La Gaceta Jurídica

Evidencias y afirmaciones

…la investigación podría concluir de manera satisfactoria, sin que chivos expiatorios ayuden a evadir responsabilidades o promover encubrimientos por intereses gremiales. En este examen para la justicia, no se debe olvidar las muertes…

Editorial

00:00 / 10 de diciembre de 2013

Uno de los temas más controvertidos por las participaciones y la forma en que se desarrollaron los hechos es, sin duda, el de la emboscada que sufrieron los uniformados y personal de apoyo de la Fuerza de Tarea Conjunta (ftc) en proximidades de la localidad Miraflores, a unos 20 kilómetros de Apolo, en el norte de La Paz, cuando se encontraban en acciones de erradicación de cocales ilegales. El hecho sucedido el 19 de octubre dejó como saldo la muerte de cuatro personas, el oficial de Ejército Oscar Gironda Porres, el suboficial naval Wily Yucra, el policía Johnny Reynaldo Quispe Chura y el médico Michel Olivares.

Las primeras certezas fueron que estos funcionarios de la lucha contra el narcotráfico fueron abatidos por armas de fuego y, por lo menos, en dos de los casos torturados antes de que mueran. A partir de ello se trabajó en el análisis de las evidencias, confirmándose la participación de varios cocaleros, quienes habrían preparado y ejecutado la celada; al mismo tiempo, en instancias oficiales se hablaba de que en el acto violento tenían intervención ciudadanos extranjeros y, por ello, se montó operativos fronterizos para “atrapar a los culpables”.

Sin embargo, durante las tareas de investigación de los hechos se fue aclarando la forma en que se efectuó la trampa contra la brigada de la ftc, de tal modo que este lunes el presidente de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados, Ever Moya (mas) informó que la comisión legislativa integrada que tomó parte en las averiguaciones había descartado la intervención de extranjeros.

La verificación está apoyada en las declaraciones de personas de la comunidad y de la propia ftc, quienes habrían narrado la forma en que se dieron los hechos y que no había extranjeros. Al momento, según el mismo informe, para que el caso pase a otra fase, sólo quedan pendientes las declaraciones de los detenidos preventivos, lo que podría cumplirse esta semana, dejando para el tratamiento judicial otros datos que lleven a la sanción de los involucrados en diversos grados.

Si bien estas acciones de la comisión legislativa y de otras instancias tienen gran valor en el proceso de esclarecimiento, se debe puntualizar un cierto grado de irresponsabilidad de quienes manifestaron que en los hechos habrían tomado parte ciudadanos de otras nacionalidades, versiones que tenían un claro tono afirmativo y que provenían de niveles altos de las instancias estatales encargadas de la lucha contra el narcotráfico.

Si bien las etapas de sospecha en una investigación pueden abarcar diferentes ámbitos, no es nada prudente lanzar afirmaciones que no estén sostenidas, por lo menos, por pruebas preliminares, con mayor razón en una época en la que las investigaciones judiciales y policiales ya no deben efectuarse en base a conjeturas sobre el delito y presuntos actores, sino más bien en base a evidencias levantadas de manera exhaustiva.

Al respecto, el informe del diputado oficialista y lo que viene a continuación en este caso manifiesta una tendencia de que la investigación podría concluir de manera satisfactoria, sin que chivos expiatorios ayuden a evadir responsabilidades o promover encubrimientos por intereses gremiales. En este examen para la justicia, no se debe olvidar las muertes ni la esencia de la lucha contra el narcotráfico.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia