La Gaceta Jurídica

Falta de representación proporcional de género en los departamentos

Estatutos autonómicos y cartas orgánicas de los departamentos omiten la redistribución proporcional equitativa que debe existir entre la representatividad masculina y la femenina en los ámbitos de población, provincias y pueblos indígenas, revelando la desigualdad de género y la vulneración de normativas nacionales.

La presidenta del CLMD-LAC denunció la falta de equidad en las normas locales que se establecen.

La presidenta del CLMD-LAC denunció la falta de equidad en las normas locales que se establecen. Foto: CLMD-LAC

La Gaceta Jurídica / Raúl Morales Romero

00:00 / 16 de agosto de 2013

En el caso del departamento de La Paz, el asambleísta Ángel Villacorta (un), informó que el documento del Estatuto Autonómico paceño se encuentra aprobado en grande y en detalle y que ahora entrará en la etapa de socialización para luego ser presentado al Tribunal Constitucional Pluri- nacional (tcp) para su control constitucional y posterior ejecución.

El documento cuenta con 11 títulos, 107 artículos y cinco disposiciones transitorias y, según el informe, habría sido construido con los aportes de representaciones institucionales de las 20 provincias, organizaciones sociales e instituciones representativas del departamento. Villacorta dijo que los aportes más importantes introducidos en este legajo fueron desarrollados sobre los temas de fiscalización, área económica y pacto fiscal.

El texto especifica que la Asamblea Departamental será el ente fiscalizador para la firma de cualquier convenio u otros procesos que pudiera llevar adelante el Gobernador. En el tema económico, se plantea que el peaje de la autopista pase a la administración departamental con los recursos que se recauda, además, acordar un pacto fiscal con el gobierno para llevar adelante el proceso autonómico.

Mayor representación poblacional rural

Reveló Villacorta que actualmente existe una sobrerrepresentación de los escaños del área rural, porque cada provincia (en total 20) designa a un representante ante la Asamblea Departamental, mientras que las ciudades de La Paz y El Alto, que cuentan con gran población, tienen escasa representatividad. 

“No hemos podido conseguir que las dos urbes que conforman las ciudades de La Paz y El Alto tengan mayor representación en la Asamblea Departamental, siendo que la proporción poblacional es mayor que el área rural”, insistió el asambleísta.

Actualmente, el departamento tiene una representación de 20 asambleístas por población, otros 20 provinciales y 5 de los pueblos indígenas, con la mayoría del género masculino.

La equidad de género no se cumple

El legislador departamental confirmó que la equidad de género no se cumple como mandan las normas constitucionales y leyes vigentes en el país. “Es difícil que se cumpla, porque no se puede decretar que las provincias nominen a una mujer como representante, siendo que cada una elige por cuenta propia a su asambleísta”.

Piden mayor representación femenina

Al respecto, la presidenta del Comité Latinoamericano de Mujeres Demócratas y de la Liga de Amas de Casa (clmd-lac), Anhita Vásquez, denunció la insuficiente representación que posee el género femenino en las cartas orgánicas y estatutos autonómicos departamentales.

El objetivo del reclamo es determinar el grado de representatividad que tienen los géneros femenino y masculino en las cartas orgánicas y estatutos autonómicos de los nueve departamentos del país para que esto ayude a disminuir las desigualdades.

“Exigimos que los gobiernos autónomos, departamentales, municipales e indígenas, incluyan en la norma aquella  representación departamental femenina en los documentos de los estatutos y cartas orgánicas, reconocida por mandato constitucional y por la Ley Marco de Autonomía y Descentralización”, enfatizó

Vásquez agregó que se demanda a los gobiernos municipales y gobernaciones ampliar la democracia y los derechos de la mujer, incluidos en la Constitución Política del Estado (cpe), reconociéndonos en los procesos participativos y representativos, que se garantice la construcción de políticas de género e interculturalidad y se destierre definitivamente un Estado excluyente.

A través de espacios de reflexión entre amas de casa, comerciantes, trabajadoras del hogar y organizaciones campesinas, según la representante femenina se habría consensuado desde la diversidad de la plurinacionalidad el pedido para desterrar las viejas políticas excluyentes de inequidad y subvaloración con respecto a su participación en ciertos espacios de poder, buscando dinamizar su representación en los estatutos y cartas orgánicas.

“No podemos estar las mujeres catalogadas tan sólo como amas de casa, trabajadoras del campo o por cuenta propia (comercio, sector informal), situación que nos excluye y discrimina, somos el pilar de la democracia y con proyecciones. A pesar de tener el 20 por ciento en los distintos espacios de poder local, regional y nacional, todavía la mujer enfrenta circunstancias de desventaja proporcional que no garantiza el ejercicio pleno sus derechos”, arguyó Vásquez.

No existe una verdadera voluntad política para construir la igualdad. Esta situación nos ha obligado a desarrollar una conciencia crítica, no solamente como sujetos aislados de reivindicaciones, sino en torno a un potencial alternativo mayoritario con capacidad de gestionar políticas de desarrollo con espacios de inclusión, aseveró la representante del clmd-lac.

En este sentido, las cartas orgánicas y estatutos no estarían considerando el enfoque transversal equitativo de género e interculturalidad establecido en los contenidos de la normativa. Los estatutos departamentales y cartas orgánicas muestran con preferencia una mayor representación masculina y no femenina.

A pesar de haber avanzado en la participación e inclusión de la mujer, todavía se enfrenta un sistema político patriarcal masculinizado. El Estado tiene una carencia operacional, por ello no ha garantizado el ejercicio pleno de los derechos de este sector, añadió la presidenta.

La representante de las mujeres dijo que este reclamo lo harán conocer mediante una carta dirigida al Ministerio de Autonomías y a los gobiernos autónomos que vienen construyendo su normativa en las dimensiones de la Ley Marco de Autonomías y Descentralización.

Visión con igualdad de oportunidades

La diputada opositora Elizabeth Reyes denunció que el Estatuto Autonómico de La Paz relegó la participación de la mujer cuando le confirió el denominativo de “sector de mujeres” y las agrupó junto a las personas de la tercera edad, ciudadanos con discapacidad, niños y adolescentes, lo que representaría la existencia de una visión paternalista y patriarcal en el país.

Los estatutos paceños han considerado a la ciudadanía femenina como “sector”, no como una parte integral de la sociedad, siendo que entre hombres y mujeres se tendría que tener una visión moderna con la igualdad de oportunidades, insistió.

Toda la parte del texto que abarca los componentes de promoción, economía regional y municipal no cuenta con una visión de género, reclamó la asambleísta Reyes.

El documento sitúa la participación de la mujer sin derecho alguno sobre la problemática y desarrollo regional en el país, cuando, según datos del último censo, la población femenina se encuentra con mayor población nacional.

De acuerdo a las aseveraciones, el actual estatuto paceño compara la participación de la mujer de los años 1800, cuando no se garantizaba ciertos derechos en la intervención sobre la problemática y desarrollo de la región. Por ello, la diputada pidió un cambio de actitud en los asambleístas departamentales, a quienes –dijo– les corresponde incluir en cada parte pertinente del documento a la ciudadanía femenina y mostrar la equidad de género.

“Las mujeres no pedimos un trato preferencial, si no de igualdad”, aclaró.

En la mayoría de las asambleas departamentales la representatividad de las mujeres no llega al 15 por ciento y ello no garantiza una participación acorde a la realidad nacional. Esto significa que los estatutos y cartas orgánicas no aseguran una elección con equidad e igualdad de oportunidades, añadió Reyes.

En la actualidad se cuenta con una visión altamente masculina del concepto de patria, región y municipio, lo que contradice a la norma mayor que es la Constitución y a varias leyes a favor de la mujer. Por ello, muchos sectores y organizaciones femeninas hicieron conocer su reclamo al no ser tomadas en cuenta como sociedad activa y representativa, finalizó.

Es periodista.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia