La Gaceta Jurídica

Drogas y prevalencia

Con este tipo de medidas, como mayores impuestos, en otras partes del mundo y algunos intentos similares en Bolivia se dio paso a un peligro mayor, el de la proliferación de bebidas adulteradas y de menor calidad y precio, que obviamente están dentro del mecanismo de distribución ilegal…

Editorial

00:00 / 24 de marzo de 2015

La presentación del “Estudio Nacional de Prevalencia y Características del Consumo de Drogas en Hogares Bolivianos”, la semana pasada, puso en discusión datos que merecen atención desde diversos puntos de vista. Al respecto, la Agencia Boliviana de Información (abi) hizo un resumen del documento donde se destaca que, entre la categoría de drogas ilícitas, las con mayor prevalencia anual son la marihuana (1,27%), luego la cocaína (0,32%) y, en seguida, los inhalables (0,30%).

El estudio habría sido realizado por siete meses, de octubre de 2013 a junio de 2014, en las nueve ciudades de departamento y en El Alto, quedando ausentes, por lo menos la nota no las nombra, las regiones de Yungas, norte de La Paz, el Chapare y otras ciudades de Oriente donde se presume, debido a informaciones y actuaciones policiales, la incidencia de drogas.

Otro dato significativo es el referido a que el consumo de las sustancias “lícitas”, el alcohol y el tabaco, es mayor a las que se encuentran en la categoría de “ilícitas”.

Otros aspectos del estudio indican que los grupos de mayor concentración de consumidores de sustancias lícitas e ilícitas son, primero, de 25 a 35 años de edad y, segundo, entre 18 y 24. En términos de género, se especifica que las mujeres consumen más analgésicos y los varones, en promedio, más sustancias.

En cuanto a lo regional, se habría establecido que el consumo de drogas lícitas es mayor en Trinidad, La Paz, Sucre y Santa Cruz y de las ilícitas en Trinidad, La Paz y Santa Cruz. Asimismo, en referencia a la forma de acceso, se conoció que los tranquilizantes y estimulantes pueden ser adquiridos con cierta facilidad en farmacias, pese a que muchos de estos deberían ser vendidos solo con receta médica (bueno, ni qué decir de los de venta libre). Por otra parte, la droga más fácil de conseguir es la marihuana, con una prevalencia en esos 12 meses de 1,27%; aunque esta cifra sería inferior con relación al 4,5% de prevalencia registrado el 2007.

En cuanto a la oferta, el informe recoge dice que el 8,5% de los encuestados recibió alguna vez en la vida el ofrecimiento de marihuana, el 3,9% de cocaína, el 1% de pasta base y otro 1% de éxtasis. A esto debe acotarse la facilidad para adquirir las ya mencionadas drogas lícitas.

Si bien el tema de las drogas ilegales queda en cierta duda debido a la presunción de un mayor consumo debido a lo que se experimenta en las calles, el informe merece crédito hasta que se conozca otro que lo niegue o lo confirme, sin embargo, deberá considerarse que a partir de este documento el ministro de Gobierno, Hugo Moldiz, aseveró que en Bolivia no existe una cultura de consumo de drogas ilícitas, mientras que en referencia a las legales dijo que “es la política del Estado Plurinacional de gravar el consumo del alcohol y tabaco para fortalecer el programa de proleche”, aspecto que puede ser sustentado con el mencionado informe.

Sin embargo, se deberá tomar en cuenta que en casos en los que se aplicó este tipo de medidas como mayores impuestos en otras partes del mundo y algunos intentos similares en Bolivia se dio paso a un peligro mayor, el de la proliferación de bebidas adulteradas y de menor calidad y precio, que obviamente están dentro del mecanismo de distribución ilegal, con sistemas de protección y evasión de controles que incluyen a policías y funcionarios municipales o de sanidad  corruptos.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia