La Gaceta Jurídica

  • La Gaceta Jurídica
  • Ley

Ley y desastres

En prevención es fundamental que se tome en cuenta la legislación nacional, desde la Constitución Política del Estado (cpe) hasta la todavía vigente Ley 1333 del Medio Ambiente. Pero, ¿a qué se debe esto?, ¿no se trata de eventos naturales que no pueden ser evitados?

Editorial

00:00 / 28 de enero de 2014

El último fin de semana la población beniana de Rurrenabaque fue escenario de una tragedia de dimensiones considerables. En esa pequeña ciudad ribereña se produjo un alud de barro y otros materiales que hirió a varias personas, mató y desapareció a, por lo menos, otras 10 y sepultó varias viviendas. En una respuesta el Gobierno central declaró el área como zona de desastre y movilizó recursos y acciones igual que la Gobernación de ese departamento para socorrer y atender a las cerca de 50 familias afectadas.

Otra de las respuestas fue el anuncio de que la administración estatal construirá casas para los damnificados luego de que el gobierno municipal de Rurrenabaque garantice los terrenos para hacerlo. Entre los informes parciales disponibles de Beni, cuatro municipios tienen cerca de mil familias damnificadas o afectadas, asimismo otras poblaciones a las que no se ha podido ingresar. Las consecuencias se deben principalmente a la anegación de caminos, algunos derrumbes y, en especial, el desborde y crecimiento de los torrentes.

Por otra parte, en Cochabamba la Gobernación también envió toneladas de vituallas y alimentos al trópico de ese departamento para apoyar a las familias afectadas en cinco municipios por las aguas crecidas de 11 causes. Si bien las autoridades nacionales y regionales han actuado en repuesta a esta situación, es evidente que no se ha trabajado en acciones de prevención que son las más adecuadas para evitar casos como estos. También se debe tomar en cuenta la manera adecuada de reacción de las instituciones en los casos que se presentan, pues así no tendría que sufrirse la pérdida de vidas humanas como de los cuatro soldados ahora desaparecidos en el alud.

En prevención es fundamental que se tome en cuenta la legislación nacional, desde la Constitución Política del Estado (cpe) hasta la todavía vigente Ley 1333 del Medio Ambiente. Pero, ¿a qué se debe esto?, ¿no se trata de eventos naturales que no pueden ser evitados? En respuesta, se debe decir que la deforestación y el mal manejo de las áreas boscosas es uno de los motivos por los que existen desbordes de ríos e inundaciones, esto podría ser remediado en gran parte al observar la cpe, por ejemplo en el artículo 80.I. que señala que “La educación tendrá como objetivo la formación integral de las personas y el fortalecimiento de la conciencia social crítica en la vida y para la vida. La educación estará orientada a la formación individual y colectiva; al desarrollo de competencias, aptitudes y habilidades físicas e intelectuales que vincule la teoría con la práctica productiva; a la conservación y protección del medio ambiente, la biodiversidad y el territorio para el vivir bien. Su regulación y cumplimiento serán establecidos por la ley”.

Además, el artículo 299.II establece que una de las competencias que se ejercerá de forma concurrente por el nivel central del Estado y las entidades territoriales autónomas es “1. Preservar, conservar y contribuir a la protección del medio ambiente y fauna silvestre manteniendo el equilibrio ecológico y el control de la contaminación ambiental”. De hecho, el desequilibrio provocado por las actividades humanas en regiones como las tropicales y la falta de educación para prevenir son factores que llevan también a los problemas que aparentan ser sólo climáticos.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia