La Gaceta Jurídica

Forma de permanencia y ascenso

El escalafón docente

El problema de San Simón parece reflejar la realidad de buena parte de la formación de pregrado.

El problema de San Simón parece reflejar la realidad de buena parte de la formación de pregrado. Foto: Archivo La Razó́n

00:00 / 16 de junio de 2015

En cualquier universidad de excelencia académica rige el escalafón docente (niveles de calidad docente), donde quienes logran ingresar a las universidades públicas, privadas y otras son evaluados por organismos especiales del Estado (secretarías nacionales de ciencias y tecnología) o por los sistemas universitarios bajo un mismo mecanismo de tabla de calificación, realizado por expertos con títulos de máster y doctores de élite académica.

El criterio básico es la producción científica de libros, artículos científicos, tutorías doctorales, descubrimientos, patentes, participación en congresos científicos, elaboración de políticas nacionales sobre problemáticas especiales y otras responsabilidades de Estado.

Son estos académicos de élite los encargados de los programas de postgrado a nivel de cursos de diplomado, especialidad, maestrías y doctorados. Vale decir que estos docentes forman la élite científica de un país y son los formadores de futuros docentes universitarios.

En Bolivia el tema de postgrado es más dramático que el de pregrado, ya que cualquier universidad (pública, privada, militar, policial o indígena) maneja a discreción la contratación de docentes de postgrado sin regirse en escalafón, por ello se tiene la duda sobre si este nivel tiene como fin la especialidad o lucro.

Conclusión

El conflicto de la umss muestra el agotamiento de un sistema de régimen docente que prevalece desde el periodo colonial, pasando por el republicano y validado con la autonomía universitaria. Poco o nada cambió desde entonces, y pese a los casos de alta producción científica en las universidades, esto siempre fue resultado del compromiso casi individual de los profesionales y el esfuerzo institucional que logró que hoy en día se tenga más de 150 profesionales con el título de doctor en diferentes disciplinas en San Simón, así como la formación a nivel máster. Con esta base de científicos es posible implementar una revolución universitaria real.

Los grupos de poder político partidario siempre vieron a las universidades como botín político, creando poderosas estructuras en los gremios de estudiantes, docentes y administrativos. Durante la última década se pide que todos sean evaluados por igual, no solo en el ingreso, sino en la permanencia y ascensos.

Para esto –reitero– no basta un examen en una sola materia, sino la producción científica.

Es necesario que el grupo de científicos sea el encargado de los centros de investigación, de los de postgrado e, incluso, en el futuro tener el derecho de ejercer como autoridad y cogobierno.

Manteniendo la lógica, se debe velar por la igualdad en el ingreso a la universidad (en algunas carreras se da exámenes y en otras esto es ficticio; pero existen las becas pae, en que por recomendación de sus organizaciones y dirigentes ingresan directamente mediante la Gobernación) y la permanencia estudiantil.

Esto significa que la actual gratuidad de la umss (no se paga matrícula ni colegiatura) y los beneficios como seguro médico, becas comedor, becas trabajo, becas tesis, becas deportes, auxiliares de materia y de investigación (pagados con fondos del idh y recursos institucionales) sea para los estudiantes que asisten a estudiar.

Ellos merecen este beneficio, pero se debe regular solo a cinco años de formación en los que, además, tengan el derecho de ser dirigentes y cogobierno; dando incluso uno o dos años de gracia para que concluyan su carrera (sin derecho a ser dirigentes o cogobierno). Esto permitiría dar verdadera oportunidad igualitaria para otros bachilleres que no encuentran cupo para estudiar.

Cuando un partido político busca tomar control de una carrera, facultad o universidad su fin es el partido, colocar a sus militantes como docentes e, incluso, a sus allegados y familiares. Poco o nada interesa la academia, es más, sus líderes están 7, 10, 15 o 20 años; saltan de una carrera a otra y bajo el título de estudiantes son intocables, estos militantes políticos viven de la Universidad.

Por último, es urgente que las organizaciones sociales y autoridades departamentales y nacionales efectúen un análisis integral del problema de las universidades y que sus propuestas no sean solo para la umss, sino para todas las del sistema nacional, tanto para aquellas que reciben fondos del Estado (públicas, indígenas, militares y policiales) como para las privadas.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia