La Gaceta Jurídica

Espacios contra la trata

…se busca que la sociedad tome conciencia de la violación a los derechos humanos y que cualquier persona se convierte en víctima potencial. Además, todos y todas deben informarse del tema, denunciarlo y tomar precauciones, es decir que se debe mantener una acción conjunta para que las redes criminales tengan menos opciones...

Editorial

00:00 / 14 de octubre de 2015

Uno de los principales problemas de violación a los derechos humanos es sin duda la trata de personas, que ha echado raíces en casi todos los países del mundo; claro está que en una parte de ellos con mayor incidencia que en otros, con particularidades que devienen en redes internacionales dedicadas a este flagelo.

Datos de la Organización Internacional del Trabajo (oit) publicados en los medios de información señalan que en 2012 había alrededor de 20,9 millones de víctimas de trata en el planeta y que, de ese total, por lo menos 2,5 millones sufren esta condición en Latinoamérica. Este negocio ilegal mueve un aproximado de 32.000 millones de dólares por año, pues se trata del tercero más rentable luego del tráfico de armas y del narcotráfico.

En el caso particular de Bolivia, es sabido que el problema ha ido aumentando bastante en los últimos años y que, por lo menos, tres cuartas partes de las víctimas del delito son niños, niñas y adolescentes. Para actuar en consecuencia, el Estado nacional cuenta con la Ley Integral Contra la trata y tráfico de personas N° 263, promulgada el 31 de julio de 2012, que en su artículo 1 señala que “tiene por objeto combatir la Trata y Tráfico de Personas, y delitos conexos, garantizar los derechos fundamentales de las víctimas a través de la consolidación de medidas y mecanismos de prevención, protección, atención, persecución y sanción penal de estos delitos”.

Sobre la concepción de este delito, la página web pilasconlatratadepersonas.blogspot.com.co apunta que “la trata de persona es una grave violación a los derechos humanos; asimismo considerada como la esclavitud del siglo XXI. Se presenta cuando una persona es engañada, alejada de su contexto y puesta en condición de vulnerabilidad para finalmente ser explotada de múltiples formas. En este escenario, la persona pierde su personalidad jurídica y pasa a ser un objeto de comercio”. Las principales formas de trata son la explotación sexual y la laboral, perpetradas en etapas que son la captación de las personas, el traslado mediante redes delincuenciales y la explotación propiamente dicha.

Para aportar a la lucha contra ese delito cruel se busca que la sociedad tome conciencia de que éste existe y constituye una violación a los derechos humanos y que cualquier persona se convierte en víctima potencial. Además, todos y todas deben informarse del tema, denunciarlo y tomar precauciones, es decir que se debe mantener una acción conjunta para que las redes criminales tengan menos opciones para actuar.

Del mismo modo, los escenarios de coordinación son importantes, por lo que el IV Congreso Latinoamericano sobre Trata y Tráfico de Personas que se realiza desde hoy hasta el viernes 16 en el edificio René Zabaleta del edificio central de la Universidad Mayor de San Andrés (umsa) trabajará en la generación de espacios de diálogo, socialización e intercambio de experiencias, saberes, conocimientos, prácticas e investigaciones para la construcción de propuestas de acción integral desde la academia y la sociedad civil para enfrentar este problema.

El encuentro está organizado por varias instituciones y es de esperar que los resultados puedan ser aplicados con éxito en adelante para prevenir la agresión de la trata a las libertades humanas.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia