La Gaceta Jurídica

Homologación directa de las sentencias extranjeras

Práctica habitual

Una prueba determina si existe reciprocidad.

Una prueba determina si existe reciprocidad. Foto: articulo.mercadolibre.com.ar

Sergio R. Castro

00:00 / 30 de septiembre de 2014

Una cosa curiosa que he podido notar al ver casos referidos a homologación de sentencias extranjeras es que no hay rechazos, bueno, quizás el dictamen “no hay rechazos” sea muy absoluto; tampoco me dediqué mucho a buscar casos donde se rechace la homologación de sentencias extranjeras, fue solo la fugaz búsqueda de una semana en la página web del Tribunal Supremo de Justicia (tsj).

De ahí noté que existe una especie de práctica habitualmente aceptada que en el fondo ha derivado en que todas las sentencias son homologadas directamente; en el presente artículo hará otra fugaz descripción de esta rutina en la homologación de sentencias y las normas que se transgreden en su desarrollo (1).

En primer lugar, hay que tomar en cuenta que las normas aplicables son los artículos 552 al 561 del Código de Procedimiento Civil (cpc) vigente (502 al 509 del nuevo código ncpc) y que cuenta con dos tipos de tratados internacionales, los generales que aportan con elementos complementarios a la norma procesal civil (2) y los específicos vigentes entre Bolivia y el país del cual proviene dicha sentencia.

Los tratados generales son la Convención Interamericana sobre la eficacia extraterritorial de sentencias emitidas en el extranjero y el Código Bustamante, ambos en el ámbito americano –no se conoce tratados específicos–. La comprensión de los tratados en la aplicación de sentencias extranjeras está regida por el artículo 552 del cpc (502 del ncpc); así, la primera condición para la aplicación de sentencias extranjeras es la existencia de tratados que vinculen a ambos Estados. Si no existe este tratado, existe una condición: la reciprocidad.

Por redacción del artículo 553 del cpc (504 I. del ncpc), si no existe tratado bilateral que vincule a Bolivia con otro Estado para la ejecución de sentencias extranjeras, se aplicara la reciprocidad, ello implica (artículo 504 del ncpc) que las sentencias extranjeras se aplicarán en Bolivia cuando las bolivianas se cumplan en el país de donde proviene la sentencia en cuestión.

La reciprocidad es un aspecto que deberá ser probada por la parte solicitante, este aspecto probatorio se encuentra regulado por el artículo 559 del cpc, aspecto no comprendido en el ncpc. En cambio, el entendimiento de la jurisprudencia civil boliviana se puede resumir en la siguiente cita de la sentencia 123/2009 del EXP. N°: 210/2004 de 7 de abril de 2009, que en su parte considerativa dice: “estableciéndose para casos como el de autos, en el que no existe convenio de reciprocidad entre Bolivia y los Estados Unidos de Norteamérica, que a los fallos judiciales dictados en el extranjero se les dará la misma fuerza que en el país extranjero se diere a los pronunciados en Bolivia, resultando entonces que únicamente debe observarse si la sentencia de divorcio pronunciada en el extranjero no es contraria a las leyes bolivianas y si la documentación presentada cumple con la exigencia prevista en el artículo Art. 20 del D.L. Nº 07458 de 30 de diciembre de 1965 referida a la legalización pertinente de los documentos por las instancias diplomáticas correspondientes para otorgarles el valor legal correspondiente” (3).

Con esto se asume la reciprocidad como si fuera un hecho válido y plenamente conocido por las partes, cuando en realidad deberá ser probado.

¿Qué ocurre si no hay reciprocidad?

Como todas las sentencias dan por hecho la existencia de reciprocidad, no existe un dato certero de la jurisprudencia, pero el artículo 554 del cpc (504 II. del ncpc) establece que ante la inexistencia de reciprocidad no se aplicará la sentencia extranjera, esta disposición es imperativa y ratifica la importancia de la prueba de la reciprocidad ante la solicitud de homologación y ejecución de sentencias extranjeras, ante la inexistencia de reciprocidad no procederá la homologación.

En resumidas cuentas, si se pretende homologar una sentencia extranjera en Bolivia, deberá existir un tratado bilateral con el Estado que emitió la sentencia; en su defecto, se podrá homologar la sentencia bajo requisito de reciprocidad y ante la inexistencia de reciprocidad no procederá la homologación, en tal sentido, la reciprocidad deberá probarse.

Este aspecto no es parte de la práctica en la homologación de las sentencias extranjeras en nuestro país, asumiéndose la reciprocidad como irrelevante y constituyéndola como un hecho dado y no como elemento a probar ante la solicitud.

Ante la existencia de tratados o reciprocidad proceden los requisitos previstos por el artículo 555 del cpc (505 del ncpc) que se refieren fundamentalmente a las formalidades legales para los documentos extranjeros y que no contravenga con el orden público boliviano, a estos requisitos se suman los previstos por los artículos 2, 3 y 4 de la Convención Interamericana sobre la eficacia extraterritorial de sentencias extranjeras y el artículo 423 del código Bustamante.

Los requisitos básicos son: según el artículo 4 de la Convención Interamericana sobre la eficacia extraterritorial de sentencias extranjeras, el juez deberá evaluar la pertinencia de la ejecución total o parcial de la sentencia y según el artículo 423.4 del Código Bustamante deberá ser posible su ejecución y, por tanto, no deberá ser homologado si es que no podrá ejecutarse en el país en el que se solicite.

En conclusión, existe un sistema normativo en Bolivia que regula requisitos y condiciones para la homologación y ejecución de sentencias emitidas en el extranjero, que implica el establecimiento de un periodo de prueba para determinar la existencia o no de reciprocidad y existen requisitos complementarios que los jueces del tsj (y desde que existe la Corte Suprema de Justicia) no ha aplicado, violando así el derecho al debido proceso a las partes intervinientes, algún amparo constitucional podría ser presentado por este aspecto.

Notas

1. Es curioso que la mayoría de estas sentencias sea sobre divorcio.

2. Recordar que por aplicación del art. 257.I de la CPE un tratado es parte del ordenamiento jurídico y es parte del derecho aplicable y puede constituir en una ley del foro para los tribunales bolivianos.

3. Ver. http://suprema.poderjudicial.gob.bo/Autos%20Supremos/plena/2009/as200901123.htm (23/09/14).

Es abogado, docente de derecho internacional público y derecho constitucional, vicepresidente del Idei-Bolivia.

Tomado de: Revista del Instituto de Estudios Internacionales (Idei-Bolivia), Nº 83, septiembre de 2014.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia