La Gaceta Jurídica

  • La Gaceta Jurídica
  • Ley

Ley Bruno Racua

…en el lado brasileño, se podrá observar la gran devastación causada por la incompetente concepción de desarrollo, que ha promovido industrialización desorientada y ampliación de la frontera agrícola y ganadera bajo la ignorancia de que los suelos de selva amazónica no son adecuados para ello.

La Gaceta Jurídica / Editorial

00:00 / 17 de mayo de 2013

Bruno Racua fue un indígena tacana que participó en la defensa de la actual ciudad de Cobija, capital de Pando (en 1902 llamada Porvenir de Bahía), durante la invasión brasileña del miliciano José Plácido de Castro, apoyado por el gobierno de ese país que veía con ojos deseosos la riqueza gomera en auge en ese momento al noreste de Bolivia. En respuesta a las acciones bélicas del vecino, el boliviano Nicolás Suárez, colonizador cruceño de la región del Acre, organizó la Columna Porvenir, que reunió a indígenas y peones de las barracas para enfrentar la penetración.

El 11 de octubre de ese año, Racua se destacó por sus disparos de fechas incendiarias a las barracas de madera y palma del enemigo, que salió en fuga dejando 57 muertos de su bando y sólo uno del lado boliviano. Si bien la gesta terminó con la pérdida territorial de 187.830 kilómetros cuadrados, el indígena es recordado junto a los otros defensores del Acre como quienes evitaron mayor mutilación del mapa boliviano.

Hoy su nombre vuelve a la memoria debido a la nominación del anteproyecto de Ley de Desarrollo Integral de la Amazonía Bruno Racua. Esto, además de ser un homenaje, se convierte en un compromiso que puede tener grandes contradicciones, pues, desde siempre, incluso en niveles intelectuales, se ha considerado que el territorio del norte boliviano se encuentra abandonado, lo cual se enfrenta a las concepciones divergentes de desarrollo, pues éstas siempre han tenido que ver con las maneras de afectar el entorno natural, vital para la supervivencia humana.

Si se trata de ejemplos, la norma planteada y concertada entre campesinos e indígenas de la región amazónica debe cuidar en mayor medida el postulado de protección del ecosistema frente a los planteamientos básicos para industrializar la producción, pues ambas cosas normalmente no caminan bien juntas. En todo caso, es fundamental que las miles de personas que viven en esa región sean beneficiarias con la dotación de servicios básicos de salud, educación, agua potable o electricidad, lo cual tendrá que hacerse mediante planes ejecutables y viables, mientras que la gran productividad sea mantenida de manera orgánica, sostenible e inteligente.

Si se mira al otro lado de la frontera, es decir, en el lado brasileño, se podrá observar la gran devastación causada por la incompetente concepción de desarrollo, que ha promovido industrialización desorientada y ampliación de la frontera agrícola y ganadera bajo la ignorancia de que los suelos de selva amazónica no son adecuados para ello. Por otra parte, los procesos naturales que sostienen a la gente y a las especies animales y vegetales no pueden estar supeditados a planes de deforestación controlada si ésta no va a funcionar como ocurre con las actuales concesiones forestales a madereros.

Tampoco debería ser aceptable la idea errada de la forestación, debido a que ésta es una acción contraria al ciclo natural y que deriva en los llamados desiertos verdes, que junto a los monocultivos han provocado grandes daños en países como Uruguay y Brasil y que son parte de proyectos neocoloniales, contra los cuales se encuentra el discurso del Estado Plurinacional. En consecuencia, la Ley Bruno Racua podría caer en la misma trampa de las normas de seguridad alimentaria vía transgénicos o de la Madre Tierra y la colonización de territorios indígenas.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia