La Gaceta Jurídica

Derechos de niños/as en sus fuentes laborales

Además de la violencia “insostenible” contra niños, niñas y adolescentes en sus hogares y unidades educativas, en sus fuentes de trabajo sufren “violaciones, asesinatos, agresiones físicas, violencia escolar, explotación laboral y abandono”, según el informe Ejercicio de los Derechos Humanos en el Estado Plurinacional de Bolivia 2013.

La violencia contra los grupos vulnerables persiste pese a los avances en áreas sociales.

La violencia contra los grupos vulnerables persiste pese a los avances en áreas sociales. Foto: lahora.com.ec

Periódico Digital PIEB/redacción

00:00 / 13 de diciembre de 2013

Esa vulneración de derechos de los niños, niñas y adolescentes no ha registrado cambios desde 2012, refleja el informe de más de 160 páginas. Las denuncias admitidas por la Defensoría del Pueblo por estos casos suman 841, la mitad de ellas (481) fueron realizadas en el departamento de La Paz.

La mayoría son por vulneración de derechos de la niñez y la adolescencia (279), seguidas por la vulneración al derecho a la educación (188) y a la integridad personal (95). Contra los gobiernos municipales son 254 y contra las direcciones departamentales de educación 243.

La actividad laboral que principalmente tuvo intervención de la Defensoría es la zafra de caña de azúcar en Bermejo y Riberalta, donde informa que se realizaron gestiones y actividades para evitar la explotación laboral y el trabajo forzado de menores. Por ejemplo, se trabajó para que los empleadores garanticen “respeto a los derechos de adolescentes trabajadores a partir de iniciar procesos jurídicos con inspectores laborales frente al incumplimiento de pago de salarios” y se generó un mutuo acuerdo de los empleadores (barraqueros) y los trabajadores (zafreros) para aprobar un contrato de trabajo en Riberalta.

La violencia hacia niños, niñas y adolescentes existe en todos los espacios y ámbitos en los que desarrollan sus actividades, especialmente como violencia física que incluso pone en peligro la continuidad de sus vidas. En esa misma línea es “significativa” la afectación a los derechos de los jóvenes, plantea el informe, que se están “convirtiendo en un grupo de alta vulnerabilidad, sobre todo en sus derechos al trabajo, a la seguridad, a la integridad, ya que muchos de ellos son sometidos a permanentes y diversas formas de hostigamiento por su forma de vestir y sus hábitos”.

A esto se añade la vulneración de otros derechos que afecta a los niños, niñas y adolescentes: “el derecho a la educación reporta resultados notables en cobertura y permanencia, y el derecho al acceso a servicios básicos como agua potable, energía y alcantarillado están alcanzando importantes niveles a partir de la inversión que se realiza desde los gobiernos subnacionales; mientras que los derechos a la salud, el trabajo y la seguridad social no tienen progresos significativos, manteniendo niveles bajos de acceso, baja calidad, precariedad e inestabilidad”.

Otro aspecto de preocupación de la Defensoría del Pueblo es “el sostenimiento y aparente crecimiento de los problemas relacionados con el derecho a la alimentación y que se expresa en el incremento de los costos de los alimentos básicos, la ausencia de políticas que aseguren la autosostenibilidad alimentaria, el decremento de la producción agrícola favoreciendo la importación y la falta de previsión ante los efectos del cambio climático”, lo que podría traer consecuencias como “hambre y desnutrición”.

Infancia y niñez

El punto tres del informe señala que en relación a la gestión 2012 no se aprecia cambios importantes en la situación de los niños, niñas y adolescentes acerca del ejercicio de sus derechos. “La Asamblea Legislativa no ha concluido el tratamiento del Código del Niño, Niña y Adolescente, que aún en su fase de proyecto adolece de algunos problemas que a nuestro criterio se deben corregir”. Sobre el aspecto de pobreza y niñez, el análisis señala que no existen mediciones sistemáticas y oficiales, pero las cifras de instituciones de derechos humanos y del propio Estado “dan cuenta de que hay mejoras notables y destacadas en muchos aspectos que favorecen a nuestros niños, niñas y adolescentes. Gracias a políticas públicas eficientes, hemos avanzado en la disminución de la pobreza extrema hasta cifras inferiores al 22%, que era una de las principales causas de la vulneración de sus derechos. Pese a que los niveles siguen siendo alarmantes, estamos reduciendo la mortalidad infantil, debido precisamente al factor anotado”.

En lo positivo el documento destaca que medidas como los bonos sociales, el desayuno escolar y el sumi aportan a la disminución de los niveles de mortalidad infantil, deserción escolar y desnutrición; la política educativa permite que casi la totalidad de nuestros niños y niñas tengan acceso a la educación fiscal y gratuita; los seguros básicos de salud y los programas especiales permiten que las y los infantes puedan acceder a los servicios de salud en cada vez más poblaciones.

El eje de la violencia

Para la Defensoría, los análisis y reflexiones sobre los derechos humanos en la gestión concluyen que uno de los derechos que más se vulnera es el derecho a la integridad física, sicológica y sexual, que ha sido considerado uno de los más importantes porque protege a las personas de la violencia en todas sus formas y fue establecido en el artículo 5º de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Por su parte, la Constitución Política del Estado acoge esta definición y la amplía a todos los ámbitos en su artículo 15, incluso el privado.

El texto afirma que “los datos, cifras, estudios, testimonios y la evidencia empírica demuestra que la violencia, que es estructural y transversal, se está tornando además creciente. La violencia amenaza las bases mismas de nuestra sociedad ya que está generando cambios en la conducta social e individual, generando temor, desazón, desconfianza, recelo y produce comportamientos también violentos en una espiral destructiva de imprevisibles consecuencias”.

El análisis de la institución considera que existen ámbitos y poblaciones donde la violencia se está evidenciando de manera más abierta, descarnada y destructiva, ya que afecta a los grupos con derechos más vulnerables, es decir las niñas, niños, adolescentes y las mujeres.

Del mismo modo, el texto identifica instancias, casos donde se produce violencia, además de “espacios y comportamientos donde se manifiesta de modo también alarmante, es decir, los centros penitenciarios, la acción delictiva y los linchamentos. También está presente este mal en los recintos militares y policiales”.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia