La Gaceta Jurídica

  • La Gaceta Jurídica
  • Dia

“Día de la no bocina”

…queda reflexionar y discutir en las instituciones si la actitud paternalista, esperando la consideración y conciencia, es más efectiva que la aplicación de la norma. Además, cuán pertinente será hacer cumplir los postulados de la Constitución Política del Estado

Editorial

00:00 / 01 de mayo de 2015

El 29 de abril se cumplió el “Día de la no bocina” en los municipios de La Paz y El Alto; una actividad que tuvo como objetivo principal disminuir la contaminación acústica que es por demás grave en estas dos localidades, sin que esto signifique que no ocurre lo mismo en el resto del país. Sucede que este problema está generalizado en las urbes citadas y, con menor o mayor grado, en otras como Santa Cruz y Oruro, además de algunas capitales departamentales y ciudades intermedias de importancia como Caranavi, Montero y otras del Estado.

El tema tiene que ver, en especial, con las actitudes de desconsideración y prepotencia que esgrimen los transportistas de servicio público, en primera instancia, y los conductores en general. Otro factor que incide es la no aplicación de las normas vigentes al respecto, que básicamente son el Código Nacional de Tránsito (cnt), que en su artículo 20.a establece que “está prohibido el uso de la bocina durante la noche. En el día solamente será utilizada en casos de emergencia”.

Asimismo, el artículo 42 de la Ley 1333 de Medio Ambiente determina que “el Estado, a través de sus organismos competentes, establecerá, regulará y controlará los niveles de ruidos originados en actividades comerciales, industriales, domésticas, de transporte u otras a fin de preservar y mantener la salud y el bienestar de la población”.

Lo peligroso de esta situación, de acuerdo a estudios de los propios gobiernos municipales, es que se ha llegado a niveles que triplican los índices permitidos y que soporta el oído humano, lo que debe motivar a un mínimo de conciencia en los conductores, que son, precisamente, los más expuestos a al ruido dañino que provocan. Por otra parte, la persistencia del problema devela otros elementos que deben ser considerados por la ciudadanía, pues la falta de cumplimiento de las reglas de tráfico vial hace que por simple reflejo y sin razonamiento se apele a la bocina.

Como algunos ejemplos, se puede señalar que la luz amarilla del semáforo no es para acelerar, sino para detenerse; que en las esquinas se debe respetar preferencias o reducir la velocidad y no tocar el cláxon y que para encontrar pasajeros se debe cumplir rutas y tener buenos letreros en lugar de acosar con la bocina. Si las personas pudieran entender éstas y otras pautas mínimas podríamos considerarnos conscientes.

De hecho, pese a la realización de eventos como el comentado, las acciones para lograr el entendimiento de los grupos que no respetan a sus semejantes son todavía limitadas y aparentes, ya que, un día incompleto, de 8 de la mañana a 3 de la tarde, no hizo mella en las bases, menos en los dirigentes del transporte, pues la actitud arbitraria persistió. Lo que queda es reflexionar y discutir en las instituciones si la actitud paternalista, esperando la consideración y conciencia, es más efectiva que la aplicación de la norma. Además, cuán pertinente será hacer cumplir los postulados de la Constitución Política del Estado cuando, entre otras referencias a la salud, en su artículo 33 señala que “las personas tienen derecho a un medio ambiente saludable, protegido y equilibrado” y que, artículo 35.I., “el Estado, en todos sus niveles, protegerá el derecho a la salud, promoviendo políticas públicas orientadas a mejorar la calidad de vida (…)”.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia