. Los hechos más graves, que, indudablemente, son los que terminaron con la muerte de las víctimas sumaron 3.133 en 2012 documentados por la División Homicidios mientras que en 2011 fueron 2.872; en esta relación también aparecen los delitos de trata y tráfico de personas que de de 240 se incrementaron a 319 de una gestión a otra.

Los hechos puntuales que merecieron mayor inquietud fueron los descuartizamientos de un joven en la ciudad de El Alto y de una mujer de la tercera edad en Los Pinos de La Paz, además de las estrangulaciones a conductores y el asesinato de un hombre para robarle el dinero de un anticrético, cuyo cadáver fue encontrado este fin de semana en la casa de su amigo después de nueve días de búsqueda.

Al respecto, se debe concluir que la inseguridad tiene orígenes no sólo en la necesidad material, sino que este aspecto que se ha agudizado en función de los modelos de vida que han tergiversado grandemente los valores de relación entre humanos, de este modo, en los casos de descuartizamiento se constata que las víctimas se han convertido en tales en manos de sus amigos y amistades, quienes han traicionado una confianza apoyada en esos valores.

Esto lleva a la única certeza de que la consecución de la seguridad depende de un trabajo educativo y formativo de valores desde la familia y la escuela, para que esto no recaiga únicamente en el carácter punitivo que tienen las layes pese a su enfoque preventivo. De tal modo que este es un trabajo largo en el que debe primar la formación personal en resistencia contra la significación ficticia de las cosas materiales, que no siempre son una necesidad inmediata para satisfacer lo principal.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia