La Gaceta Jurídica

Enfrentar la irresponsabilidad en la asistencia familiar

La irresponsabilidad para cumplir la asistencia familiar por parte de los padres provoca que las mujeres madres enfrenten graves dificultades para la manutención de sus hijos e hijas, además de que muchas veces el sistema de justicia se convierte en un mecanismo poco eficaz y corrupto en el desarrollo de los procesos.

Irresponsabilidad en la asistencia familiar

Irresponsabilidad en la asistencia familiar FOTO: cronicaviva.com.pe

La Razón (Edición Impresa) / La Gaceta Jurídica

22:50 / 13 de abril de 2016

Lograr que los padres irresponsables cumplan con las pensiones para sus descendientes suele ser un recorrido tortuoso para las madres, quienes pocas veces tienen una guía adecuada para este camino. Esa preocupación motivó que el colectivo Mujeres Creando promueva la elaboración de un “Manual para cobrar pensiones familiares a padres irresponsables”.

Si bien los contenidos del manual La Asistencia Familiar no es una Limosna son precisos y útiles para este tipo de situaciones, la trabajadora social Paola Gutiérrez Averanga, coordinadora de la oficina Mujeres en Busca de Justicia de Mujeres Creando, explica en este cuestionario de La Gaceta Jurídica las partes importantes y pertinentes que son desa- rrollados en la publicación.

El índice del libro nos guía para desarrollar brevemente algunos conceptos, ¿qué es la irresponsabilidad paterna?

La irresponsabilidad paterna es una de las problemáticas más graves y latentes que sufrimos las bolivianas, este aspecto se encuentra casi a la par de la violencia familiar contra las mujeres; de hecho, es el segundo conflicto que una mujer, luego de denunciar su caso de violencia, tiene que padecer. Nosotras señalamos que, en muchos casos, ese es el precio por tomar la decisión de separarse.

La irresponsabilidad paterna se ha naturalizado en nuestro medio y es muy común ver, conocer y aceptar a padres irresponsables, a diferencia de los pocos casos de irresponsabilidad materna, la cual no se la acepta, no se la conoce con frecuencia, se la rechaza y se la condena social y legalmente.

La Irresponsabilidad paterna no solo tiene que ver con el incumplimiento de pensiones familiares para las hijas e hijos, sino tiene que ver con muchos aspectos morales.

¿Qué es la asistencia familiar?

La asistencia familiar es una manutención económica, monetaria a favor de las hijas e hijos, dirigida al beneficio de la salud, educación, alimentación, vivienda, vestimenta, recreación y otros gastos extras para los mismos.

La asistencia familiar es obligatoria, mensual y debe ser otorgada a tiempo, sin mora y debería fijarse en un monto acorde la realidad de cada familia, haciendo prevalecer más los requerimientos de las hijas e hijos. La asistencia familiar es una obligación y no una ayuda ni un favor o un apoyo, es una obligación.

¿Qué otros conceptos sobre el tema son desarrollados y explicados en el libro?, ¿por qué los deben entender las mujeres?

En realidad, en base a la experiencia de trabajo de todos los días en la oficina de Mujeres en Busca de Justicia, nosotras construimos conjuntamente los testimonios de los casos el concepto de irresponsabilidad paterna y, resumiendo las más de treinta propuestas, planteamos y sugerimos la comprensión del mismo en base a tres aspectos:

a. No pasar pensiones y/o asistencia familiar económica a favor de las hijas e hijos o no cumplir con las mismas a cabalidad.

b. No cumplir moralmente con las hijas e hijos, no estar presente en su vida ni en su crianza y negarles afecto, cuidado, atención, tiempo y protección.

c. Afectar negativamente la integridad tanto física como psicológica y el desarrollo de la vida social de las hijas e hijos.

Es muy importante que las mujeres, principalmente madres, entiendan el concepto, porque viven ese conflicto día a día y no es justo porque se tiene que enfrentar a esta problemática. Y, una mujer, solo conociendo sus derechos podrá ejercerlos, reclamarlos y exigirlos.

De la legislación nacional, en el volumen se analiza el Código de las Familias y el Código Niño, Niña y Adolescente, al respecto, ¿qué se rescata de estos preceptos?, ¿cuáles son las principales obser- vaciones a esta normativa?, ¿no es suficiente para apoyar a las mujeres y hacer cumplir a los hombres su obligación?

De las Leyes 603 y 548, si bien reconocemos muchos aciertos y avances significativos, también damos a conocer en el manual nuestros desaciertos y explicamos artículo por artículo por qué de nuestro acuerdo o lo contrario, esto se aclara al leer el manual. Por ejemplo, citamos tres acuerdos y tres desacuerdos:

Acuerdos

-Art. 230. (PASE PROFESIONAL). En todos los procesos familiares las partes pueden ser asistidas por cualquier abogado u abogada, sin necesidad de autorización de patrocino, con patrocinio o pase profesional.

-En relación a las audiencias judiciales por asistencia familiar u homologación  las autoridades deben definir todo en una sola audiencia (lo que hace menos burocrático el  juicio, al menos para conocer el monto fijado como asistencia familiar).

-Art. 216. (AUTORIZACIÓN PARENTAL, DERECHO DE VISITA, SUPERVISION Y TUTELA), en casos donde la o el hijo no quería compartir con su padre o madre, se debe respetar su decisión. Y, de esta manera, no se obliga a las hijas e hijos a las visitas en contra de su voluntad.

Desacuerdos

-Art. 116. (FIJACIÓN DE LA ASISTENCIA FAMILIAR) La asistencia familiar se determina en proporción a las necesidades de la persona beneficiara y a los recursos económicos y posibilidades de quien o quienes deban prestarla y será ajustable según las variaciones. IV. En los casos en que exista un ingreso mensual igual o menor al salario mínimo nacional sea fijo o no, en casos en que el ingreso anual sea equivalente por mes al salario mínimo, el monto calificado no podrá ser menor al 20%, del salario mínimo nacional y se incrementará si existe más de una beneficiaria o beneficiario de acuerdo a sus necesidades.

Nosotras consideramos que la suma de 331 bolivianos es un monto muy mínimo para poder sustentar a una hija o a un hijo y el incremento cuando se trata de más hijos es igual ridículo, en la mayoría de los casos no pasa de más de 500 a 700 bolivianos.

-Art. 123. (REDUCCIÓN O AUMENTO DE LA ASISTENCIA FAMILIAR), creemos que en la mayoría de los casos se debería considerar solo incremento y no reducción, salvo en casos donde las pensiones superen montos exagerados y no justificados, pero cuando se habla de 500, 600 o 700 bolivianos no es justo, siendo que las hijas e hijos crecen y con ellos sus gastos son siempre mayores, jamás son menores.

-Cuando el padre no responde a la demanda, por ley, la autoridad debe nombrar un abogado u abogada de oficio para su defensa, quienes no deberían cobrar por responder y aceptar la defensa de los mismos; sin embargo lo hacen, y para la respuesta favorable en defensa de los padres la demandante es la madre, quien tiene que buscar al varón para continuar el proceso y si no hay respuesta no se puede continuar con el mismo.

En cuanto a la suficiencia de las leyes para hacer cumplir a los padres las pensiones, de ninguna manera consideramos que sean suficientes, porque no lo son y de plano poder seguir un juicio por asistencia familiar de por sí ya implica gasto de dinero, tiempo y más; y si el padre no cumple, el juicio para las madres jamás termina.

El manual, contempla ciertas sugerencias, que ojalá en un futuro sean tomadas en cuenta. A la fecha, estas dos normas y otra más se encuentran en vigencia desde 2015.

Sobre el proceso mismo, ¿qué pasos deben seguir las mujeres contra la irresponsabilidad en la asistencia familiar?

El manual plantea una ruta crítica que las madres deben recorrer a la hora de pedir judicialmente las pensiones para sus hijas e hijos y se habla de, al menos, 26 pasos que hay que seguir, aclarando siempre y cuando los padres cumplan con las pensiones y si el juicio es regular y no tiene tropiezos; si es lo contrario, estos pasos se alargan a muchos más.

¿A qué cosas deberán enfrentarse las madres en caso de un juicio por asistencia familiar?, ¿qué tiempos del proceso?

Dar con el domicilio exacto del padre, pruebas de gastos del hogar, pruebas del trabajo de padre, notificar las gestiones judiciales y permisos de viajes, entre mucho otros, son los obstáculos que enfrentan las madres a la hora de pedir pensiones a favor de las hijas e hijos.

El manual señala puntualmente los problemas más frecuentes, por eso se invita a que sea leído y analizado.

Desde que se inicia la demanda, al menos, existen 26 pasos, si es que el demandado cumple, y si no, son 36, dependiendo de qué tiempo en qué tiempo pida la madre las liquidaciones de pensiones adeudadas. Hay madres que, definitivamente, viven en juzgados.

¿Existe celeridad, oportunidad y gratuidad en estos procesos? Como en gran parte del sistema judicial, ¿qué fases o aspectos de la causa están más ligados a la corrupción?

Cuando una madre enfrenta un juicio por asistencia familiar gasta dinero, porque paga sus pasajes, a veces al abogado u abogada y los gastos judiciales, principalmente, de hacer notificar las diligencias, de acuerdo a la voluntad del notificador del juzgado, muchas veces ellos ya tienen el taxi contratado y, además, de ello cobran sus “honorarios”.

Es difícil generalizar cuánto realmente cuesta, porque eso depende de cada caso, pero a las madres les cuesta dinero pedir pensiones. Un juicio regular tarda, al menos, de dos a tres meses, pero no todos los casos son regulares, hay otros que tardan mucho más –reitero– dependiendo del caso, nosotras conocemos juicios que tardan hasta años.

Además, es importante tomar en cuenta que el juicio no solo cuesta dinero y tiempo, sino que también muchas veces las madres son sometidas a maltrato judicial por los operadores de justicia, no de todos los juzgados, pero si existe maltrato a las madres.

Los principios de gratuidad y celeridad, que existen y registran casi todas las leyes de nuestro país, no son cumplidos. En los juzgados hay letreros grandes que señalan “denuncie la corrupción”, “no apoye a la corrupción”, “no sea cómplice”, “todo trámite es gratuito”, “cualquier cobro indebido debe ser denunciado”, pero son solo adorno. Si la madre no le paga al notificador, sencillamente hay represalias para ella en un futuro y muchas veces hasta se ven obligadas de abandonar sus demandas por ello.

Reitero, el juicio muchas veces no acaba con la audiencia de fijación de asistencia familiar, peor cuando los padre no cumplen con su obligación; pedir el cumplimento del pago, la liquidación de las pensiones cuesta a las madres que deban seguir en el juicio. Lamentablemente, la corrupción sigue presente en los estratos judiciales, desde los numerarios hasta los jueces, pero es difícil probar y la mayoría de las denuncias ante el Consejo de la Judicatura quedan sin respaldo. En juicios de asistencia familiar la corrupción más común es con las notificaciones.

¿Qué otros aspectos o comentarios que sean importantes se puede destacar?

Se puede luchar contra la irresponsabilidad paterna, nosotras efectuamos la denuncia pública mediante la Lista de padres irresponsables de radio Deseo 103.3 FM.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia