La Gaceta Jurídica

Incumplimiento de partes

Recordemos que uno de las obras más importantes de la ciudad de La Paz por su utilidad pública es el Túnel del Instituto Americano, debido que alivió parte del tráfico vehicular. La historia de éste se refleja en un libro escrito por el obispo y en la siguiente entrevista.

El túnel fue construido en los años 90 y todavía tiene un trámite inconcluso.

El túnel fue construido en los años 90 y todavía tiene un trámite inconcluso. Foto: Archivo La Razón

La Gaceta Jurídica / Raúl Morales Romero

00:00 / 09 de abril de 2013

En 1996 la Alcaldía de La Paz expropió 1.600 metros de terreno a la Iglesia Evangélica Metodista de Bolivia, los cuales no se compensaron por área expropiada ni se reconoció daños y perjuicios provocados a la institución educativa.

El representante de esta iglesia, obispo Javier Rojas Terán, informó que el libro “16 años sin templo” describe la injusticia del Gobierno Autónomo Municipal de La Paz hacia la comunidad educativa Amerinst, que reclama a la comuna  cumplir la reposición y compensación por los predios cedidos para la construcción del túnel del Instituto Americano.

“Lo curioso es que  hace más de 16  años el Municipio de La Paz no cumple con un compromiso de reposición de las obras. También llama la atención que las actuales autoridades ediles hayan formado –como sus hijos– parte de la familia Amerinst”, señala Rojas.

La historia del Instituto Americano y del zanjón es un capítulo en el desarrollo urbano de la ciudad, en el cual se sospecha indolencia de las autoridades ediles, quienes habrían faltado al respeto a esta comunidad religiosa y educativa, mencionó el reverendo Rojas.

Recordemos que uno de las obras más importantes de la ciudad de La Paz por su utilidad pública es el Túnel del Instituto Americano, debido que alivió parte del tráfico vehicular. La historia de éste se refleja en un libro escrito por el obispo y en la siguiente entrevista.

¿Qué lo motivo para escribir este libro?

El sentido de justicia y la vocación de servicio que practicamos los metodistas. Ya pasaron 17 años desde que la alcaldía demolió, ocupó y nunca repuso nuestra iglesia a pesar de las gestiones que durante esos años hizo nuestra Institución.

¿Quiere decir que  el Instituto Americano no recibió nada en compensación?

Así es, mediante Ordenanza Municipal 09/91 de 13 de marzo de 1991 se declara de necesidad pública la expropiación de varios inmuebles, con el objetivo de construir un túnel de circulación vehicular y prolongar la calle Héroes del Acre hasta la unión con la Av. Sánchez Lima.

Desde esa fecha los predios del Instituto Americano fueron utilizados por la alcaldía, los ocuparon, demolieron, utilizaron maquinaria pesada, perjudicando a la comunidad estudiantil y haciendo gala de su poder; sin autorización, incluso, instalaron equipos de energía eléctrica de emergencia en nuestros predios.

El daño fue enorme, perdimos alumnos y una iglesia templo, considerada patrimonio histórico por su alto valor arquitectónico, era una de las iglesias protestantes más  antiguas de Bolivia.

¿El Gobierno Autónomo Municipal de La Paz demolió una iglesia con el compromiso de reponerla?

Si, incluso se llevaron los ventanales, vigas, piso y techo para reconstruirla pero jamás cumplieron con su palabra. Se ignora el paradero de dicho material.

¿A qué usted atribuye que no se cumplió con lo pactado?

Existe el contrato de 31 de julio de 1996, en el cual la Iglesia Evangélica Metodista en Bolivia con un alto sentido cívico manifiesta su conformidad en sacrificar sus predios para el desarrollo urbano; cede a la alcaldía 1.612 metros cuadrados. Dentro de esta área se encontraba un coliseo, laboratorios y otros, que –repito– jamás fueron repuestos. Por su parte, la alcaldía se comprometió entregar a nuestra institución 10.000 metros cuadrados (de terreno) en la  zona Mallasa, como justiprecio, incluso se nos dio las coordenadas y el número de partida computarizada. La entrega fue postergada año tras año.

Una vez tomados los predios por la alcaldía, ninguna autoridad técnica se responsabilizó para que se haga el correspondiente pago; acá existe una franca violación a la Ley de expropiación en el artículo 22, que plantea que antes de hacer uso de predios se debe hacer la cancelación. Imagínese, ya pasaron 17 años.

El libro explica a detalle, no solamente el abuso del cual fuimos objeto, va más allá, es un documento donde se analiza cómo en los últimos 17 años las autoridades municipales, utilizando una serie de artimañas se rehusaron a cumplir  la Ley 1783, en la cual se autoriza la entrega de estos predios.

¿Esto significa que la alcaldía no cumplió con la Ley?

Si, en el libro se explica cómo se maneja los trámites. Existen  como seis o siete expedientes en diferentes reparticiones de la alcaldía. En una audiencia pública en el Concejo reconocieron que algunos expedientes “desaparecieron”, se “esfumaron”. Es admirable la habilidad de las autoridades pues lograron dilatar el  trámite por más de 17 años.

¿En qué etapa se encuentra el trámite?

Está en el Concejo Municipal, el trámite está a la espera de su análisis por los últimos nueve meses. El expediente espera su turno para un nuevo análisis. Esta costumbre de pedir informes entre jefaturas, direcciones, secciones, comisiones, Concejo y Ejecutivo hace que en cada oficina duerma el trámite en un promedio de tres a nueve meses. A este paso, llegaremos a dos lustros de constantes trámite, para colmo,  nuestros memoriales son archivados, en muchos casos desaparecen en el inmenso mar de la burocracia de las direcciones.

¿A qué atribuye usted la tardanza?

Bueno, es algo inexplicable puesto que a otros propietarios se les hizo el pago de inmediato, como está estipulado en la ley, para colmo existe una ley de 1997 que la alcaldía se niega sistemáticamente a cumplir, siendo que una Ley no se discute ni negocia, solamente hay que acatarla y cumplirla.

¿Qué medidas tomará la iglesia?

Bueno, los últimos 17 años se contrató a más de 16 abogados, quienes, ante el laberinto jurídico que existe en la alcaldía, levantaron las manos; se envió más de 1.000 memoriales y en los últimos siete meses 200 memoriales; a pesar de ello, el trámite sigue en “revisión”, lo que significa que el túnel todavía es propiedad de la Iglesia, por respeto a la población no se tomó ninguna medida extrema, es más, la alcaldía construyó en terreno ajeno y quien construye en terreno ajeno construye para el dueño. Éste sería el primer establecimiento educativo que cuenta con túnel propio.

¿Qué solicitaría usted a la alcaldía?

Sólo que cumpla la ley, de esa forma se dará muestras de que el desarrollo urbano de La Paz es armónico y no es necesario pisotear a instituciones. Confiamos que esta vez las autoridades actuarán correctamente.

*    Es periodista.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia