La Gaceta Jurídica

Denuncias en la CNS

…vuelve a ser justificada, con cierta razón, por las ausencias anotadas líneas arriba, sin embargo, esto no debe disculpar la necesidad de una “reingeniería” de la entidad ni la ausencia de capacitación para médicos, enfermeras y administrativos acerca de la formas de atención al público y a los pacientes...

Editorial

00:00 / 12 de septiembre de 2014

A partir de estos días, en la Caja Nacional de Salud (cns) se recibirá denuncias sin que sea necesario presentar el nombre de la persona afectada, solo identificando a médicos u otro tipo de personal que haya atendido mal o hubiese maltratado de diversa forma a los pacientes. Al respecto, se debe decir que la institución desde hace mucho tiene una fama de mal servicio a los asegurados y sus beneficiarios, que son quienes aportan gran parte de los ingresos que percibe como entidad aseguradora.

Entre las quejas principales se encuentra la negligencia en la atención en varios sentidos, entre ellos que las personas deben hacer filas durante mucho tiempo mientras que los funcionarios de la Caja se encuentran fuera de sus puestos de trabajo o en “conversaciones fraternales”; asimismo se critica la falta de espacios y de equipos e insumos como medicamentos y materiales sanitarios. Junto a esto, también ha surgido la problemática acerca de que la institución es un espacio impenetrable para aplicar cambios, debido al tráfico de influencias, el nepotismo y el encubrimiento gremializado.

Más allá de ello, aunque el problema es endémico, más recientemente se conoce denuncias acerca de que los médicos comprometen sus responsabilidades con la derivación de casos a centros de salud privados, en los que se supone tienen intereses de propiedad o en los cuales lograrán pagos o porcentajes extra. La justificación para esto es precisamente que la cns no cuenta con equipamiento y capacidad para atender casos que tienen cierto nivel de complicación o requieren de mayor cuidado u observación especializada.

Por otra parte, debido a las denuncias, existe la iniciativa de que los beneficiarios y beneficiarias de la entidad puedan presentar sus notificaciones por malos tratos y mala atención en la dirección o informaciones de los centros donde sufrió el percance o en las unidades de transparencia. No obstante, los resultados hasta ahora logrados son relativos, pues, debido al temor a represalias, los pacientes suelen iniciar una denuncia pero luego no continuarla; por otra parte, según relatos recogidos por el periódico La Razón, las entidades conocedoras de la anomalía no dan respuestas, ni siquiera si se trata del Defensor del Pueblo.

En este sentido, también se conoce justificaciones de diversa índole para que médicos denunciados continúen en sus funciones, aunque luego de recibir “severas llamadas de atención” que ojalá sirvan para reducir en algo la problemática referida. Por otra parte, el caso de una derivación que un médico pretendió consumar con un paciente del Hospital Obrero hasta su centro de salud en El Alto fue resuelta con una suspensión y la apertura de un proceso interno por daño a la caja, lo que se espera sea concluido con sanciones adecuadas al suceso.

En resumen, la cns continúa en un espectro de funcionamiento irregular, que se debe fundamentalmente a la mala atención de sus funcionarios, que vuelve a ser justificada, con cierta razón, por las ausencias anotadas líneas arriba, sin embargo, esto no debe disculpar la necesidad de una “reingeniería” de la entidad ni la ausencia de capacitación para médicos, enfermeras y administrativos acerca de la formas de atención al público y a los pacientes, más cuando éstos sufren de patologías de diverso grado.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia