La Gaceta Jurídica

Elecciones subnacionales

Realidades jurídicas

Gabriel Peláez G.

00:00 / 03 de abril de 2015

No es nuestra intención hacer un análisis de los resultados de las recientes elecciones llamadas subnacionales, sino de la normativa y de algunos otros detalles aplicados a ella.

Solo digamos, en cuanto al tema de los resultados, que éstos, como lo adelantaron las encuestas, no fueron precisamente favorables al oficialismo. Baste para ello recordar que el mas (Movimiento Al Socialismo) resultó derrotado en las alcaldías de La Paz y El Alto y en la Go- bernación de La Paz, lo que ya re- sulta insólito. El partido de gobierno también perdió la Alcaldía de Cochabamba y en Santa Cruz la alcaldía y la gobernación. Y tuvo, además, otras derrotas.

Incluso, lo ocurrido en Chuquisaca,, no fue normal. Aquí, en definitiva, se daba por hecha la victoria del gobernador, quien, con el apoyo del mas, iba a la reelección, pero apareció otro candidato, desprendido del propio partido en el poder, que obligó a ir a una segunda vuelta que nadie había previsto.

Estos análisis los hacemos cuando recién se conoce resultados, ni siquiera totales, del voto en boca de urna. Los oficiales, y sobre todo aquellos que corresponden a los municipios pequeños, seguían quedando lejos al momento de escribir este trabajo.

Lo que se diga, no quita de ninguna manera el hecho de que el partido de gobierno ha perdido el manejo de importantes capitales de departamento y centros urbanos del país e, incluso, de varios departamentos, entre los cuales puede estar incluso Chuquisaca.

Una de las características ligadas a este fenómeno está en el hecho de que los candidatos perdidosos del mas, en buena parte, fueron aquellos impuestos por su jefe, o sea, el Presidente del Estado.

Ahora vayamos a alguna normativa o a algunas características que volvieron a aparecer en estos comicios.

Ha vuelto a presentarse el mismo panorama que en elecciones anteriores o en las presidenciales. Los candidatos oficialistas han recibido durante la respectiva campaña electoral un apoyo nacional absolutamente visible y, además, muy grande.

En este campo, queda claro que ha existido una evidente diferencia en el trato recibido por la oposición en general y por el mas. Esto último ha significado que los candidatos oficialistas no han debido preocuparse demasiado por la “ayuda” que se precisa en toda contienda electoral.

Por esto, llama todavía más la atención la derrota de candidatos oficialistas, no solo en La Paz y El Alto, sino en la mayoría de los principales centros urbanos de nuestro país.

En cuanto a la segunda vuelta, que la Ley prevé solo para la elección de gobernadores, se estima un plazo de sesenta días, que en el caso de Chuquisaca se ha dicho que estaría reducido a cuarenta (tres de mayo) en forma inopinada.

Es un tiempo demasiado corto, inclusive pensamos que para las autoridades electorales, quienes van a tener problemas hasta en la organización del acto de la segunda vuelta. Téngase en cuenta, por otra parte, que ésta va a ser una experiencia inédita.

Otro detalle. El artículo 275 de la Constitución Política del Estado (cpe) establece la figura  de que los estatutos y cartas orgánicas deben ser aprobados por las asambleas departamentales y los concejos municipales por dos tercios de votos y que debe realizarse luego un referéndum que acabe ratificando los respectivos textos para darles una validez de tipo constitucional.

No compartimos ese texto constitucional. No pensamos que en este caso sea necesario un esquema tan complicado como éste. ¿Con qué criterio el ciudadano común puede pronunciarse sobre las virtudes y defectos de un texto reglamentario?

Por eso, son muy pocos los casos de aprobación de aquellos instrumentos normativos en el país. Y conste que después debe irse al referéndum. Este esquema no es otra cosa que una traba evidente a la aplicación práctica del régimen autonómico en las municipalidades y en las gobernaciones. De esta manera se elude el cumplimiento del texto del artículo 1 de la Constitución, que afirma que “Bolivia se constituye en un Estado Unitario Social de Derecho Plurinacional Comunitario (…), descentralizado y con autonomías (…)”.

Otro aspecto es el relativo a la elección misma en cuanto al ciudadano colocado frente a su derecho y su obligación de sufragar.

Como en otras elecciones, ha vuelto a existir en éstas una escasa socialización del tema referido a los candidatos, la forma de votar y otros detalles. Incluso de la forma de calcular los resultados, la forma de elegir concejales y asambleístas y otros detalles, por ejemplo, la realización de una segunda vuelta referida a la votación para gobernadores.

Hay otro detalle que queremos comentar y que también se relaciona con las normas más generales referidas a las elecciones en otros campos. Se ha advertido, más aún en estas elecciones, demasiada proliferación de partidos políticos y organizaciones ciudadanas. Por eso, se requiere otras normas que hagan bastante más difícil la formación de estas organizaciones y no tan fácil como sucede ahora.

Se hace uso y abuso “siglas” que, al final de cuentas, lo único que hacen es confundir al ciudadano. El excesivo número actual hace imposible que sea equivalente a un determinado número de programas de gobierno e, incluso, de ideologías. Es urgente parar este fenómeno que no le ha hecho, hasta el momento, ningún bien a nuestro país.

Por lo tanto, entendemos que la normativa desde la de tipo constitucional hasta la de menor jerarquía merece una revisión, porque debe adecuarse a las nuevas realidades que presenta el país en este campo. Esta es una tarea absolutamente urgente

Es ensayista y abogado analista de la constitucionalidad.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia