La Gaceta Jurídica

Evasión de impuestos

…existen argumentos jurídico-legales para que este grupo pague impuestos. Sin embargo, puede apelarse a otro tipo de sistemas en los que se evite el sobreprecio que originan los intermediarios, por ejemplo, promover la distribución directa de los grandes ganaderos…

Editorial

00:00 / 12 de junio de 2015

Uno de los problemas de mayor incidencia en el funcionamiento del Estado en su conjunto es el referido a los impuestos, debido a que, mientras existen sectores como los del comercio formal, los profesionales y empresas grandes y pequeñas que emiten notas fiscales para contribuir con sus impuestos, otros de grandes ingresos no lo hacen y argumentan falacias y recurren a la presión para continuar en una situación de impunidad tributaria que es por demás vergonzosa.

Uno de los argumentos para evadir impuestos es el referido a que la emisión de facturas provoca el aumento de los precios y que quienes no las emiten pueden “vender los productos y artículos al alcance de la población”, de esta forma se ha inventado el régimen simplificado y otras modalidades permisivas que reducen el caudal contributivo a montos alejados de la realidad. Aparte de esto, gremios como los del contrabando, traducido en la venta de ropa, artefactos electrónicos y eléctricos, muebles y otros, pese a que los montos de ganancia son elevados cuando los comercializan, evaden su responsabilidad acumulando inmensos dividendos que no son escondidos ni poco notorios.

En otro ámbito, y sometidos a casi ningún control fiscal, se encuentran los intermediarios de diversos productos alimenticios, quienes practican un mecanismo enriquecedor de gran efectividad, cual es el “rescate” de artículos de manos de los pequeños productores agrícolas y ganaderos, a quienes pagan montos irrisorios por “cargas” de hortalizas, tubérculos u otros vegetales; cajas de frutas o cabezas de ganado vacuno, ovino y porcino o aves. El artilugio incluye el recojo de los productos en vehículos de alto tonelaje y su reventa a los comerciantes minoristas en mercados y centros de abasto.

Asimismo, existen otras facciones también dedicadas a la compraventa que mueven elevadas cantidades de dinero y se han mantenido por mucho tiempo al margen de la ley impositiva, en este espectro se encuentran los intermediarios de la carne vacuna o internadores, que, de acuerdo a los cálculos de ministerios del área económica, tienen ingresos muy elevados y, para colmo, no pagan impuestos, menos mediante la emisión de facturas. Si bien los dirigentes de esa colectividad han negado los montos referidos por los representantes de las carteras de Estado, es obvio que sus ganancias son muy expectables y su conciencia abreviada, pese a ello, han iniciado medidas de presión en las que perjudican a la población y vulneran el derecho a la alimentación con carne vacuna.

Pero, ¿cómo llegar a soluciones en este aspecto?, como lo han señalado desde el Gobierno, existen argumentos jurídico-legales para que este grupo pague impuestos. Sin embargo, en este particular, puede apelarse a otro tipo de sistemas en los que se evite el sobreprecio que originan los intermediarios, por ejemplo, promover la distribución directa de los grandes ganaderos a los centros de expendio minorista, por lo menos, inicialmente, en las grandes ciudades donde es posible instalar agencias y redes de transporte dependientes de las organizaciones de este rubro, que, además, generarían empleos en la administración y ejecución del trabajo, lo que, a su vez, beneficiaría en especial a la población con higiene y precios y a los mismos productores de vacunos.

Total, los intermediarios ya habrán acumulado lo suficiente para el futuro.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia