La Gaceta Jurídica

  • La Gaceta Jurídica

Fallas y deficiencias

Defectos identificados

La Gaceta Jurídica

00:00 / 27 de marzo de 2012

Una de las fallas, y consecuentemente deficiencias en la administración de justicia, constituye el excesivo cumplimiento de formalidades en cada una de las etapas procesales, además existe una carga procesal tremenda en cada uno de los juzgados.

Dentro de este ámbito se puede observar que existen dos problemas centrales respecto a la administración de justicia: el primero consiste en que la conflictividad social en nuestra época está muy lejos de haberse aminorado o disminuido en los juzgados, más aún cuando existe precarización judicial, misma que revela dificultades de índole social, ya que en razón de ello habrá numerosos conflictos que no tengan la adecuada resolución o que, en muchos casos, ni tan siquiera se arribe a dicha instancia.

El segundo consistente en el descreimiento social, es decir, la justicia, al igual que la sociedad en su conjunto, está inmersa en sospechas en cuanto a su parcialidad y cuestionada en su legitimidad con denuncias sobre corrupción estructural o puntual, que ocasionan la resolución tardía del conflicto suscitado entre las partes.

De lo mencionado, se afirma que no se puede dejar de lado la realidad de los juzgados, lamentablemente la teoría general del proceso no ha llegado en la actualidad a los juzgados y, por consiguiente, el conocimiento procesal no ha penetrado en nuestra práctica judicial, el instrumento jurídico de aplicación de la justicia es desconocido en gran medida en nuestros despachos judiciales y su consecuencia lógica es visible.

¿Qué pasa con un operador de justicia que no conoce ni entiende el instrumento del que se sirve todos los días?, por supuesto, la respuesta es que habrá una gran ineficiencia que se traduce a diario con la demora judicial y, consecuentemente, retardación de la justicia.

Consecuencias

Ahora bien, una de las causas fundamentales para que exista retardación de justicia es la que se refiere al progresivo incremento de litigios en todas las materias, que, sin lugar a dudas, genera un inminente congestionamiento y, por lo tanto, decaimiento de la administración de justicia; el incremento de los mismos es resultante de un sistemático y sostenido retardo de justicia y de afectación judicial a la misma.

En la actualidad, no es desconocido por la población en general que la saturación y el extraordinario incremento de la litigiosidad ha provocado que nuestro sistema de control judicial esté atravesando un periodo crítico, ante lo cual es preciso reaccionar mediante oportunas reformas, otorgando instrumentos jurídicos que ejecuten con prontitud las decisiones judiciales, con competencia para el ejercicio de su función y garantizando la plenitud de la tutela judicial efectiva, con lo que se tiene por finalidad el acceso a la justicia.

La transformación del sistema de justicia debe ser de fondo y no de forma, esto implica que debe realizarse de manera integral y no solo es responsabilidad de los magistrados y de todos los que componen el órgano judicial, sino de todas las instituciones estatales que tienen que ver con la administración de justicia, como es el caso de la Asamblea Legislativa Plurinacional, que tiene la responsabilidad de aprobar los nuevos códigos, modificar los procedimientos para que entre en vigencia plena la ley del Órgano Judicial, así como desarrollar un programa de capacitación permanente de jueces y fiscales; por tanto, las recomendaciones contenidas en el mencionado informe adquieren el carácter de importancia y existe la necesidad de reflexionar sobre ellas.

Para las mejoras  

Lo expresado por la oacdh en relación a la administración de justicia en nuestro país debería llamar la atención a las autoridades y a la ciudadanía en general, para que en el futuro el procedimiento legislativo se profundice y recabe estas reflexiones destinadas a mejorar la administración de justicia, además de lograr una completa independencia de los otros Órganos del Estado.

Existen deficiencias, pues en los últimos días hemos sido testigos precisamente de algunas de éstas, no en el mismo proceso de administrar justicia, lo que aún está pendiente de análisis, sino en las expresiones de un Magistrado que ha considerado a la hoja de coca como decisiva en sus percepciones de lo que debe ser la justicia.

Por tanto, se considera que el informe de la oacdh y las recomendaciones contenidas en este documento no deben ser comprendidos como un rechazo a lo que se ha hecho, sino que nos debe llamar la atención para subsanar los errores, que son lógicos cuando se empieza algo, como es iniciar una profunda etapa de cambio en la administración de justicia de nuestro país.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia