La Gaceta Jurídica

Kelsen y su influencia en el constitucionalismo boliviano

…la totalidad de las normas guarda una relación de jerarquía, de modo que cada una encuentra su fundamento en otra superior y esta, a su vez, en otra, hasta alcanzar la cima donde se encuentra la Constitución…

La Razón (Edición Impresa) / Alan E. Vargas Lima**

17:08 / 27 de abril de 2016

Parte I

El 19 de abril se cumplió un año más del fallecimiento del notable jurista austriaco de origen judío, Hans Kelsen (Praga 1881-Berkeley 1973) (1). Ciertamente, su vida académica se vio ensombrecida por el antisemitismo y la segunda guerra mundial; sin embargo, destacó grandemente en la filosofía del Dere- cho, Derecho Constitucional y Derecho Internacional.

Entre sus méritos académicos, cabe destacar que fue uno de los principales autores de la Constitución Austriaca de 1920 (2), siendo nombrado posteriormente magistrado del Tribunal Cons- titucional austriaco. También es autor de numerosas obras, entre las que sobresale la famosa Teoría Pura del Derecho (en alemán: Reine Rechts- lehre), de visión positivista, en la que plantea que la única fuente de validez del Derecho es la teoría del derecho, excluyendo a toda influencia psicológica, sociológica, teológica o moral.

Es claramente perceptible la enorme importancia que otorga Kelsen a la Constitución en la estructura jerárquica del orden jurídico. Así, por ejemplo, sostenía que “una norma jurídica es válida si ha sido creada de una manera particular, es decir, según reglas determinadas y de acuerdo con un método específico. El único derecho válido es el derecho positivo. Su positividad reside en el hecho de que proviene necesariamente de un acto creador, y es así independiente de la moral y de todo otro sistema normativo análogo. (…).

La norma fundamental de un orden jurídico tiene una naturaleza distinta. Es simplemente la regla fundamental según la cual son creadas las normas jurídicas; de ella deriva el principio mismo de su creación. Es, pues, el punto de partida de un procedimiento y su carácter es esencialmente formal y dinámico. Solo la validez de las normas de un orden jurídico puede ser deducida de su norma fundamental.

Su contenido está determinado en cada caso por un acto particular que no es una operación mental sino un acto de voluntad: costumbre o procedimiento legislativo, si se trata de normas generales; decisión judicial, acto administrativo o acto jurídico de derecho privado, si se trata de normas individuales” (3).

Así, también, son fundamentales sus ideas cuando examinamos la naturaleza y alcances de la jerarquía normativa en el ordenamiento jurídico. Y es que el conocido principio de supremacía constitucional supone la necesaria concurrencia de una jerarquía normativa, vale decir, una gradación jerárquica del orden jurídico derivado de la Constitución, y que se distribuye en escala descendente.

En otras palabras, el ordenamiento jurídico es un cuerpo organizado, en el cual la totalidad de las normas guarda una relación de jerarquía, de modo que cada una encuentra su fundamento en otra superior y esta, a su vez, en otra, hasta alcanzar la cima donde se encuentra la Constitución; entonces, el carácter superior de esta último emerge del hecho de ser originaria y legitimadora del resto de las normas jurídicas (4).

Esta idea es analizada con mayor detalle por el jurista vienés, así Kelsen sostiene que “la norma que determina la creación de otra es superior a esta; la creada de acuerdo con tal regulación, es inferior a la primera. El orden jurídico, especialmente aquel cuya personificación constituye el Estado, no es un sistema de normas coordinadas entre sí, que se hallen, por así decirlo, una al lado de la otra, en un mismo nivel, sino que se trata de una verdadera jerarquía de diferentes niveles de normas. La unidad de estas, se halla constituida por el hecho de que la creación de una norma –la del grado más bajo– se encuentra determinada, a su vez, por otra todavía más alta.

Lo que constituye la unidad del sistema, es precisamente la circunstancia de que tal regressus termina en la norma del grado más alto, o norma bá- sica, que representa la suprema razón de validez de todo el orden jurídico. La estructura jerárquica del orden jurídico de un Estado puede expresarse toscamente en los siguientes términos: supuesta la existencia de la norma fundamental, la Constitución representa el nivel más alto dentro del derecho nacional” (5).

De ahí que otro de los aportes importantes de Kelsen es la existencia de una “pirámide normativa”, que representa un sistema de jerarquía de normas, donde la norma inferior recibe su valor de la superior. Cabe aclarar que la idea de la Pirámide Normativa no le corresponde a él exclusivamente, sino, más bien, a su discípulo más destacado, Adolf Merkl (1890-1970), como lo reconoció el propio Kelsen (6).

Hans Kelsen murió el 19 de abril de 1973, en Berkeley-California, dejando incompleta su última gran obra, Teoría general de las normas, en la que introducía modificaciones importantes a su Teoría Pura del Derecho.

En definitiva, se trata de uno de los juristas más importantes a nivel mundial, a quien debemos nuestra comprensión del Derecho como ciencia y como sistema de normas jurídicas establecidas en calidad de Derecho positivo (lo que ahora conocemos como corriente del positivismo jurídico).

Notas

1. Recomendamos consultar un artículo muy bien detallado sobre la vida y obra de Hans Kelsen, disponible en: http://www.racmyp.es/R/racmyp//docs/anales/A91/A91-4.pdf

2. El texto de la Constitución austriaca puede ser leído en: http://www.ces.es/TRESMED/docum/aus-cttn-esp.pdf

3. KELSEN Hans. Teoría Pura del Derecho. Introducción a la ciencia del Derecho. Cuarta Edición. Santa Fe de Bogotá, Colombia, Editorial Unión, 2005. Págs. 118-119.

4. ASBÚN, Jorge. Derecho Constitucional General. Conceptos Jurídicos Básicos. Quinta Edición, Cochabamba, Bolivia, Grupo Editorial Kipus, 2007. Pág. 86.

5. Citado por: RIVERA SANTIVÁÑEZ, José Antonio. Temas de Derecho Procesal Constitucional. Cochabamba, Bolivia, Grupo Editorial Kipus, 2007. Pág. 247.

6. La famosa teoría que se ha difundido por doquier del Stufenbautheorie (de la “teoría de la construcción escalonada”, también llamada “teoría de la estructura jerárquica del ordenamiento” o “de la pirámide jurídica”) en realidad procede de Adolf  Merkl, a quien Kelsen calificó de “cofundador” de la Teoría pura del Derecho y de “verdadero genio del pensamiento jurídico”. No obstante, es cierto que el profesor de Praga asumió plenamente los desarrollos de Merkl que encajaban espléndidamente dentro de los postulados de su Teoría pura del Derecho. Por ejemplo, en “Adolf Merkl Zu Seinem Siebzigsten  Geburtstag” (23-III-1960), en: ZÖR, 1960, p. 314; Kelsen considera la aportación de su discípulo como “una parte esencial” de la Teoría pura del derecho. Cfr. RIOFRÍO, Juan Carlos. De la Pirámide de Kelsen a la Pirámide Invertida. Disponible en: http://cascavel.ufsm.br/revistas/ojs-2.2.2/index.php/REDESG/article/download/13007/pdf

*    Es abogado maestrante en Derecho Constitucional (UMSA) y responsable del blog jurídico Tren Fugitivo Boliviano, http://alanvargas4784.blogspot.com

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia