La Gaceta Jurídica

Día del árbol

…se debe reflexionar mucho sobre el tema y conscientemente generar políticas sensatas de protección, pues la agricultura no es viable por largo tiempo en áreas de vocación boscosa ni la reforestación es una solución a un problema que avanza pese a certificaciones y legislaciones que no corresponden a la realidad.

00:00 / 03 de octubre de 2014

De acuerdo con la página web metagroup.com.bo, Suecia fue el primer país en instituir el “Día del árbol” y lo hizo en 1840, lo que representaba la toma de conciencia acerca de la importancia de los recursos forestales en ese país europeo, además, esta iniciativa fue llevada por migrantes de esa nacionalidad a Estados Unidos, donde se estableció una fecha similar en 1872. A esto se debe acotar que desde esos años las ciencias biológicas han comprobado que la cobertura vegetal arbórea es fundamental para la conservación del equilibrio natural en el planeta, lo cual, a su vez, es la garantía para la supervivencia de las especies que conforman los cinco reinos de la vida, incluso el género humano.

Sin embargo, los intereses empresariales y de grupos económicos transnacionales han priorizado su negocio sobre la vida y en poco más de un siglo la deforestación ha llegado a niveles peligrosos para la existencia, mientras tanto la contaminación avanza superando las posibilidades de purificación natural que tiene el planeta. Además, debido a la tala indiscriminada de árboles las tierras pierden sus características y terminan en procesos de erosión irreversibles, lo que aumenta la cantidad de desiertos en los continentes.

Los motivos para esta degradación provocada por los humanos están enmarcados en factores como la ampliación de la frontera agrícola y la habilitación de tierras de pastoreo, conjuntamente a la explotación de maderas consideradas valiosas, las cuales incluso se encuentran en extinción. Asimismo, sobre los bosques actúa el crecimiento urbano y la construcción de carreteras en regiones no aptas para ello.

A estos componente se añade la falta de políticas serias a nivel mundial, nacional y local para conservar los bosques, pues las acciones cumplidas son más demagógicas y poco admitidas debido precisamente a los intereses que se juegan en lo económico. Del mismo modo, se ha asumido actividades paliativas de esta situación entre las que se cuenta movilizaciones de reforestación, lo que no siempre se convierte en una acertada forma, pues este mecanismo no corresponde a lo que es una foresta natural con especies diferentes, de diversas edades y de crecimiento natural. Por otra parte, el cultivo de bosques para la explotación maderera no significa un mejoramiento del medio ambiente ni la recuperación de espacios forestales, debido a que esta técnica genera lo que es conocido como “desiertos verdes”, puesto que se siembra una sola especie de interés comercial, la cual no cobija animales ni otras especies vegetales y consume y degrada los recursos acuíferos.

En fin, en el caso de la deforestación, la reforestación y la protección de los bosques existen muchos otros tópicos que no son considerados seriamente por los gobiernos, por tanto, con la celebración en Bolivia del Día del árbol cada 1 de octubre se debe reflexionar mucho sobre el tema y conscientemente generar políticas sensatas de protección, pues la agricultura no es viable por largo tiempo en áreas de vocación boscosa ni la reforestación es una solución a un problema que avanza pese a certificaciones y legislaciones que no corresponden a la realidad. Además, por la falta de consciencia, en nuestras ciudades los árboles están muriendo o son dañados por otros agentes que las leyes no toman en cuenta para sanciones adecuadas.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia