La Gaceta Jurídica

Incidencias sucesorias en la fuente y el nuevo CPC

La Razón (Edición Impresa) / Carlos Conde Calle*

00:00 / 28 de febrero de 2016

El 10 de febrero de este año entrará en la historia jurídica del país como el día de la vigencia plena del Código Procesal Civil (cpc). Por supuesto que unos aplaudirán y, por el contrario, otros recordarán como una jornada de vergüenza intelectual.

Estos últimos –entre los que nos contamos– afirmamos que el cpc no es nada original y que fue copiado textualmente del Código Procesal dejado por René Blattmann y, por tanto, Gonzalo Sánchez de Lozada.

En, aproximadamente, 25 columnas demostramos esta  afirmación, sin em- bargo, me llamó poderosamente la aten- ción la noticia registrada en La Razón.

Este medio informó que los “Código Mo- rales” rigen en dos días 784 procesos. En el cuerpo de la información se dice que “... jefe de Estado, al momento de poner en vigencia los nuevos códigos destacó que dichas normas fueron realizadas gracias al esfuerzo y conocimiento de abogados honestos y expertos bolivianos que  contribuyeron en su elaboración SIN INTROMISIÓN NI MANI- PULACIÓN DE EXTRANJEROS...” (sic).

Lamento –y escribo en primera persona– que nuestro presidente, Evo Morales, no tenga asesores que le informen que el cpc no tiene nada de original y que fue copiado del ANTEPROYECTO DE CÓDIGO PROCESAL CIVIL. ¿Pruebas? Pueden leer los 25 trabajos anteriores a este.

No obstante, con un capítulo pequeño del cpc, probaré que la copia es literal. El nuevo cpc, con un rótulo rimbombante y lleno de hipérboles de “Códigos Morales”, trata de las INCIDENCIAS SUCESORIAS previstas en el art. 478 y siguientes. Veamos.

El código Evo dice: “Art. 478 (CUESTIONES SOBRE LOS BIENES). Las cuestiones inherentes a los bienes, su conservación y su división entre las o los herederos se tramitarán en la vía incidental. No obstante, en atención a la importancia de dichos bienes o de las cuestiones a debatirse, la autoridad judicial podrá disponer su elucidación en proceso ordinario”.

Exactamente igual expide el Ante- proyecto de Código Procesal Civil de Blattmann; dicho de otro modo, este artículo fue copiado del art. 522, que literalmente sostiene: “(CUESTIONES SOBRE LOS BIENES). Las cuestiones inherentes a los bienes, su conservación y su división entre los herederos se tramitarán, salvo disposición expresa en contrario, en la vía incidental. No obstante, en atención a la importancia de dichos bienes o de las cuestiones a debatirse, el juez podrá disponer su liquidación en proceso  ordinario” (sic).

Eso no es todo, el art. 479 del código Evo fue copiado del art. 523 de Blattman. Veamos. “Art. 479 (CUESTIONES SOBRE VOCACIÓN SUCESORIAS Y OTRAS). Las cuestiones inherentes a la vocación sucesoria o el Estado Civil de las o los herederos o anulabilidad del testamento, en la separación de patrimonios y a la desheredación, se debatirán en proceso ordinario”.

El proyecto original de Blattmann dice: “Art. 523. (CUESTIONES SOBRE VOCACIÓN SUCESORIA Y OTRAS). Las cuestiones inherentes a la vocación sucesoria y, en especial, el estado civil de los herederos, a la validez o nulidad del testamento, a la separación de patrimonios y a la desheredación, se debatirán en proceso ordinario”. Invito al amable lector a que vea diferencias. No hay.

En los Códigos Morales dice: “RECURSOS. Los autos interlocutorios que fueren dictados en procesos sucesorios admiten el recurso de reposición con alternativa de apelación”.

¿De dónde copiaron este artículo? Del Art. 524 del anteproyecto de Blattmann, que dice: “(RECURSOS). Las sentencias que fueren dilatadas en procesos sucesorios admiten el recurso de reposición, apelación alternativa.

Es muy posible que nuestro Pre- sidente no crea estas citas. A él y sus asesores, con el mayor respeto, les pido tengan la amabilidad de leer el anteproyecto de Blattman, que tiene el título de Memoria 94-97. El autor de esta columna pudo encontrarlo en la Biblioteca del Ministerio de Justicia.

Simultáneamente, repasen la Me- moria 2009-2013, Códigos Morales, que cursan en el Departamento de Relaciones Públicas del mismo ministerio; este informe fue presentado por la ministra Cecilia Ayllón. Posterior- mente,  les pido sostener que los “Có- digos Morales” son  originales.

Después de compararlos, llegarán a la conclusión de que fueron engañados por los consultores que el gobierno contrato. Si la duda persiste, pido que soliciten informe a los proyectistas originales, Mario Cordero Miranda y Enrique Díaz Romero, por supuesto que César Villarroel, Andrés Valdivia y Alberto Luna deben informar sobre la fuente utilizada o, tal vez, existe pluralidad de fuentes.

Nuestro Presidente sostiene que ningún extranjero intervino en la redacción del proyecto. Eso no es cierto, el anteproyecto Blattman contó con el apoyo del procesalista uruguayo Luis Torrelio Giordano. Si vemos una fuente más remota, debemos citar inevitablemente el Código Procesal Civil Modelo para Iberoamérica, texto publicado en 1988 y cuyos autores son Enrique Vescovi y Gelsi Bidart.

¡Ay! Nuestros consultores no fueron honestos intelectualmente. ¿Costaba mucho citar estas fuentes? Y nuestros jueces debían capacitarse para aplicar el nuevo ordenamiento procesal, para este fin se publicó el libro colectivo Curso sobre el Código Procesal Civil, de la Editorial Hebdo.

En ese libro encontramos trabajos de Villarroel y Valdivia; pero, para sorpresa y decepción de éstos, también de Jorge Omar Mostajo Barrios (págs. 279 y 280) y del uruguayo Wálter Guerra Pérez (págs. 330 a 332).

Con seguridad, Villarroel y Valdivia están incómodos con estos autores, porque narran la verdad histórica de donde proviene el nuevo cpc. Segu- ramente, en una edición posterior, excluirán estos trabajos.

Finalmente, si el gobierno duda aún, pido que lean el Código General del Proceso de Uruguay y verán que se parece al nuestro, pero el uruguayo es de 1988.

El cpc que entró en vigencia plena es de carácter neoliberal, tiene base filosófica en el Análisis Económico del Derecho. El anteproyecto de Goni fue apoyado por el Ilanud (Instituto Lati- noamericano de las Naciones Unidas para la Prevención del Delito y Tra- tamiento del Delincuente), órgano del “imperialismo americano”.

En realidad, el cpc y el Código Civil fueron proyectados en la mejor época del neoliberalismo. El procesal Penal solo mereció parches y el procesal Civil fue copiado del anteproyecto producido por el neoliberalismo.

Apelando a un notable epistemólogo, Mario Bunge, en su último libro sobre Filosofía Política aprendí que ninguna producción intelectual es, en términos absolutos, original; casi siempre lo nuevo contiene algo de lo viejo. En términos marxistas, eso es dialéctico y tiene relación con el principio de unidad y lucha de contrarios o, manejando a Hegel, no puede existir una antítesis, si no existe una tesis.

Estamos de acuerdo con el nuevo cpc, v. gr, con la oralidad de los procesos y la conciliación, pero debemos tener la honestidad intelectual de que estos institutos de la oralidad y la conciliación ya fueron propuestos. Por ejemplo, “por Eduardo J. Couture o Piero Calamandrei. Dicho de otro modo, la cultura es universal. Ocurre que, en estos tiempos están de moda las filosofías postomodernistas que preconizan al relativismo cultural, los localismos.

En el caso boliviano, permean en la sociedad y en sus intelectuales categorías postmodernistas de interculturalidad y descolonización. Estas visiones antiuniversalistas intentan “crear algo propio”. Se equivocan porque la cultura, particularmente lo jurídico, es universal. En el campo del Derecho Civil o Privado, somos tributarios de todo lo que produjo Occidente.

Pregunto: ¿qué de descolonizador tiene el actual cpc? ¿Villarroel puede explicar lo que entiende por descolonización jurídica? ¿Cuáles son las bases ideológicas en el campo jurídico de la interculturalidad? Pues, no pasan de ser visiones holísticas que subsumen al ciudadano, individualmente considerado como tal. Estas con las modas estructuralistas y postmodernistas que pasarán. ¿Por qué no aplicaron a Foucault, Derrida o Bourdeau?

En conclusión, el nuevo cpc no es original, es copia del anteproyecto dejado por René Blattmann, de cuño liberal. Demuestren lo contrario.

*    Es experto en Derecho Privado.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia