La Gaceta Jurídica

Derecho civil comparado

(Parte III)

Foto: derechominoridad.blogspot.com

Foto: derechominoridad.blogspot.com

Sonia Eliana Roca

00:00 / 13 de diciembre de 2013

Derecho civil alemán

El derecho civil alemán debe ser materia de estudio por parte de los tratadistas. Estudiaremos este tema, sólo respecto del derecho alemán, lo cual servirá para tener una visión panorámica en el derecho mundial. Al estudiarlo es claro que podremos ubicarnos en el derecho civil mundial, es decir, esperamos brindar las pautas orientadoras para posteriores trabajos de investigación y que los mismos sean materia de publicación en el derecho, los cuales formaran parte de la doctrina del derecho comparado.

El código civil alemán es de 1896, vigente a partir de 1900, el cual puede ser considerado un código altamente técnico, a diferencia del código civil peruano de 1984, que es considerado un código asequible. Este código civil ha merecido el favor de la doctrina, por lo cual lo ha comentado Ennecerus, es un trabajo acabado y traducido del alemán al castellano.

Este código civil es un monumento de la codificación civil mundial, por ello, corresponde citarlo para que se considere su importante avance en la doctrina y legislación, entre otras fuentes del derecho.

Este código civil alemán es conocido como de 1900 y es un hito en la codificación civil del mundo, por lo cual es claro que ha influido en otros códigos, lo cual debe ser materia de estudio por parte de los tratadistas del derecho civil. Un abogado que no estudia este código no puede dominar el derecho civil, lo cual es comprendido por los autores civilistas del derecho mundial.

Al código civil alemán se le conoce como BGB, por lo cual debemos precisar que esta denominación o abreviatura es bastante utilizada en la doctrina comparada, lo cual debe motivar que cuando se estudie este código se puede revisar bibliografía o fuentes de información con las iniciales indicadas para tener acceso a mayor información.

Según la doctrina el código civil alemán de 1896 ha sido recibido parcialmente por el código civil suizo, griego, libanés y japonés. El más importante dentro de los segundos es el código civil suizo, lo cual debe ser materia de estudio por parte de los tratadistas del derecho comparado, pero no sólo del derecho civil suizo, sino de todo el mundo.

Derecho civil suizo

Estudiaremos el derecho civil suizo a efecto de tener idea de un derecho extranjero de importancia en el derecho comparado. Este código ha sido poco estudiado en el derecho peruano, sin embargo, consideramos que ante tal hecho esperamos traer novedades no sólo legislativas, sino también de otras fuentes del derecho y otros enfoques a efecto de hacer comparaciones jurídicas, las cuales son materia de estudio por parte de los tratadistas del derecho comparado.

En el derecho civil suizo es importante tener en cuenta el código civil suizo, el cual estudiaremos. Este código ha sido desarrollado por Eugen Huber, habiendo recibido la orden del Consejo Ejecutivo Federal y fue terminado en 1907 y hasta donde alcanza nuestros conocimientos entró en vigencia en 1912.Este código ha recibido parcialmente el código civil alemán, al cual se le conoce como BGB y ha merecido el favor de la doctrina, lo que debe ser materia de estudio.

El código mencionado es el Código Civil de Suiza, este código (en alemán Schweizerische Zivilgesetzbuch o zgb) es un cuerpo legal central en la codificación de Suiza. Es decir que a este código civil se le conoce en la doctrina como zgb, el cual no lo hemos tenido a la vista, por ello, esperamos que sea estudiado por parte de los tratadistas del derecho comparado, a efecto de estudiar la posibilidad de proponer recepciones al derecho civil peruano.

Debemos precisar que este código es bastante adelantado para su tiempo y, en todo caso, constituye un código importante en la historia de la codificación moderna, pero no tanto como los códigos civiles alemán, francés e italiano, lo cual se advierte en la presente lectura.Wikipedia http://es.wikipedia.org/wiki/C%C3%B3digo_Civil_de_Suiza, documenta la estructura del código civil suizo de esta manera: Introducción (artículos 1-10), Primera Parte: El derecho de las personas (art. 11-89), Primer título: las personas naturales, Segundo título: las personas jurídicas, Segunda Parte: El derecho de familia (arts. 90-456), Tercer título: el matrimonio, Cuarto título: el divorcio y la separación matrimonial, Quinto título: los efectos generales del matrimonio, Sexto título: los derechos de los cónyuges, Séptimo título: la formación de la filiación, Octavo título: los efectos de la filiación, Noveno título: la asociación familiar.

Décimo título: la regulación general de la patria potestad, Undécimo título: la dirección de la patria potestad, Duodécimo título: el fin de la patria potestad, Tercera Parte: el derecho de la sucesión (arts. 457-640), Decimotercer título: la sucesión legal, Decimocuarto título: el testamento mortuorio, Decimoquinto título: la apertura de la sucesión, Decimosexto título: los efectos de la sucesión, Decimoséptimo título: la división de la sucesión, Cuarta Parte: el derecho de las cosas (arts. 641-977), Decimoctavo título: condiciones generales, Decimonoveno título: los bienes inmuebles, Vigésimo título: los bienes muebles, Vigésimo primer título: las cargas sobre los bienes, Vigésimo segundo título: el depósito inmobiliario, Vigésimo tercer título: el depósito mobiliario, Vigésimo cuarto título: la propiedad, Vigésimo quinto título: el registro inmobiliario y Título final: condiciones de regulación”.

Es decir, no se divide en libros, por lo cual es claro que la elección en materia de técnica legislativa en el código civil suizo es por partes, lo cual debe dejarse constancia en el derecho comparado.

Derecho civil argentino

El derecho civil argentino existe en Argentina, el cual es un estado compuesto que tiene un código civil importante porque tiene bastante tiempo de vigencia y ha sido redactado por Dalmacio Vélez Sársfield, y modificado por la Ley Borda redactada por Guillermo Borda. Este código es extenso, puede ser considerado como uno de los más extensos del mundo.

Wikipedia http://es.wikipedia.org/wiki/C%C3%B3digo_Civil_de_la_Rep%C3%BAblica_Argentina, precisa lo siguiente sobre este código: “El Código Civil de la República Argentina es el código legal que reúne las bases del ordenamiento jurídico en materia civil en Argentina. Fue redactado por Dalmacio Vélez Sársfield, como culminación de una serie de intentos de codificación civil que tuvieron lugar en el país. Fue aprobado a libro cerrado, es decir, sin modificaciones, el 25 de septiembre de 1869, mediante la Ley Nº 340, y entró en vigencia el 1 de enero de 1871. Con numerosas modificaciones desde ese entonces, sigue constituyendo la base del Derecho civil argentino.

El código de Vélez Sársfield refleja la influencia del Derecho continental y de los principios liberales del siglo xvii, siendo sus principales fuentes el Código de Napoleón y sus comentaristas, la legislación española vigente hasta ese momento en Argentina, el Derecho romano (en especial a través de la obra de Savigny), el Derecho canónico, el Esboço de um Código Civil para o Brasil de Teixeira de Freitas y diversos códigos promulgados por influencia del movimiento codificador de la época.

La aprobación del Código Civil argentino era necesaria tanto por motivos jurídicos como políticos. Con ella se dotaría de unidad y coherencia a la legislación civil, ausente hasta ese entonces por la dispersa legislación vigente en el territorio argentino. Dichas unidad y coherencia, traerían consigo dos beneficios jurídicos muy importantes: facilitarían tanto el conocimiento del Derecho por parte de los habitantes como su aplicación por parte de los jueces. Asimismo, afianzarían la independencia política del país a través de la independencia legislativa y la unidad nacional por la supremacía del código sobre la legislación provincial.

A pesar de la estabilidad que el Código Civil le proporcionó al ordenamiento jurídico argentino, no estuvo exento a lo largo de la historia de diversas modificaciones que resultaron necesarias para regular adecuadamente una sociedad que presentó grandes cambios a nivel social, político y económico. La reforma más importante que sufrió el código fue producto de la Ley Nº 17.711, de 22 de abril de 1968. Si bien esta ley reformó aproximadamente el 5% del articulado, se destaca por el cambio de orientación que experimentaron algunas de las instituciones reguladas. Además, existieron proyectos de reforma que no fueron llevados a la práctica. Estos proyectos no sólo proponían la reforma de las instituciones y un cambio de método, sino que uno propuso también su unificación con el Código de Comercio, a imitación del italiano”.

Wikipedia, http://es.wikipedia.org/wiki/C%C3%B3 codigo_Civil_de_la_Rep%C3%BAblica_Argentina#Estructura, detalla a este código de la siguiente forma:“Títulos preliminares: el Código Civil se inicia con dos títulos preliminares. El primer título trata de las leyes y elabora una “teoría general de la ley”. El segundo se refiere al modo de contar los intervalos en el Derecho.

Libro I. Está dedicado a las personas. La primera sección, “De las personas en general”, trata sobre las personas en sí mismas y el segundo, “De los derechos personales en las relaciones de familia”, de la familia.

Libro II. Se divide en tres secciones. La primera trata sobre las obligaciones en general y sobre su extinción. La segunda sobre los actos y hechos jurídicos que producen la adquisición, modificación, transferencia y extinción de los derechos y obligaciones. La tercera sobre las obligaciones que nacen de los contratos.

Libro III. Trata sobre los derechos reales, tratando las cosas en sí mismas o en relación a las personas.

Libro IV. Contiene un título preliminar sobre la transmisión de derechos en general. Tiene tres secciones, la primera sobre las sucesiones mortis causa, la segunda sobre privilegios y derecho de retención y la tercera sobre la prescripción”.

El link http://es.wikipedia.org/wiki/C%C3%B3digo_Civil_de_la_Rep%C3%BAblica_Argentina#Proyectos_de_reforma_integra, muestra los siguientes proyectos de reforma:

Anteproyecto Bibiloni

Fue el primer proyecto de reforma integral del Código Civil, tuvo lugar en 1926. Se originó mediante el decreto 12.542/1926, ampliado por el 13.156/1926, que conformó una comisión con un miembro designado por la Corte Suprema de Justicia, otro por cada una de las Cámaras Civiles de la Capital Federal, otro por la Academia Nacional de Ciencias Jurídicas, otro por el Colegio de Abogados y otro por cada una de las facultades de Derecho de las universidades nacionales de Buenos Aires, Córdoba, La Plata y del Litoral.

La comisión quedó formada por Roberto Repetto, Julián Pera, Raymundo Salvat, Juan Bibiloni, Héctor Lafaille, Enrique Martínez Paz, Juan Carlos Rébora, José Gervasoni y Rodolfo Rivarola. Esta comisión sufrió algunos cambios, ya que Salvat renunció y fue reemplazado por César de Tezanos Pinto, mientras que Pera, ascendido a ministro de la Corte Suprema, fue reemplazado en un principio por Mariano de Vedia y Mitre y luego por Gastón Tobal.

Al doctor Bibiloni se le encargó la redacción del anteproyecto que serviría de orientación para los debates. Bibiloni concluyó la tarea en seis años, pero al igual que con el proyecto de Vélez Sársfield, se fue publicando libros a medida que el trabajo avanzaba. De esta forma, la Comisión comenzó a debatir desde 1926 y no desde 1932.

Este anteproyecto tiene gran influencia de la ciencia jurídica alemana, tanto en forma directa a través del Código Civil alemán, como a través de sus comentaristas. También utilizó la misma herramienta doctrinaria que Vélez Sársfield, la inclusión de algunas notas al pie para fundamentar las resoluciones.

Proyecto de 1936

La comisión utilizó el anteproyecto redactado por Bibiloni, pero elaboró un proyecto que tuvo grandes diferencias con aquél. Una vez terminado el anteproyecto, la comisión designó como redactores a Lafaille y Tobal, quienes en ocasiones se apartaron de lo decidido por la comisión, y lograron terminar el proyecto en 1936. A pesar de los cambios, el proyecto fue firmado por los redactores y por Repetto, Rivarola y Martínez Paz.

En cuanto a su método, el proyecto contaba con una Parte General, en el que trata de las personas, los hechos, las cosas, el ejercicio de los derechos y la prescripción; y cuatro libros en los que trata de la familia, las obligaciones y sus fuentes, los derechos reales y la sucesión y cuenta con una ley de registros.

El articulado del proyecto es relativamente breve; sólo contaba con 2.144 artículos. Cada artículo agrupaba en varios párrafos la solución de las cuestiones conexas con el punto tratado en él, lo que los convertía en densos pero facilitaba su estudio.

Tras concluir su redacción en 1936, el proyecto fue enviado al Poder Ejecutivo Nacional el 10 de octubre de ese año. El Poder Ejecutivo envió el proyecto al Congreso, pero nunca fue tratado.

Anteproyecto de 1954

Este anteproyecto fue realizado por el Instituto de Derecho Civil, que dependía del Ministerio de Justicia de la Nación Argentina. La redacción del proyecto estuvo a cargo de Jorge Joaquín Llambías, que contó con la colaboración de Roberto Ponssa, Jorge Mazzinghi, Jorge Bargalló Cirio y Ricardo Alberdi.

Este proyecto cuenta con 1.839 artículos, una cantidad exigua en relación al Código Civil vigente y a los proyectos anteriores. Esta síntesis pudo lograrse al omitir la reiteración de los principios generales y disponiendo en el tratamiento de las instituciones particulares sólo las variantes a esos principios.

El método utilizado cuenta con un Título Preliminar con tres capítulos con disposiciones generales, normas de Derecho internacional privado y cómputo de plazos; un Libro I, que es la parte general, trata sobre las personas, bienes, hechos y actos jurídicos; un Libro II trata sobre la familia; un Libro III sobre la herencia; un Libro IV sobre obligaciones y un Libro V que regula los derechos reales y los intelectuales.

Al producirse la Revolución Libertadora, este proyecto no pudo tener tratamiento legislativo. Además, permaneció inédito muchos años hasta ser editado por la Universidad Nacional de Tucumán en 1968.

Proyecto de unificación legislativa

El artículo 75 de la Constitución Argentina, en su inciso 12, faculta al Congreso a dictar los códigos Civil, Comercial, Penal, de Minería y de Trabajo y Seguridad Social. Por esta razón, parte de la doctrina afirmó que la Constitución impedía la unificación legislativa. Sin embargo, otros autores argumentaron que no se establece la forma en que debe hacerse, ya sea en un solo cuerpo o en más.

En 1986, la Comisión de Legislación General de la Cámara de Diputados formó una comisión para la “unificación de la legislación civil y comercial”, designando como asesores a Héctor Alegría, Atilio Alterini, Jorge Alterini, Miguel Araya, Francisco de la Vega, Sergio Le Pera y Ana Piaggi, uniéndose después Horacio Fargosi.

El 22 de abril de 1987 fue elevado el proyecto y el 15 de julio fue sancionado por la Cámara de Diputados. Pasó al Senado de la Nación, donde se formó una comisión que incluyó varias reformas pero no pudo expedir un dictamen definitivo, ya que fue creada sólo por 6 meses y su mandato no fue renovado.A finales de 1991 la ley fue sancionada a libro cerrado por el Senado, pero fue vetada por el Poder Ejecutivo por considerarla inadecuada a la nueva situación política y económica”.

Las fuentes de este código según

http://es.wikipedia.org/wiki/C%C3%B3digo_Civil_de_la_Rep%C3%BAblica_Argentina#Fuentes_del_C.C3.B3digo_Civil, han sido las siguientes:

“Para la redacción del Código, Dalmacio Vélez Sársfield se inspiró en Códigos contemporáneos o pasados, en leyes nacionales e internacionales y en buena parte de la doctrina reinante en la época. Las fuentes pueden clasificarse en el Derecho romano, la legislación española y patria, el Derecho canónico, el Código de Napoleón y sus comentaristas, la obra de Freitas y otras fuentes menores.

Derecho romano

El Derecho romano no fue una fuente directa del Código Civil, de modo que ninguna de sus disposiciones fue extraídas directamente del Corpus Iuris Civilis o de algún pasaje de algún jurisconsulto romano. Empero, Vélez Sársfield volvió en la regulación de algunas instituciones a los criterios romanos, aun los que no eran tenidos en cuenta por la codificación contemporánea.

Éste fue el caso de la “tradición” como modo de transmitir el dominio, que en el código francés había sido sustituido por la pura manifestación del “consentimiento”. Además, en las notas del codificador existen citas de aquellas leyes, pero se trata de referencias de segunda mano. La influencia indirecta romana se refleja en gran parte de la doctrina utilizada por el autor, en especial las estructuras de carácter patrimonial. La principal influencia en el trabajo de Vélez Sarsfield fue el romanista alemán Friedrich Karl Von Savigny con su obra “Sistema de Derecho Romano Actual” (System des heutigen römischen Rechts), utilizada especialmente en lo referido a personas jurídicas, obligaciones, dominio y posesión, y la adopción del principio de domicilio como elemento determinante de la ley aplicable al estado y la capacidad de las personas.

Legislación española y patria

Terminada la labor de recopilación, Vélez Sársfield fue criticado por haber dejado de lado la utilización como fuente de la legislación española, que en ese momento era la propia. Uno de estos críticos fue Juan Bautista Alberdi, quien fue refutado por la crítica moderna y por el propio Vélez:

“Si el doctor Alberdi hubiese recorrido siquiera ligeramente mi proyecto de Código, hubiera encontrado que la primera fuente de que me valgo son las leyes que nos rigen. El mayor número de los artículos tiene la nota de una ley de Partidas, del Fuero Real, de las recopiladas”, Cabral Texo, Jorge. “Juicios críticos sobre el Código Civil argentino”, p. 249.

La influencia de esta legislación en lo referente a su método y técnica fue prácticamente nula, lo que se comprende por la dispersión que la caracterizaba. Aun así, en lo referente al material y al sentido y alcance de las disposiciones, Vélez se valió del antiguo Derecho, adoptándolo a las nuevas necesidades.

La legislación patria tuvo poca relevancia en materia de Derecho privado; aunque sin embargo, influyó parcialmente en el trabajo del codificador. Éste es el caso de la vocación hereditaria que reconoce al cónyuge el artículo 3.572, cuyo antecedente es una ley dictada por la Legislatura de Buenos Aires el 22 de mayo de 1857. Vélez también tuvo en cuenta los usos y costumbres del país, en especial en lo referente a la organización familiar.

Derecho canónico

El Derecho canónico tuvo gran influencia en lo referente al Derecho de familia, en especial sobre el matrimonio. Vélez Sársfield dejó este instituto bajo la jurisdicción de la Iglesia Católica, tomando la institución del matrimonio canónico y adjudicándole efectos civiles. Pero la validez del matrimonio quedó sujeta al régimen canónico y a las disposiciones de los tribunales eclesiásticos, lo que se mantendría hasta la sanción de la Ley de matrimonio civil.

En relación a esto, el codificador argumentó: “Las personas católicas, como las de los pueblos de la República Argentina, no podrían contraer el matrimonio civil. Para ellas sería un perpetuo concubinato, condenado por su religión y por las costumbres del país. La ley que autorizara tales matrimonios, en el estado actual de nuestra sociedad, desconocería la misión de las leyes que es sostener y acrecentar el poder de las costumbres y no enervarlas y corromperlas. Sería incitar a las personas católicas a desconocer los preceptos de su religión, sin resultado favorable a los pueblos y a las familias.

Para los que no profesan la religión católica, la ley que da al matrimonio carácter religioso, no ataca en manera alguna la libertad de cultos, pues que ella a nadie obliga a abjurar sus creencias. Cada uno puede invocar a Dios en los altares de su culto”, Nota del artículo 167, Código Civil Argentino.

Esta resolución tomada por Vélez Sársfield tiene su explicación en los usos y costumbres del momento, como lo prueba la sanción de una ley de matrimonio civil por parte de la Legislatura de la Provincia de Santa Fe en 1867: la ley produjo una reacción popular que culminó con la renuncia del gobernador y la disolución de la Legislatura, que al volverse a constituir la dejó sin efecto.

Continuará

Es ex Registrador Público Titular, ex Juez Titular Decano, ex Jefe Titular de Registros Públicos, autor de publicaciones jurídicas y magíster en Derecho Civil y Comercial en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Perú.

Tomado de: monografias.com

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia