La Gaceta Jurídica

Legislación departamental

…es una medición interesante para contraponer supuestos, pues la gran cantidad de normas emitidas por las asambleas de Cochabamba y la escasez en Pando no quiere decir que alguno de estos organismos sea más efectivo que el otro. No se trata de una cantidad dilatada de normas ni de un número reducido para medir el trabajo…

La Gaceta Jurídica / Editorial

00:00 / 09 de abril de 2013

La cantidad parece elevada y pone a pensar en un gran compendio de leyes regionales que reflejan el trabajo de las asambleas legislativas jurisdiccionales, pues, hasta el momento, estas instancias de los gobiernos autónomos departamentales han aprobado 568 leyes. De este total se tiene una adjudicación muy desigual entre los nueve casos del país, pues Cochabamba aparece muy lejos de los demás distritos con 284 normas aprobadas, mientras que Pando apenas tiene tres. El alejado segundo puesto corresponde a Tarija, con 65; luego aparecen Potosí y Chuquisaca con 61 cada uno; Santa Cruz con 37; Oruro con 24; La Paz con 31 y Beni con 15 instrumentos legales.    

Según datos del Servicio Estatal de Autonomía (sea) del Ministerio de Autonomías publicados por el matutino La Razón, el porcentaje es elevado en cuanto a la calificación de que estas normas no tienen trascendencia para sus regiones, pues el 95 por ciento corresponde a decisiones administrativas y declarativas de ínfima relevancia. Asimismo, de acuerdo a versiones sobre el tema, se constata que esto se atribuye a la falta de estatutos aprobados en los departamentos, lo que perjudicaría al trabajo más serio para la legislación particular.

En este escenario, es fundamental hacer hincapié en que las asambleas departamentales cumplen tres años de existencia el próximo 31 de mayo, de los cuales, la mayoría del tiempo se han dedicado a la elaboración de los estatutos, los cuales deben ser medidos sobre su constitucionalidad en el Tribunal Constitucional Plurinacional (tcp), pero este proceso se retrasa en cada caso y hasta ahora no hay resultados esperados. Esta situación hace que los entes departamentales “esperen” para dedicarse a leyes de mayor trascendencia, asimismo, otro factor que seguramente retrasa el proceso eficaz de legislación es el que obliga a que las leyes departamentales no tengan contradicciones con la Constitución Política del Estado ni con el resto del sistema jurídico nacional.

Por otra parte, esta es una medición interesante para contraponer supuestos, pues la gran cantidad de normas emitidas por las asambleas de Cochabamba y la escasez en Pando no quiere decir que alguno de estos organismos sea más efectivo que el otro. No se trata de una cantidad dilatada de normas ni de un número reducido para medir el trabajo de los asambleístas, lo que se sucede es que la institucionalidad de estos organismos está retrasada y que todavía no se tiene claras las funciones y deberes específicos para su funcionamiento.

En el artículo 277 de la Constitución se establece que la asamblea departamental tiene “facultad deliberativa, fiscalizadora y legislativa departamental en el ámbito de sus competencias”. Asimismo, en el artículo 300 se determina 36 “competencias exclusivas de los gobiernos departamentales autónomos, en su jurisdicción”, entre las principales, precisamente, “elaborar su Estatuto de acuerdo a los procedimientos establecidos en esta Constitución y en la Ley”, pero también “planificar y promover el desarrollo humano en su jurisdicción”, la “elaboración y ejecución de planes de ordenamiento territorial y de uso de suelos, en coordinación con los planes del nivel central del Estado, municipales e indígena originario campesino”, además de otras en las que se puede ir avanzando, pero, sin perder la noción de que muchas leyes pueden ser sinónimo de confusión.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia