La Gaceta Jurídica

Formación de operadores

La universidad y el estudio del Derecho, en muchos casos, son un escollo a superar rápidamente sin cuestionar su utilidad social, del mismo modo que los acusados e imputados requieren que sus abogados defensores hagan lo que sea para impedir que los procesos avancen o concluyan

“La educación sin valores se halla entre las más peligrosas de la modernidad”.

“La educación sin valores se halla entre las más peligrosas de la modernidad”. FOTOS: shopage.fr

La Razón (Edición Impresa)

00:00 / 10 de marzo de 2015

A continuación, perfilemos algunas razones sociales y culturales por las que estas configuraciones institucionales o políticas permiten el mayor o menor éxito de los proyectos del Derecho o de la justicia en Bolivia.

a) Las carreras de Derecho (en la mayoría de las universidades públicas) tienen la mayor cantidad de estudiantes, las razones tienen origen cultural y no necesariamente vocación profesional, puesto que la universidad en Bolivia tiene parecido con el servicio militar obligatorio, o sea, es un requisito de existencia y de posibilidad de superación social (originado en la falta de oportunidades) y no así un camino del conocimiento y superación personal (además, no admitido en la lógica del socialismo imaginado en las universidades públicas y de las utilidades soñadas en las privadas).

La universidad y el estudio del Derecho, en muchos casos, son un escollo a superar rápidamente sin cues- tionar su utilidad social, del mismo modo que los acusados e imputados requieren que sus abogados defensores hagan lo que sea para impedir que los procesos avancen o concluyan, consientes de una responsabilidad jurídica que no se compadece de sus necesidades y su comprensión de la realidad, desde valores fundados en un relativismo moral, heredado de las formas sociales coloniales (¿la universidad reflejo de la sociedad?).

Uno de los factores que entrampa la solución racional al procedimiento penal inadecuadamente construido (más de 10 millones en su reforma y modernización) parece ser la inadecuada comprensión del uso utilitario del Derecho en Bolivia.

b) Muchos riesgos están presentes tras la actitud estudiantil y de su entorno familiar tolerante que asume que no importa la calidad, sino el título y que este hecho amerita incumplir los valores morales absolutos en torno a la educación de buena calidad, pues lo que hoy parece un privilegio y oportunidad de todos (educación gratuita y popular), actitud que apoyada desde el Estado podría ser el verdugo de una sana convivencia social en la que el Estado pretenda ser dueño de las verdades intelectuales y morales, sin tener en cuenta las expresiones de la voluntad general acuñadas en las aulas universitarias.

c) La paranoica relación con un Estado que trabajó por la aprobación de una nueva constitución y cuyos principales operadores en su ejecución (en cualquier parte del mundo) deben ser los abogados, pero que diseñaron en el campo del Derecho y la justicia (alguna vez la llamamos judicialización) un escenario de enfrentamiento político-ideológico, que impide a ambas partes (estado y abogados) colaborar para la construcción de estudios jurídicos que acerquen los proyectos políticos insertos en la Constitución.

Para muestra un botón, en la perspectiva de la nueva constitución y desde el Instituto de Estudios Internacionales (Idei), propusimos en diferentes escenarios la creación de la carrera (licenciatura) en Derecho Internacional de los Derechos Humanos, como renovación material y moral de la profesión, sin tener respaldo (ni económico o institucional) de los actores e interesados antes nombrados, más interesados en hablar de la crisis y no en solucionarla.

d) Asumo que la educación sin valores se halla entre las más peligrosas de la modernidad, no otra cosa se refleja en el debate sobre el desarrollo de las ciencias naturales que construye engendros contra la naturaleza (necesidades, dicen), por el contrario, considero que basta levantar la costra para encontrar una infección basada en los intereses utilitarios de una sociedad hacia una profesión concebida como espacio de ascenso rápido, de segundas oportunidades de vida, no cara, no exigente y de promisorias posibilidades económicas, puesto que se halla vinculada al tuétano del Estado y de los intereses de las clases sociales, como se expresa privilegiadamente en el Derecho.

e) Si no se considera que el Derecho es parte del proyecto positivo de la sociedad y se lo asume así en lugar de fomentar la percepción de indignidad que existe tras las denuncias de corrupción, burocratismo y politización, privilegiando y destacando los aciertos y méritos de los que lo enseñan y practican correctamente, en otras palabras y de modo adecuado, haciendo el ejercicio de reinsertar los estudios del Derecho basados en la lógica deóntica (normativa) y en los valores positivos, imposibilitaremos la reforma crítica para la educación en Derecho en las universidades bolivianas.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia