La Gaceta Jurídica

Depósitos carcelarios

…se debe trabajar en una política que englobe las circunstancias que deben ser corregidas en el sistema de presidios, pues la aplicación de soluciones individuales hasta el momento solo se ha convertido en paliativos que tienen una vigencia corta…

La Razón (Edición Impresa)

00:00 / 12 de diciembre de 2014

Luego de por lo menos dos requisas en el penal de máxima seguridad de El Abra en Cochabamba, la Policía descubrió la existencia de 10 depósitos ocultos que eran utilizados para almacenar elementos prohibidos al interior de los recintos penitenciarios, en especial bebidas alcohólicas y armas.

El 19 de noviembre fueron ubicados los dos primeros forados; según los datos del matutino La Razón, uno en la cerrajería y otro cerca de la piscina. Posteriormente, a principios de esta semana se identificó el sitio de otros ocho de estos espacios.

De acuerdo a declaraciones del ministro de Gobierno, Jorge Pérez, quien estuvo junto al comandante de la Policía Boliviana, general Wálter Villarpando, encabezando los operativos, “algunos (de estos depósitos) eran bastante grandes, con vaciado de cemento y fierro; el vaciado tiene entre 30 y 35 centímetros, mezcla resistente”, además que cada uno tenía una antigüedad de, aproximadamente, dos años.

Es por demás obvio que estas bodegas fueron “surtidas” con la complicidad de personas de afuera de la correccional, parientes u otros allegados de los internos, y de guardias que dejaron pasar los productos en más de una ocasión.

Sin embargo, a la irregularidad se debe acotar otra parte, la que corresponde al ingreso de materiales de construcción en cantidades y variedades considerables, pues baste decir que uno de los escondrijos destruidos tenía tres metros de largo, tres de ancho y dos de alto, lo que requiere un trabajo bastante arduo, largo y evidente.

Pese a que los sitios en el penal de El Abra fueron destruidos casi todos, las autoridades no descartaron que pudieran existir otros de similares características, indudablemente también en otros recintos del resto del país, lo que motiva a la preocupación de los encargados de Régimen Penitenciario para continuar con las acciones de reformas en el sistema carcelario del Estado, que, pese a los esfuerzos del Ministerio de Gobierno y de la cúpula policial, no han tenido sustanciales avances hasta ahora por lo enmarañado del asunto.

En este particular, se debe considerar que, al parecer, no existen políticas claras o específicas para remediar el estado de cosas, pues aparenta que se aplican determinaciones aisladas en cada caso, de esa forma, en la misma cárcel de El Abra se identificó a reos para que sean trasladados a otras instituciones del territorio, entre ellas el penal de Chonchocoro en La Paz; además de que se amenazó con que se haría lo mismo con otros convictos para evitar que continúen las irregularidades en esa penitenciaría, lo que debe ser cumplido de acuerdo al ordenamiento legal o resoluciones necesarias para que se sienten los precedentes.

Por último, se debe trabajar en una política que englobe las circunstancias que deben ser corregidas en el sistema de presidios, pues la aplicación de soluciones individuales hasta el momento solo se ha convertido en paliativos que tienen una vigencia corta, porque, al cabo de un tiempo, los hechos se repiten y las complicidades se restablecen con los mismos o similares actores, es decir, guardias y autoridades de los recintos y familiares de afuera, todo con la motivación que promete el dinero de la corrupción carcelaria, que debe mover un monto significativo en todo el país.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia