La Gaceta Jurídica

El retorno de los sindicatos

Empresas y legislación

Es una nueva etapa en la historia sindical.

Es una nueva etapa en la historia sindical. Foto: prensa.po.org.ar

Carola Serrate

00:00 / 05 de agosto de 2014

Las nuevas leyes en nuestro país propiciarán la aparición y fortalecimiento de sindicatos, pero, ¿qué tan asustadas deberían estar las empresas frente a las nuevas disposiciones legales?

Para responder a esta pregunta es importante revisar brevemente qué dicen las nuevas normas. En primer lugar, la nueva Constitución, en su sección sobre el “Derecho al Trabajo y al Empleo”, dispone que los trabajadores puedan organizarse en sindicatos de acuerdo a ley. Además, reconoce y garantiza la sindicalización como medio de defensa, representación, asistencia, educación y cultura de los trabajadores del campo y la ciudad.

En segundo lugar, establece que los dirigentes sindicales gozan de fuero sindical, por lo que no podrán ser despedidos hasta un año después de su gestión y no se les disminuirá sus derechos sociales, no se les someterá a persecución ni privación de libertad por actos ocasionados en el cumplimiento de su labor sindical.

Por último, la Constitución establece que los sindicatos gozarán de personalidad jurídica por el solo hecho de organizarse y ser reconocidos por sus entidades matrices.

Es decir que ahora es más simple crear un sindicato, pues se ha eliminado las gestiones requeridas anteriormente para la conformación de estas asociaciones.

Además de estas disposiciones, es importante recordar que el Gobierno ha emitido decretos y otras medidas que favorecen de una u otra manera a los sindicatos, denotando un claro afán de fortalecer al movimiento sindical.

Lo primero que debería saber el empresario sobre estas normas es que no presentan ninguna novedad de fondo. Este tipo de disposiciones son parte de nuestro ordenamiento jurídico desde 1962, cuando Bolivia ratificó mediante la Ley 194 el Convenio sobre Libertad Sindical y protección del Derecho de Sindicalización. Este Convenio, a su vez, fue aprobado en San Francisco, Estados Unidos, el 9 de julio de 1948 por la Organización Internacional de Trabajo (oit) y fue incorporado con rango constitucional en Bolivia en 1967.

Para que los sindicatos de trabajadores constituyan una amenaza a los empresarios se necesita mucho más que normas que propicien su aparición y fortalecimiento. En términos generales, considero que a los sindicatos en nuestro país les falta mostrar más libertad de acción e independencia política, cualidades básicas para asegurar un apoyo constante por parte de los trabajadores de compañías privadas.

La finalidad esencial de los sindicatos es la defensa de los intereses colectivos que representan. Son instrumentos válidos para la reivindicación y conquista de derechos y beneficios de los trabajadores, pero cuando se convierten en “apéndices del gobierno” o se supeditan a intereses foráneos –como sucedió a mediados de los años ochenta– terminan perdiendo credibilidad frente a sus propios miembros, ocasionando que gran parte de los trabajadores no quieran conformar nuevos sindicatos ni pertenecer a los existentes. De hecho, en la actualidad es frecuente encontrar trabajadores que no creen en el movimiento sindical y se niegan a conformar sindicatos bajo el argumento de que no los necesitan, que no tienen discrepancias notables con su empleador o que, simplemente, prefieren dedicar su tiempo y sus energías a su propia familia.

En conclusión, por el momento, los sindicatos no representan mayores riesgos y, suponiendo que logren construir la base de apoyo que necesitan, lo cierto es que –en lugar de sentirse amenazadas– las empresas deberían concentrarse en afrontar el nuevo escenario con una actitud proactiva que les permita optimizar su propio desempeño y avanzar sobre terreno seguro.

Es abogada de Serrate Paz & Asociados.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia