La Gaceta Jurídica

Derecho civil comparado

(Parte II)

Foto: somospacientes.com

Foto: somospacientes.com

Sonia Eliana Roca

00:00 / 10 de diciembre de 2013

Derecho civil germánico

Sobre el derecho germánico, en wikipedia http://es.wikipedia.org/wiki/Derecho_germ%C3%A1nico se precisa lo siguiente:

“Se denomina derecho germánico al conjunto de normas por las que se regían los pueblos germánicos que invadieron el imperio romano de occidente.

No poseían un código legislativo, por lo que se regían bajo el derecho consuetudinario. Sin embargo, tras el contacto con la forma de vida romana, surgieron algunos códigos de leyes promulgados por los reyes, como es el caso del Código de Eurico.

Era un Derecho mucho más primitivo que el Derecho romano, típico de poblaciones seminómadas, con una idea de la propiedad mucho más restringida, motivo por el cual fue cediendo terreno a este último a medida que los germanos invasores se fueron estableciendo en los territorios europeos y adoptando el sistema de vida romano.

En el derecho penal son famosas las ordalías aplicadas en el derecho germánico. Con las ordalías se pretendía determinar la culpabilidad o no de una persona. Incluso podía tratarse de un tercero ajeno al proceso el que se sometiese a la prueba (ordalías de representación).

Un acusado debía demostrar su inocencia sometiéndose a pruebas tales como sostener una piedra al rojo vivo o agua hirviendo. En ocasiones también se obligaba a los acusados a permanecer largo tiempo bajo el agua. Si era capaz de soportarlo, se entendía que Dios le ayudaba por ser no culpable. La naturaleza de las mismas tenía carácter de medio de prueba y juicio de Dios”.

Además, en la misma página web se precisa lo siguiente:

“El derecho germánico se considera el tercer ordenamiento jurídico en orden de importancia y después del derecho romano y el derecho canónico, para la formación del derecho occidental actual.

Se considera que figuras como las relaciones jurídicas mancomunadas o la comunidad de bienes proceden directamente del derecho germánico, dado que el derecho romano se basaba en la idea de propiedad individual y parciariedad”.

Es decir, el derecho civil germánico es bastante importante en el mundo, por ello, debe ser materia de estudio por parte de los tratadistas del derecho civil, del comparado y del derecho civil comparado.

El derecho civil germánico por excelencia es el derecho civil alemán, sin embargo, no es el único, ya que también lo es el derecho civil suizo, los cuales los estudiaremos a continuación a efecto de poder comprender las características, similitudes y diferencias entre ellos, al igual que con otros países dentro del derecho civil comparado.

Derecho civil francés

El derecho civil francés es el derecho civil que existe en Francia, a efecto de determinar sus principales caracteres y, de esta forma, es claro que esto servirá para hacer comparaciones jurídicas, lo cual es materia de estudio por parte del derecho comparado.

Ahora estudiaremos el derecho civil francés, lo cual servirá para conocer el código que regula el derecho civil francés.

El código civil francés de 1804 es conocido como Código Napoleón.

El cual ha sido recibido en parte por parte de algunos códigos civiles de otros países, dentro de los cuales podemos citar los códigos civiles peruanos y en este orden de ideas es claro que todo civilista que aspire tener un buen nivel de estudios debe estudiar este código, por ello, podemos afirmar que se trata de un hito en la codificación civil del mundo.

Es decir, este código es más conocido que los códigos civiles peruanos.

Para muchos autores el Código Napoleón inició la era de codificación especial, afirmando, por tanto, que es un código especial a diferencia de algunos otros que son códigos generales, dentro de los cuales podemos citar el Código de Derecho Canónico.

Es decir, el presente trabajo está orientado a difundir el código en mención y en todo caso los autores que lo han comentado y difundido son los Mazeaud, los cuales son autores franceses muy respetados y en este orden de ideas es claro que para estudiar el derecho civil francés es claro que se está en la obligación de estudiar este tratado, el cual en forma bastante humilde tiene el nombre de “Lecciones de derecho civil”.

Este trabajo de los Mazeaud ha sido consultado por muchas generaciones, es decir, hasta ahora; lo cual lo ha convertido en un clásico entre los libros del derecho civil mundial, siempre y cuando se encuentre traducido, lo cual desconocemos respecto de otros idiomas.

Derecho civil chileno

El derecho civil chileno es el derecho que existe en Chile, el cual debe ser materia de estudio a efecto de tener idea global del tema materia de estudio como es, por cierto, el derecho civil en el derecho comparado, por lo cual es necesario dejar constancia que el derecho civil chileno no es lo mismo que el código civil chileno.

Este código civil es de 1855 y es conocido como Código de Andrés Bello, es decir que este fue su autor, el cual fue o llegó a ser un jurista bastante importante en su tiempo, sin embargo, su nombre permanecerá por siempre por haber cumplido esta proeza legislativa como es por cierto haber redactado el mismo, el cual se encuentra vigente en estos tiempos.

En wikipedia

http://es.wikipedia.org/wiki/C%C3%B3digo_Civil_de_Chile aparece la siguiente información sobre las fuentes de este código:

“Tradicionalmente se ha creído que la principal fuente de inspiración del código civil chileno ha sido el Code Civil Napoleónico. Aunque esto es cierto en materia de obligaciones y contratos, no lo es en las demás áreas.

La fuente principal fueron Las siete partidas de Alfonso x (un texto de derecho común). Por ejemplo, en materia de bienes y posesión sigue el doble requisito del derecho romano de exigir un título y un modo de adquirir para obtener el dominio de las cosas. Lo mismo sucede en materia sucesoria, sin perjuicio de establecer innovaciones trascendentales en esta materia, como eliminar la distinción de sexo a la hora de suceder, el fin de los mayorazgos y las primogenituras y la prohibición de constituir usufructos sucesivos sobre la propiedad raíz”.

En materia de bienes raíces tuvo presente el antiguo sistema registral alemán, con modificaciones para aplicarlo en el Chile post colonial del siglo xix. En materia de personas, fue el primer código en regular a las personas jurídicas de manera sistemática y junto a las personas físicas. De la misma manera reguló los aspectos matrimoniales basados en las normas del derecho canónico. En materia de interpretación de las leyes se basó en las normas del Código de Luisiana de 1822, estableciendo un sistema totalmente original.

Es en materia de contratos y obligaciones se puede observar claramente el influjo francés, pero ni aun así es una mera trascripción de ese código. Mientras el Código Napoleónico habla “De los contratos”, el Código de Bello trata “De los actos y declaraciones de voluntad” (Título II del Libro iv), abarcando así ya toda la teoría del acto jurídico. En este último aspecto encuentran sus fuentes en el Corpus Iuris Civilis.

Asimismo, este Código es de clara inspiración neoclásica. Su articulado está construido de manera tal que primero viene el axioma y después la exposición de casos que, en estricto sentido, son más bien didácticos antes que servir para ampliar casos.

Las fuentes materiales utilizadas por Andrés Bello para la redacción del Código fueron las siguientes:

Corpus Iuris Civilis.  Las Siete Partidas con las glosas de Gregorio López y, en menor medida, el Fuero Real, las Leyes de Toro y la Novísima Recopilación; Código Civil Napoleónico de 1804; Código de Baviera de 1756); Código Austriaco de 1812; Código Prusiano; Código Civil de Luisiana de 1822; Código Civil Sardo de 1838; Código Civil de las dos Sicilias; Código Civil de Vaud; Proyecto de Código Civil de Español de García Goyena de 1851; Las obras de los jurisconsultos Pothier, Domat y Savigny, y los Comentarios al Código de Napoleón de Delvincourt, Duranton, Troplong y Marcadé.

Los principios fundamentales que inspiran el texto de este código, según la información que aparece en wikipedia http://es.wikipedia.org/wiki/C%C3%B3digo_Civil_de_Chile, son los siguientes:

Omnipotencia de la ley. Autonomía de la voluntad y de la libertad contractual (autonomía privada). Protección a la Buena Fe (sanción a la mala fe). Sanción al enriquecimiento sin causa. La responsabilidad. Constitución monogámica de la familia. La primacía de la filiación legítima (en su origen, hoy el principio es de la igualdad de derechos de los hijos, hayan nacido o no dentro del matrimonio). Respeto y protección a la propiedad privada, predominantemente inmueble (libre circulación de los bienes)”.

Según wikipedia, la estructura de este código es la siguiente:

Un título preliminar, cuatro libros y un título final.

Título Preliminar. Este título está compuesto por 53 artículos (a diferencia de los 6 del Código de Napoleón). En estos artículos se trata acerca de la ley, su concepto, su promulgación, su obligatoriedad, los efectos en el tiempo y el espacio, su derogación y su interpretación. También define las palabras legales de uso corriente, trata del parentesco y de la representación legal, define el dolo, la culpa, la fuerza mayor, la caución y las presunciones, y establece la forma de computar los plazos.

Libro I. De las personas (artículo 54 al 564): Al hablar en este Libro acerca de las personas, no sólo se refiere a las personas naturales, sino también a las personas jurídicas, siendo el primer código que trata sistemáticamente acerca de ellas. Al referirse acerca de las personas naturales trata del matrimonio (modificado recientemente por una nueva Ley de Matrimonio Civil), de la filiación, del derecho de familia, de los tutores y curadores –llama la atención la gran cantidad de disposiciones que se refieren a esta última materia, más de un tercio del articulado del Libro I–.

Desde 1991 en adelante, esta sección ha sido modificada profundamente con el fin de actualizar las instituciones centenarias del código a la realidad del Chile moderno.

Libro II. De los bienes, y de su dominio, posesión, uso y goce (artículo 565 al 950). Este libro estructura los lineamientos básicos acerca de la propiedad, regulando cuáles son los bienes y cuáles de estos son apropiables por las personas, establece los modos de adquirir el dominio, regula los derechos reales y fija su contenido y límites, estableciendo, asimismo, las acciones para su protección.

Libro III. De la sucesión por causa de muerte y las donaciones entre vivos (artículo 951 al 1436). Este es el libro más antiguo del Código, siendo redactado por Andrés Bello alrededor de 1835. Regula, como su denominación lo indica, todo lo relacionado a las sucesiones (testamentos, herederos, etc.) y con las donaciones entre vivos. Pese a que su autor era favorable a un régimen sucesorio libre (la posibilidad de repartir libremente la herencia), sus normas se basaron en el derecho sucesorio castellano, modificado en aspectos centrales como la eliminación de la primogenitura y los mayorazgos, y la no discriminación en razón del sexo.

Es así como, al existir descendientes o ascendientes, al menos, la mitad de los bienes de una herencia deben pasar necesariamente a éstos. Las personas tienen plena libertad para disponer tan sólo de una cuarta parte de sus bienes por testamento.

Libro iv. De las obligaciones en general y de los contratos (artículo 1437 al 2524). Es la parte más cercana al Código de Napoleón que se encuentra en esta área. Aquí se regula la voluntad en el campo del derecho –aunque las normas sobre formación del consentimiento se encuentran en el Código de Comercio, diez años posterior– y todas sus condicionantes (todos los vicios de los que puede adolecer), establece el objeto y la causa del acto jurídico y los medios para dar validez a la voluntad.

Se regula los principales contratos utilizados en la vida común (arrendamiento, compraventa, permuta, etc.), los efectos de éstos y sus causales de nulidad. Se regula también el régimen de las obligaciones en general, la responsabilidad extracontractual y cierra el texto con la institución de la prescripción (que hace de iure situaciones de hecho prolongadas en el tiempo.

Título final. De la observancia del Código. Fija la fecha de su entrada en vigencia, el 1 de enero de 1857, y establece la derogación de todas las leyes que se refieran a materias de las que trata el código, directa o indirectamente en el país”.

Según la misma página web, el código de Bello tuvo influencia.

Este código sirvió de inspiración a numerosos otros códigos civiles de Latinoamérica, como el de Uruguay, Argentina y Brasil, siendo recibido casi íntegramente en varios países, tales como Ecuador (1858), El Salvador (1859), Nicaragua (1867), Honduras (1880 hasta 1899 y, nuevamente, desde 1906), Colombia (1887) y Panamá (1903 a 1916).

Al decir de varios expertos como Augusto Teixeira de Freitas (autor del Esboço de un Código Civil pra Brasil) o Dalmacio Vélez Sársfield (redactor del Código Civil Argentino), es la obra jurídica más importante de Latinoamérica.

Es decir, este código ha sido materia de abundantes estudios por parte de los tratadistas del derecho comparado.

Derecho civil uruguayo

El derecho civil uruguayo es el derecho civil que existe en Uruguay, Sudamérica, por ello, debemos precisar que este derecho es poco conocido y poco estudiado en el derecho comparado, sobre todo en el derecho uruguayo, lo cual debe ser materia de estudio por parte de los comparatistas de todo el mundo.

Según http://es.wikipedia.org/wiki/C%C3%B3digo_Civil_de_Uruguay, sus características son las siguientes:

“Como méritos del proyecto realizado por Eduardo Acevedo puede señalarse la creación y organización del Registro Civil, que secularizaba el matrimonio dándole rango de institución civil, secularizaba y reglamentaba el juicio de divorcio, admitiendo el divorcio por mutuo consentimiento y el por la sola voluntad de la mujer, contenía normativa sobre la sucesión y disposiciones que permitieron la evolución de la jurisprudencia uruguaya en el sentido de las modernas concepciones jurídicas. Como críticas más importantes se señala el mantenimiento de los institutos de muerte civil y de prisión por deudas.

El código vino a remplazar todas la leyes y costumbres que hasta entonces no se habían regido sobre las materias que forman el objeto de dicho código y comprendían todo el derecho privado, a excepción del derecho mercantil que ya tenía su código y a todas las disposiciones de carácter común que no habían pasado a formar parte integrante de otra disciplina jurídica.

Contiene disposiciones que tratan de la promulgación, eficacia, derogación e interpretación de las leyes y del Derecho Internacional Privado. Dichas disposiciones no son privativas del Derecho Civil y es por ello que algunos juzgan que no debió habérselas incorporado al Código.

En el resto de sus disposiciones regula las materias que constituyen el contenido básico del Derecho Privado, es decir, las personas, su condición y estado; la familia, en su aspecto personal y patrimonial; la atribución y el tráfico de bienes”.

En la misma web aparecen las fuentes:

Las fuentes indirectas fueron el pensamiento jurídico romano, obra del doctor Alberto Abdala, la legislación española y leyes patrias y el Derecho Canónico.

“Las fuentes directas fueron el proyecto de Código Civil de Acevedo, el proyecto de Florencio García Goyena al respecto del Código Civil de España, el Código Civil de Chile, la Cosolidaçao das leis civis de Freitas, el Código de Napoleón, el proyecto de Dalmacio Vélez Sarsfield, comentaristas españoles y franceses”.

También aparece en la misma la estructura:

“Respecto a su estructura, el Código consta de un Título Preliminar “De las leyes” y cuatro libros:

I) “De las personas”,

II) “De los bienes y del dominio de propiedad”,

III) “De los modos de adquirir el dominio”,

IV) “De las Obligaciones”,

Además, tiene un título final y un apéndice al título final que se agregó en 1941. Los libros se subdividen en títulos, capítulos y secciones”.

Derecho civil de España

El derecho civil español es el derecho que existe en España, el cual estudiaremos a efecto de determinar sus principales características, siendo una de ellas que dicho país tiene dentro de sus elementos el código civil.

El código civil español es un código importante, porque tiene más de cien años de vigencia. Es de 1889 y en un anterior trabajo de investigación lo hemos comparado con el código civil peruano de 1984, el cual esperamos que sea leído por parte de los investigadores y lectores del derecho comparado.

Considera a la hipoteca como contrato, lo cual debe ser materia de estudio por parte de los tratadistas y, en todo caso, es claro que en el derecho civil peruano es considerada la misma como derecho real, es decir, los derechos pueden ser entre otros o los que nos interesan como reales y personales y a éstos últimos se les conoce como contratos.

El hecho de considerar contrato a la hipoteca facilita la aplicación de las normas sobre nulidad e inexistencia de los actos jurídicos, lo cual es materia de estudio dentro del acto jurídico y negocio jurídico dentro del derecho comparado.

El código civil español de 1889 es el único código civil que ha regido en el derecho español, por lo cual, al parecer, pretender sustituir este código por otro sería todo un problema para los autores españoles, por lo cual es claro que en España esta idea tendría que vencer la tendencia de la doctrina española, la cual es muy orientada a no modificar las normas, por lo cual la misma espera conservar la indicada. Es decir, en el derecho español se hace más difícil sustituir un código que en el derecho peruano, lo cual debe ser materia de celosos estudios en materia de costumbre del derecho español y, todo esto, dentro del derecho comparado.

En Perú es más fácil sustituir el código civil e, incluso, hace años se viene discutiendo su sustitución y en diversos congresos de derecho civil se discutió dicho tema, por lo cual la doctrina demostró que ésta era una idea no muy seria y, en todo caso, venció la idea de no modificar el código en mención del derecho peruano.Incluso en Perú hace algunos años se ha publicado en el diario oficial algunas propuestas de reforma del código civil de 1984, con lo cual se ha demostrado que existe comisión de reforma la cual es presidida por Jorge Avendaño Valdez.

La estructura del título preliminar del código civil español es la siguiente:

Título preliminar. De las normas jurídicas, su aplicación y eficacia (artículos 1 a 16).

Capítulo primero. Fuentes del derecho (artículos 1 y 2).

Capítulo II. Aplicación de las normas jurídicas (artículos 3 a 5).

Capítulo III. Eficacia general de las normas jurídicas (artículos 6 y 7).

Capítulo IV. Normas de derecho internacional privado (artículos 8 a 12).

Capítulo V. Ámbito de aplicación de los regímenes jurídicos civiles coexistentes en el territorio nacional (artículos 13 a 16).

Continuará

Es ex Registrador Público Titular, ex Juez Titular Decano, ex Jefe Titular de Registros Públicos, autor de publicaciones jurídicas y magíster en Derecho Civil y Comercial en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Perú.

Tomado de: monografias.com

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia