La Gaceta Jurídica

Divorcio en notarías

…el proceso simple se iniciaría con la constatación por parte del notario que las dos personas están casadas y que corresponde el divorcio por razones personales y por voluntad libre de ambas partes. Con este procedimiento no se deberá afectar a ninguna tercera persona con el divorcio, básicamente los descendientes.

La Gaceta Jurídica / Editorial

00:00 / 09 de julio de 2013

Dentro de las experiencias y acciones que se desarrollan en cuanto a la normativa para la mejor administración de justicia en el Estado Plurinacional, encontramos en estos días una propuesta que busca apoyar a los juzgados de familia con un procedimiento para disminuir la carga procesal en estas reparticiones judiciales, desviando parte de las causas de divorcio a otras instancias.

De entrada, el plan se hace interesante por dos elementos fundamentales, la demora actual para que los matrimonios inviables se separen legalmente y la reducción de los costos que significaría la puesta en práctica de la medida, tomando en cuenta los altos niveles de gastos en que se incurre en los casos de éstos. La referencia anterior es para el proyecto de Ley del Notario Plurinacional, que en uno de sus acápites permite que los procesos de anulación de matrimonios sean tramitados ante los notarios de Fe Pública; es decir que los mismos estrados encargados de la unión podrían serlo de la disolución conyugal como atribución del Estado.

Otorgar las facultades para que el notario haga el divorcio parece ser una buena opción para lo que buscan los proyectistas, que los procesos de divorcio se agilicen y se realicen sin tener que acudir a los juzgados pertinentes. Sin embargo, la iniciativa lleva a la discusión sobre otros factores de este tema, entre ellos las estadísticas de divorcios que en el país demuestran cifras altas permanentemente, situación que deriva en los cuestionamientos acerca de la institución del matrimonio y su vigencia en términos legales.

Para las sociedades, en lo religioso la unión de dos personas es una cuestión de características espirituales y sentimentales, mientras que en una forma tal vez más fría, para los Estados es el inicio de la familia como parte de la sociedad organizada. De este modo, en la Constitución Política del Estado de 2009, el artículo 63.I. establece que “el  matrimonio entre una mujer y un hombre se constituye por vínculos jurídicos y se basa en la igualdad de derechos y deberes de los cónyuges”. Lo que parece ser la justificación más importante para dar forma al citado proyecto de ley.

En tal caso, la propuesta señala que para que los notarios puedan disolver la unión se debe cumplir con un requisito indispensable que daría viabilidad al divorcio sin complicaciones, se trata de que las parejas hayan alcanzado el mutuo acuerdo para la separación y que este convenio incluya también arreglos convenientes para ambos cónyuges en cuanto a la tutela de los hijos e hijas, el pago de pensiones para la manutención de sus vástagos y sobre la partición de los bienes.

Superados esos temas de manera voluntaria, libre y de común acuerdo el proceso simple se iniciaría con la constatación por parte del notario que las dos personas están casadas y que corresponde el divorcio por razones personales y por voluntad libre de ambas partes. Con este procedimiento no se deberá afectar a ninguna tercera persona con el divorcio, básicamente los descendientes. Pero si la demanda se encuentra con complicaciones en las que alguno de los esposos no está de acuerdo o existen desacuerdos sobre hijos e hijas, la anulación deberá ser atendida indefectiblemente por un juzgado de familia.

Hasta aquí, lo que plantea el proyecto de Ley del Notario Plurinacional aparece como una opción que merece ser atendida.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia