La Gaceta Jurídica

Legislación sobre botellas pet

Una norma de esas dimensiones debería plantear, si no lo ha hecho, la sustitución de envases contaminantes por los que no lo son, en este caso, botellas retornables y envases de vidrio o la prohibición de la salida de estos elementos fuera de las áreas que no tienen mecanismos de reciclado efectivo, entre otros.

Editorial

00:00 / 07 de marzo de 2014

Según informes recientes, a fines de este mes podría estar aprobado en la Asamblea Legislativa el proyecto de Ley de Promoción para la Reducción de Contaminación por uso de Botellas Plásticas no Retornables, norma que desde cualquier punto de vista se convierte de antemano en positiva para el medio ambiente del país y la salud de los habitantes de todas las especies animales y vegetales, incluyendo seres humanos. Sin embargo, el tema parece perderse antes que nada en la simple interpretación económica de las partes interesadas, que somos todos.

Como antecedente se tiene que la propuesta de la diputada Betty Tejada (mas) ya fue aprobada la pasada legislatura en la Cámara de Diputados y que, actualmente, se encuentra en análisis en la Comisión de Planificación, Política Económica y Finanzas de la Cámara de Senadores. Este periodo de estudio incluirá la participación de los industriales para lograr niveles de coordinación, pues este sector se encuentra reacio a la legislación de uno de los mayores factores que provoca grandes niveles de contaminación.

También se debe destacar una de las partes centrales del proyecto, que es la determinación del pago de cuotas de retención de 0,025 bolivianos hasta 0,05 por cada botella no retornable de 0,600 a 3,781 litros, con la salvedad de que estas cuotas podrán ser modificadas mediante decreto. Además, el proyecto de Ley establece una multa de “hasta el 10 por ciento del importe de la retención no cumplida”, elemento que también hace argumentar a los empresarios de que se tratará de una medida que gravará con más impuestos y multas.

Como se trata de una propuesta de legislación reducida al tema económico, es fácil que se considere como un perjuicio a la productividad, por lo que representantes de la industria piensan diferir las soluciones al sencillo argumento de la recolección como medida preventiva y que esta actividad sea recompensada con vales y pases para el uso de telefonía móvil y sistemas de transporte estatal y municipal sin que se tome conciencia por parte de las industrias embotelladoras o envasadoras y tampoco de la población.

Lo que aquí se juega es el discurso únicamente publicitario de la responsabilidad social empresarial (rse) y el sentido de urbanidad y prevención de salud de la población con un mínimo sentido de sensatez para el “vivir bien” que establece la Constitución Política de 2009. Como en otras materias, parece que con esta iniciativa se caerá en la justificación fácil del chantaje económico, sin entender que no se trata de la recolección de plásticos para solucionar la contaminación, sino en evitar su circulación como medio fácil de comercialización y consumo.

Una norma de esas dimensiones debería plantear, si no lo ha hecho, la sustitución de envases contaminantes por los que no lo son, en este caso, botellas retornables y envases de vidrio o la prohibición de la salida de estos elementos fuera de las áreas que no tienen mecanismos de reciclado efectivo, entre otros. La tendencia mundial se dirige a estas facetas para no continuar enterrando el medio ambiente en plástico ni proponiendo soluciones mediante recompensas pírricas que no motivan la toma de conciencia y una solución real para el daño ambiental.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia